CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación del aire Medio ambiente

Las extinciones masivas como mecanismo contra el exceso de CO2

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email
Share on vk
Share on reddit

Un grupo de científicos reveló que, en el planeta hay 1,85 billones de gigatoneladas de carbono y, ante ello, la Tierra podría responder con la extinción masiva de especies como mecanismo contra el exceso de CO2. Si quieres saber más detalles, continúa leyendo.

exceso de co2
Cantidad de gigatoneladas de carbono

Por primera vez, se reveló la cantidad de carbono presente en la Tierra. Según un estudio del Deep Carbon Observatory (DCO), en el que participan investigadores de todo el mundo, de esa gigantesca cantidad de gigatoneladas de carbono mencionada antes; solo dos décimas del 1% están en la superficie del planeta, y el resto, enterrado en el subsuelo.

Según los expertos, cuando se produce este desequilibrio en el ciclo de carbono, lo que sigue es una serie de respuestas químicas que, sin dudas, provocan cambios en nuestro planeta.

El ciclo del carbono

El carbono, vital para la renovación, la alimentación y la supervivencia de todos los seres vivos, circula a través de la atmósfera, la biosfera (plantas y animales) y la hidrósfera (océanos y organismos acuáticos) de forma equilibrada y natural.

Esto, lo hace a través de dos procesos interconectados: uno (biológico) en el que los seres vivos intercambian carbono; y otro, que se da a través de procesos geológicos, a largo plazo. Ambos, susceptibles a la intervención humana, que sin duda, es la responsable de la mayor emisión de dióxido de carbono en el mundo.

Ciclos biologico y geologico del carbono
Ambos procesos del ciclo de carbono, controlan la concentración de CO2 presente en la atmósfera

El proceso biológico

El carbono está en todas las redes tróficas, terrestres y acuáticas. Los organismos autótrofos (los que producen su propio alimento) son los encargados de capturar el dióxido de carbono del aire y producir compuestos orgánicos, muchos de los cuales son consumidos por los humanos. De esta manera, el carbono orgánico viaja a través de las cadenas tróficas.

Ahora bien, ¿cómo regresa ese carbono a la atmósfera? Los autótrofos y los heterótrofos (los humanos) degradan las moléculas de carbono a través de la respiración celular, y a partir de ella, se liberan en forma de dióxido de carbono. Se estima que, de esta forma, circulan alrededor de 1000 y 100.000 millones de toneladas métricas de carbono en la ruta biológica.

El proceso geológico

Este proceso es mucho más lento, incluso, puede durar millones de años. El carbono puede quedar almacenado por largos períodos de tiempo en la atmósfera, en los océanos, en los suelos, en las rocas o en el interior de la Tierra.
El carbono se disuelve con facilidad en el agua. Allí forma ácido carbónico, este ataca los silicatos que constituyen las rocas y forma iones de bicarbonato. Mediante el proceso de erosión estos iones son arrastrados a los océanos, donde se acumulan en capas; o, son asimilados por los animales marinos para formar sus tejidos, y una vez que estos mueren quedan depositados en el fondo del mar.
Estos sedimentos acumulados por miles de años forman rocas calizas, que luego, son arrastradas hacia el manto de la Tierra (por un proceso llamado subducción); estas rocas, son sometidas a grandes presiones y temperaturas debajo de la superficie terrestre; después, se derriten y reaccionan con otros minerales, liberando dióxido de carbono; el cual, es devuelto a la atmósfera a través de las erupciones volcánicas.

Gracias a ambos procesos del ciclo de carbono, se ha controlado la concentración de CO2 presente en la atmósfera. Sin embargo, los niveles actuales parecen superar la capacidad natural de nuestro planeta.

Extinción masiva de especies: acción - reacción

Con la llegada de la Revolución Industrial los niveles de dióxido de carbono se dispararon. Aumentó la demanda mundial de combustibles fósiles, se incrementó la deforestación y el uso de sustancias químicas contaminantes, a tal punto que, los procesos naturales ahora resultan insuficientes para contrarrestar el abundante CO2 presente en nuestra atmósfera. Algo que, según algunos expertos, puede desencadenar un nuevo episodio de extinción masiva de especies.

La Tierra utiliza diversos mecanismos naturales para balancear la cantidad de carbono que existe, tanto en la superficie, como en la atmósfera y sobre la masa terrestre. Estos mecanismos son:

  • La erosión de las rocas, un proceso que puede tardar miles de años.
  • La explosión de organismos unicelulares, como sucedió hace unos cien millones de años, cuando se produjo una enorme actividad volcánica en la que estos organismos absorbieron en sus cuerpos elevadas cantidades de carbono y lo enterraron en el fondo de los océanos.
  • La extinción masiva de la vida. Si los cambios en el ciclo del carbono ocurren a velocidades vertiginosas y los ecosistemas no pueden adaptarse, es muy posible que desaparezcan cientos de especies. En el período Pérmico desapareció el 96% de las especies, una vez que, las erupciones masivas (en Siberia) descontrolaron las emisiones de carbono.
Extinción masiva de especies
la Revolución Industrial aumento los niveles de dióxido de carbono

Los datos indican que hay demasiado CO2 en la atmósfera y, en vista de la velocidad, sin precedentes, a la que se está agregando este gas contaminante en el ambiente, todo parece indicar que el planeta podría estar cerca de alcanzar un punto crítico que puede terminar en una nueva extinción en masa.

Algunos cálculos vaticinan que esto podría tardarse unos diez mil años; sin embargo, cuando se trata de la naturaleza, sabemos que nada se puede predecir. Pero, que sirva este dato como advertencia para que tomemos conciencia de cuán perjudicial pueden ser las emisiones de gases contaminantes.

Etiquetas: