CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

Deforestación y Cambio Climático

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La deforestación y el cambio climático están estrechamente relacionados. Nuestro planeta cada vez se vuelve más vulnerable a las emisiones de dióxido de carbono concebidas, esencialmente, por el uso de combustibles fósiles (gas natural, petróleo y carbón). Esto se debe, en gran medida, a la disminución de los grandes cazadores de este gas de efecto invernadero: los árboles que hoy son víctimas de la deforestación indiscriminada.

Se estima que, los bosques cubren alrededor del 30% del suelo de nuestro planeta, albergando un aproximado de tres billones de árboles. Pero, año tras año, desaparecen al menos 13 millones de hectáreas de bosques.

deforestación y cambio climático

¿Para qué sirven los árboles?

Los árboles de bosques y selvas cumplen un rol fundamental en la Tierra:

  • Son los responsables de capturar el dióxido de carbono presente en la atmósfera, y transformarlo en el oxígeno que necesitamos para respirar.
  • Ofrecen sombra y refugio.
  • Constituyen el hogar de diversas especies animales y vegetales.
  • Son reguladores del clima.
  • Ayudan a conservar y a proteger los suelos.
  • Controlan, limpian y filtran los flujos de agua.
  • Contribuyen a la reducción de riesgos de desastres naturales provocados por el agua (desprendimientos de tierra e inundaciones).
  • Favorecen la agricultura sostenible.
  • Son el sustento de millones de familias, que encuentran en ellos una fuente de alimentos; por lo que brindan seguridad alimentaria.
funciones que cumplen los árboles

Pese a ello, desde hace años, muchos han optado por destruir uno de los pulmones de la Tierra. El crecimiento poblacional ha impulsado la demanda de viviendas, muebles, papel y otros utensilios; lo que ha llevado al hombre, a deforestar los bosques para obtener la materia prima utilizada en la elaboración de estos enseres y cubrir algunas necesidades de la población.

La deforestación

Este proceso implica la remoción de árboles o plantas forestales. Y puede darse de forma natural, por causa de:

deforestación por causas naturales

Pero, la causa principal es la acción humana, originada por:

  • La demanda de madera; para la producción de papel; para el sector de la construcción; y también, para la fabricación de muebles, entre otros.
  • La necesidad de nuevas zonas de cultivo; tanto para la agricultura de subsistencia local como para la ganadería.
  • La sobreexplotación de recursos naturales; dentro de las variadas actividades industriales.
  • La expansión de zonas urbanas; con proyectos de construcciones habitacionales, comerciales e industriales.
deforestación por acción del hombre tala de árboles

El hombre tala árboles, por lo general, para obtener y crear artículos de consumo, por ejemplo: el aceite de palma. Empleado en la elaboración de productos de belleza, higiene y limpieza. De tal manera que, mientras se ofrece un producto que puede resultar maravilloso para el uso al cual fue destinado; en consecuencia, se está dejando cientos o miles de hectáreas de bosques sin árboles.

Independientemente de cómo se origine, la deforestación:

  • Estimula la degradación del ambiente.
  • Propicia la contaminación del aire.
  • Contribuye a la pérdida de la biodiversidad y de los recursos para las poblaciones locales.
  • Reduce la transpiración y altera el ciclo del agua.
  • Deja los suelos al descubierto y desprotegidos.
  • Conlleva al cambio climático.

El Amazonas en peligro de extinción

amazonía en peligro incendios y deforestaciones

La selva amazónica, el bosque más grande de nuestro planeta, es una de las víctimas de la deforestación. Allí, la remoción de árboles es propiciada, mayormente, por el comercio ilegal de madera, la producción de aceite de palma, el cultivo de soja y la expansión ganadera para la obtención de carne destinada al consumo humano.

Esto no solo afecta a la propia selva, sino que se extiende a otras zonas, pues se altera el ciclo del agua y, por consiguiente, disminuyen las lluvias. Por tanto, hay un extensión en la estación de sequía.

Ignorar la deforestación, implicará que esta zona llegue a un punto de no retorno. Ya algunos estudios han encendido las alarmas al advertir que, de seguir destruyendo la masa forestal de esta zona, la selva amazónica podría desaparecer para el año 2050.

La deforestación, un problema que genera otro

Por un lado, el cambio climático, al provocar aumentos en la temperatura del planeta, afecta a los bosques pues estos se someten a la modificación de las pautas fluviales y a la presencia, cada vez más frecuente e intensa, de fenómenos climáticos extremos.

Por otro, los bosques, que en principio atrapan y almacenan en sus troncos y hojas grandes cantidades de dióxido de carbono, al ser destruidos, lo liberan de nuevo a la atmósfera causando un efecto negativo.

Se estima que por cada bosque deforestado, se liberan alrededor de 300 mil millones de toneladas de CO2 y que esto equivale a unas 40 veces de emisiones anuales de este gas producido principalmente por la quema de combustibles fósiles.

La tala de árboles, no solo empobrece el suelo y lo deja desprotegido ante la erosión y la evaporación del agua, sino que también provoca graves desajustes en los niveles de CO2 en la atmósfera. Provoca el deterioro de la capa de ozono y empeora el aire que respiramos. 

consecuencias de la deforestación

Así, la pérdida de los ecosistemas forestales influye notoriamente en el cambio climático, pues contribuye con la generación de:

A su vez, el cambio climático, al provocar aumentos en la temperatura del ambiente, también afecta a los bosques, pues estos se someten a la modificación de las pautas fluviales y a la presencia, cada vez más frecuente e intensa, de fenómenos climáticos extremos.

Estos escenarios ponen en peligro la subsistencia de un planeta verde, con vegetación saludable. Amenazando también, el suministro de algunos alimentos, y alterando las funciones ecológicas básicas, como la purificación del agua y el ciclo del carbono.

¿Cómo enfrentar la deforestación?

Para evitar la deforestación, es fundamental la búsqueda de alternativas que permitan sortear la tala de árboles. Pero, además, es indispensable la implementación y supervisión de políticas preventivas y correctivas que promuevan la concienciación ciudadana.

Es un tema complejo, sí. Pero requiere de la colaboración conjunta de todos los involucrados, incluso del consumidor que resulta ser el último eslabón en la cadena. Entonces, es un tema que nos incluye a todos, por lo que podemos contribuir en:

cómo mitigar la deforestación

En nuestras manos, tenemos la oportunidad de impedir que desaparezcan nuestros pulmones vegetales, para garantizar la sostenibilidad del planeta Tierra.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: