CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación antropogénica Medio ambiente

Antropogénica y natural, dos rostros de la contaminación

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

El proceso de contaminación al que está sometido el planeta y sus distintos ecosistemas es constante, multifactorial y no se detiene. Por distintas vías se introducen agentes contaminantes que perturban y afectan de manera negativa el medioambiente. Se hace necesario entonces establecer cómo y dónde se originan dichos agentes.

Diferencias entre contaminacion antropogenica y natural

La contaminación, que es la presencia o la ausencia de elementos que perturban el equilibrio del medio ambiente, procede de dos fuentes: una natural, la que se origina en la naturaleza, y una antropogénica o la que produce el ser humano. Ambas tienen características propias en su origen y las diferencias en cómo inciden en la vida sobre el planeta están claramente establecidas.

Se tiene la creencia de que la contaminación ambiental se produce solo con el accionar de las actividades humanas. Si bien son el ser humano y su paradigma desarrollista los principales agentes contaminantes, en la naturaleza se producen varios procesos que generan contaminación y perturban el delicado equilibrio que permite la existencia de la vida sobre la Tierra.

Tanto la contaminación natural como la antropogénica poseen características, diferencias, origen y consecuencias propias que las diferencian entre sí y que en las siguientes líneas trataremos de dilucidar.

Contaminación natural

Tal como su nombre lo indica, la contaminación natural es la que tiene su origen en los procesos y fenómenos propios de la naturaleza y que afectan el aire, las aguas y el suelo. Se da por distintas vías, como por ejemplo por medio de la lluvia se introducen, en la tierra o en el agua, algunos materiales o elementos contaminantes.

O bien cuando la erupción de un volcán o la descomposición de materia orgánica arrojan a la atmósfera ciertas partículas que pueden alterar su equilibrio natural.

Veamos cuáles son los principales agentes contaminantes naturales.

Contaminantes naturales
Cuando la naturaleza con sus procesos altera el ecosistema.
  • Erupciones volcánicas. Cuando los volcanes entran en el proceso de erupción, se expulsan distintos materiales que llegarán a la atmósfera, a los suelos y al agua. Dichos materiales se encuentran en distintos estados, bien sea líquido, sólido o gaseoso. Dióxido de carbono, azufre, flúor o cloro, son algunas de las sustancias que se arrojan al medioambiente con cada erupción. Estas sustancias introducen desequilibrios en el ecosistema.
  • Incendios forestales. Aunque se produzcan de manera natural, los incendios forestales también son contaminantes. Con la quema de grandes extensiones de vegetación se introducen a la atmósfera humo, dióxido y monóxido de carbono, cenizas y otros elementos que contaminan primero el aire y posteriormente el suelo y el agua.
  • Corrientes de aire. Los vientos van transportando materiales, sustancias y partículas de polvo, semillas, esporas o polen de un lado a otro y en ese proceso se altera el equilibrio de cada ecosistema afectado.
  • Hongos. Estos organismos emiten gases que pueden ser mortales para el ser humano. Si bien en medios naturales la concentración de estos gases es inocua, en espacios confinados y húmedos, como los sótanos, sí pueden ser perjudiciales.

Contaminación antropogénica

Todas las actividades llevadas a cabo por el ser humano y que afectan de manera negativa el equilibrio en el medioambiente, se consideran generadoras de contaminación antropogénica, y es significativamente mayor que la contaminación de origen natural.

El consumo desmedido y el estilo de vida asociado a los grandes centros urbanos es la principal causa de contaminación antropogénica. Este proceso de contaminación se inició con la Revolución Industrial, se mantiene en la actualidad y está seriamente cuestionado por las distintas entidades con sensibilidad ecologista, cuyo trabajo consiste en tratar de disminuir la afectación de los ecosistemas por la actividad humana.

Veamos cuáles son las actividades llevadas a cabo por el ser humano que más contaminan.

Actividades humanas que más contaminan el medioambiente
El transporte, la agricultura y la industria son los principales contaminantes antropogénicos.
  • Actividad industrial. Metales tóxicos, gases y polvos contaminantes son arrojados al medio ambiente de manera constante por la industria manufacturera. Es el sector industrial, el principal responsable de la contaminación antropogénica, pues la quema de combustibles fósiles es su principal fuente de energía. Incluso si la infraestructura industrial funciona con energía atómica, considerada una energía limpia, un mal manejo puede ocasionar contaminación radioactiva con consecuencias incalculables.
  • Actividad agrícola. El proceso de cultivo de la tierra conlleva una serie de tareas que contaminan en gran medida los ecosistemas. El uso de agrotóxicos, pesticidas, fertilizantes y otras sustancias introducen elementos muy tóxicos en el agua y en los suelos.
  • Minería. La extracción de minerales y metales de la tierra supone el uso de técnicas y sustancias que contaminan los ecosistemas. El mercurio que llega a las fuentes de agua y que es usado para extraer el oro o las emisiones de gases contaminantes de las minas de carbón, son ejemplos de cómo la minería es una de las actividades humanas que más contaminan.
  • Transporte. El uso de vehículos de transporte que se mueven gracias a combustibles fósiles es una fuente de contaminación muy importante. La destrucción de extensiones de bosques o la reconducción de cuerpos de agua para la construcción de carreteras y vías es una forma de contaminación antropogénica.

Disminuir el impacto de la contaminación antropogénica, la salvación de la biodiversidad y la preservación de la especie humana, pasa necesariamente por modificar el modelo de desarrollo que ha traído tan nefastas consecuencias.

Artículos Relacionados

Etiquetas:

A continuación