CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación del aire

La contaminación del aire: definición, causas, consecuencias y cómo reducirla

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

¿Qué es la contaminación del aire?

La contaminación del aire, llamada también contaminación atmosférica, se refiere a la presencia de sustancias contaminantes en cantidades suficientes para alterar el equilibrio de los componentes de la atmósfera pudiendo afectar sus propiedades físicas y/o químicas, cuya concentración y período de permanencia pueda originar efectos nocivos sobre la salud de las personas, los materiales, bienes públicos y/o sobre los ecosistemas naturales.

Contaminación del aire

Para conocer cuando el aire está contaminado, es necesario partir del concepto de aire limpio:

Aire limpio es un fluido continuo, compresible e ideal cuya composición varía parcialmente con las condiciones locales, pero cuyas concentraciones promedio varían poco de forma relativa.

El aire constituye la mezcla gaseosa que conforma la capa protectora que rodea a la tierra, conocida como atmósfera, que además también contiene diversas partículas suspendidas, como polen, esporas, polvo, hollín, sales, microorganismos, entre otros. En la siguiente tabla se observa la composición del aire no contaminado:

composición del aire
Composición del aire limpio

El aire cumple una diversidad de funciones muy importantes, e incluso vitales, como son:

Es evidente que el aire tiene influencia directa sobre los seres vivos y su entorno, por lo que la alteración o deterioro de sus componentes constituye un riesgo importante que puede tener un alcance local o incluso mundial, según sea el área afectada. 

Causas de la contaminación del aire

Las causas de la contaminación del aire están relacionadas con la presencia de sustancias que formaban parte inicialmente de la atmósfera o sustancias ajenas a ella, pero que cambiaron su concentración.

Para que una sustancia sea considerada como contaminante o poluente del aire tiene que producir un deterioro del ambiente en general, normalmente esto ocurre cuando el contaminante supera una concentración mínima en la atmósfera. Es importante, acotar que algunos de los componentes naturales del aire que a concentraciones normales no se consideran sustancias dañinas, pueden convertirse en agentes contaminantes del aire si sus concentraciones aumentan.

La contaminación se produce cuando estas concentraciones se incrementan alterando el equilibrio de los componentes del aire. Es así como, el dióxido de carbono (CO2), un componente natural del aire, ha incrementado considerablemente su concentración promedio en la atmósfera debido a la industrialización y el uso de combustibles fósiles (combustión de motores), causando que en la actualidad sea considerado un contaminante atmosférico. Es más el CO2 es uno de los principales gases de efecto invernadero.

Entre las principales causas que originan la contaminación del aire se deben mencionar:

  • Las fuentes antropogénicas: uso de combustibles fósiles, actividad industrial, agrícola, pecuaria y minera.
  • También se les debe sumar las causas naturales: erupciones de volcanes, incendios no provocados.

El crecimiento de la población a nivel mundial ha causado la mayor emisión de contaminantes a la atmósfera y, por tanto, el desequilibrio entre sus componentes, disminuyendo así la capacidad de la naturaleza para recuperar su equilibrio.

Causas de la contaminación del aire
Principales actividades que causan contaminación del aire

El proceso de combustión ocurre cuando se realiza la “quema” de combustibles fósiles en presencia de oxígeno generando (en el mejor de los casos) dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O), proceso conocido como combustión completa.

reacciones de combustión
Reacciones de combustión completa e incompleta

Paralelamente, puede ocurrir la combustión incompleta, donde se generan productos gaseosos que son más contaminantes que los mencionados anteriormente, como es el monóxido de carbono (CO) y según, sean los componentes del combustible fósil utilizado se pueden generar óxidos de nitrógeno (NOx) y óxidos de azufre (SOx). Estos gases son producidos por todos aquellos equipos y vehículos que tienen motor de combustión (automóviles, vehículos pesados, aviones, trenes).

La actividad industrial emana contaminantes a la atmósfera de diferentes características dependiendo del proceso productivo. Los contaminantes producidos pueden ser primarios como son las partículas, los óxidos de carbono, el nitrógeno y/o el azufre (NOx, SOx), los compuestos orgánicos volátiles (COV), metales pesados y cenizas volantes, entre otros. También generan contaminantes secundarios, que resultan de la reacción entre los contaminantes primarios y los otros componentes de la atmósfera. El ejemplo más representativo es la producción de óxidos de nitrógeno que junto a la radiación UV y a la presencia de hidrocarburos en el ambiente generan el llamado ozono troposférico que puede llegar a ser mortal bajo determinadas condiciones.

Las actividades industriales generan un número mayor de contaminantes atmosféricos, tanto en cantidad como en variedad. Es así como existen empresas como las fábricas de soda caústica, fertilizantes, centrales termoeléctricas, entre otras que emanan gases de cloro, mercurio, amoníaco, cianuro, cenizas volantes y muchos otros gases y contaminantes de igual o mayor toxicidad. Por el impacto ambiental que tienen es fundamental brindarles un tratamiento adecuado a las corrientes gaseosas para evitar que estas sustancias tóxicas sean descargadas en la atmósfera.

Las actividades agrícolas, pecuarias y mineras causan un impacto ambiental negativo por la emanación de gases y material particulado durante su desarrollo. Existen aún países donde la cosecha de ciertos rubros agrícolas se hace mediante la quema de las plantaciones. Un ejemplo es el caso específico en Sur América donde la caña de azúcar es quemada para luego ser cortada y posteriormente procesada en las centrales o ingenios azucareros. Esta es una práctica que contamina significativamente la atmósfera produciendo óxidos de carbono y materiales particulados (cenizas). Además disminuye la visibilidad en las zonas aledañas a donde se realiza la quema y finalmente, incomodidad en todo el entorno por la emanación de humos que traen problemas respiratorios, así como la deposición en lugares cercanos y remotos del material particulado que se genera.

Así mismo, la tala y la deforestación, que se realizan en muchos casos de manera indiscriminada, para adecuar los terrenos para la siembra de cultivos, es otra causa de contaminación del aire. Muchas veces se recurre a la quema deliberada de los bosques o áreas a sembrar, trayendo consigo la deforestación y emanación de contaminantes a la atmósfera producto de la actividad agrícola.

Por su parte, la actividad pecuaria también contribuye de forma significativa a la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, debido a que el ganado genera metano (CH4) durante el proceso de digestión. El metano es un gas de efecto invernadero que es hasta 28 veces más dañino que el CO2, siendo otra causa de la contaminación del aire, que está relacionado directamente con el calentamiento global.

Las actividades agrícolas y pecuarias se consideran como las principales emisoras de amoniaco a la atmósfera, siendo el ganado, el uso de fertilizantes químicos y la quema de biomasa los principales responsables.

Finalmente, la actividad minera también causa contaminación atmosférica, sobretodo cuando practican explosiones para acceder a los minerales en las minas, así como también es una actividad causante de polución cuando se utilizan sustancias tóxicas como mercurio y cianuro, entre otras para extraer metales como el oro.

Otra de las causas de la contaminación, la constituyen los factores meteorológicos y topográficos de cada zona, ya que contribuyen a la creación y propagación de los contaminantes. Ciertas topografías ocasionan que las emisiones de contaminantes sigan patrones de desplazamiento, evitando una difusión libre de los mismos en la atmósfera.

Es importante considerar los gradientes ambientales como factores que contribuyen a incrementar o disminuir el efecto de los contaminantes sobre la atmósfera. Los gradientes ambientales permiten la dispersión de los poluentes en el aire.

dispersión de contaminantes

En condiciones atmosféricas estables, el movimiento vertical se inhibe, mientras que en condiciones inestables la porción de aire tiende a moverse continuamente hacia arriba o hacia abajo, favoreciendo la dispersión de contaminantes. Existen situaciones en las que se crean las inversiones térmicas (entrampamientos de las masas de aire) que evitan el movimiento vertical de las corrientes de aire contaminado. Si aunado a esto, los vientos son débiles, entonces se minimiza la difusión o movimiento horizontal del aire, ocasionando que los contaminantes se acumulen cerca de las zonas donde fueron generados (ya que no pueden dispersarse hacia arriba, ni hacia los lados), causando episodios puntuales de contaminación atmosférica de una región en particular.

Consecuencias de la contaminación atmosférica

La contaminación atmosférica tiene efectos directos sobre la salud de los seres vivos y sobre objetos inanimados como por ejemplo las construcciones, edificaciones, ciudades, entre otros, afectando adicionalmente aspectos estéticos, a la visibilidad en las vías de comunicación, al rendimiento de los cultivos agrícolas, etc. Las consecuencias de la contaminación atmosférica tienen especial influencia en aquellas regiones donde existen grandes núcleos urbanos, con elevada circulación de tráfico vehicular y zonas ampliamente industrializadas.

Los efectos producidos por la contaminación del aire dependen, principalmente, del tipo, concentración y tiempo de exposición a los contaminantes, así como de la sensibilidad de los individuos que estén en contacto con ellos. Además, es importante considerar las reacciones que pueden darse entre los contaminantes primarios y los componentes del aire de donde se derivan los contaminantes secundarios que suelen ser más dañinos para los seres vivos y el medio ambiente en general.

Consecuencias de la contaminación del aire
Contaminación del aire y sus consecuencias en los ecosistemas

¿Cómo evitar la contaminación del aire?

Una pregunta interesante es ¿qué podemos hacer para minimizar nuestra contribución a la contaminación ambiental?  Para esto, existen una serie de medidas que puedes incorporar a tu rutina diaria y que contribuirían de manera determinante a la reducción de tu impacto sobre la atmósfera, entre ellas están:

3R
3R: Reducir, reusar y reciclar

Incorpora estas acciones en tu día y a día y verás como en conjunto todos contribuimos a minimizar la contaminación del aire.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: