CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Medio ambiente

¿Conoces las diferencias entre la huella ecológica y la huella de carbono?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La escasez de agua potable, el aumento de fenómenos atmosféricos extremos, la pérdida del suelo, la contaminación atmosférica y el cambio climático son problemas con efectos constantes y progresivos en los que tenemos una gran responsabilidad. Son producto de nuestras acciones, de nuestro incorrecto transitar por la Tierra. Sin embargo, pocos de nosotros somos capaces de identificar cuáles de nuestras acciones nos están llevando a un punto sin retorno. Por eso, es importante conocer dos conceptos que permiten facilitar no solo la comprensión del problema que hemos causado sino también tomar medidas concretas para tratar de reparar el daño. Hablamos de la huella ecológica y la huella de carbono. Vamos a repasarlos por separado y luego hablamos de sus diferencias.

huella ecológica y huella de carbono

¿Qué es la huella ecológica?

Es un indicador medioambiental de demanda y oferta.

En 1996, William Rees y Mathis Wackernagel la definieron como “una medida de la carga impuesta por una población en particular a la naturaleza”.

“El área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistema acuático) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población definida con un nivel de vida específico indefinidamente, donde sea que se encuentre esta área.”

William Rees y Mathis Wackernagel

En base a tal explicación, podemos decir entonces que la huella ecológica permite:

  • Medir la cantidad de superficie biológicamente productiva que necesitamos para vivir satisfaciendo las necesidades o bienes y servicios propias de nuestro estilo de vida.
  • Conocer cuánto demanda la humanidad de la naturaleza y cuánto desperdicio genera.
  • Comparar el uso de los recursos con la rapidez con que la naturaleza logra reponerlos y por tanto, saber si el planeta puede darnos lo que necesitamos.
  • Evaluar el impacto sobre la Tierra de un determinado modelo o forma de vida

En tal sentido, la huella ecológica considera el consumo de los recursos naturales, de energía, la generación de desechos y la producción de emisiones contaminantes, a fin de conocer lo que el planeta es capaz de proveer y de regenerar.

qué es biocapacidad
Biocapacidad del planeta en riesgo

Para saber más, haz click sobre la imagen

  • ¿Cómo se mide la huella ecológica?

El cálculo es bastante complejo porque en ocasiones intervienen factores que no se pueden cuantificar y en consecuencia, algunos impactos quedan fuera del análisis.

Sin embargo, en líneas generales lo que se hace es una sumatoria de todas las tierras productivas (agrícolas, de pastoreo, bosques y zonas de pesca) de un lugar determinado necesarias para producir los alimentos y materiales que se consumen allí, para absorber los desechos emitidos y para proporcionar espacio para la infraestructura. Como se trata de terrenos, de superficie, la medición se calcula en hectáreas.

Con esta medición es posible saber, aunque no en términos muy exactos, cuánta naturaleza tenemos y cuánta usamos, para evitar sobrepasar la biocapacidad, pero sobre todo para ayudarnos a entender el despilfarro de recursos al que sometemos a nuestro planeta.

ecología vs consumismo
Ecología y consumismo, dos formas antagónicas de vivir

Para saber más, haz click sobre la imagen

¿Qué es la huella de carbono?

Es la marca ambiental que deja la actividad humana sobre el planeta.

emisiones de CO2 antropogénico

Es un indicador que mide la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que se liberan a la atmósfera como producto de la contaminación antropogénica, es decir, directa o indirectamente por las actividades humanas relacionadas con la producción (extracción de las materias primas, procesamiento y fabricación), distribución (transporte internacional, nacional o local) y consumo (uso, depósito o reutilización) de bienes y servicios.

Es decir que toma en consideración, entre otras cosas, el impacto sobre el medio ambiente que genera la producción de energía, la quema de combustible, un viaje en avión, vehículo o tren, el uso del teléfono móvil, el consumo de carne.

Es así cómo nos da una dimensión del desequilibrio atmosférico que creamos con el estilo de vida que llevamos.

  • ¿Cómo se mide la huella de carbono?

La huella de carbono identifica la cantidad de vapor de agua, dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido de nitrógeno (NOx) ozono (O3) y clorofluorocarbonos (CFC) que emite a la atmósfera un individuo, organización o producto, y la expresa en carbono equivalente (CO2eq) como unidad de referencia.

La medición suele hacerse generalmente a través de normativas internacionales como como la ISO 14064-1, la Norma PAS 2050 o el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (GHG Protocol), en el caso de las empresa y organizaciones, y a través de Carbon Footprint, para el cálculo personal. Sin embargo, en la actualidad existen muchísimas calculadoras de huella de carbono en la red, en las que al ingresar datos de tu estilo de vida (vivienda, desplazamiento, consumo) para tener una idea de la dimensión de la huella de carbono que estás generando. ¡Mantente atento, que pronto tendremos la nuestra!

Gracias al inventario obtenido se puede conocer qué estrategias implementar para prevenir, reducir o en última instancia, compensar las emisiones de carbono.

Huella de Carbono vs Huella Ecológica

Como has podido ver, no se trata de términos que se confrontan, sino que trabajan de la mano.

La huella ecológica y la huella de carbono son dos términos con diferentes definiciones pero que están íntimamente relacionados, que se complementan y que tienen un objetivo común: proporcionar indicadores esenciales parar mejorar el medioambiente y lograr la sostenibilidad que tanto demanda nuestro planeta.

Ambos miden elementos distintos, bien sea desde lo individual o lo colectivo, en un país, estado, municipio o localidad, o en una empresa, organización o fundación, pero reflejan la relación hombre-naturaleza.

El cálculo de la huella de carbono es fundamental para medir la huella ecológica. La primera, cuantifica las emisiones de GEI que producen las actividades diarias del ser humano y que contribuyen al calentamiento global; y la segunda se refiere al uso que él hace de los recursos naturales a fin de determinar si la velocidad a la que los extrae y los consume es apropiada respecto a la capacidad de regenerarse y seguir siendo útiles y beneficios para las generaciones futuras.

De manera que los dos indicadores marcan el camino a seguir para tomar decisiones que nos permitan tener un mundo mejor.

El mundo necesita menos huellas

Si queremos salvar a nuestro planeta, y por tanto, a nosotros mismos, debemos reducir las huellas negativas que dejamos en cada paso que damos. No siempre es fácil, pero tampoco es imposible.

Lao Tse huellas

Necesitamos comprometernos con la Tierra y con la vida, la propia y la de las futuras generaciones, ser productores y consumidores responsables, apostar por la economía circular, por llevar una dieta consciente y saludable, por hacer compostaje en lugar de tirar la comida, por usar energías renovables y viajar en bici. Nuestros hábitos definen el curso del ambiente en el que vivimos.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: