CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Ciencia

La colonización asistida como propuesta para reducir el riesgo de extinción por el cambio climático

El actual escenario ambiental está llevando al abismo a miles de ecosistemas, animales y vegetales. Los planes que se han adoptado hasta ahora están siendo insuficientes para garantizar su supervivencia. Es por ello que algunos científicos aseguran que este es el momento perfecto para establecer prioridades y armonizar políticas orientadas a la conservación y la adaptación a las cambiantes condiciones ambientales. En tal sentido, ha resurgido la propuesta de la colonización asistida para reducir el riesgo de extinción por el cambio climático. ¿Quieres saber en qué consiste y por qué desata polémica entre científicos y ambientalistas? Continúa leyendo.

La colonización asistida es propuesta para reducir el riesgo de extinción por el cambio climático

Al paso que vamos, la destrucción del planeta es cada vez más notoria y alarmante. Los suelos son menos fértiles, los lixiviados se han extendido por las aguas superficiales y subterráneas. Hay menos árboles, más incendios; menos bosques, más edificios; menos animales; más plástico. Esta es nuestra realidad y lo más grave, es que puede empeorar si no tomamos los correctivos necesarios a tiempo.

Las comunidades científicas, ambientalistas, conservacionistas y animalistas buscan incesantemente formas de salir de este atascadero. La restauración ecológica, la reforestación con árboles digitales, la trashumancia y la resilvestración son algunas de las propuestas. Todas están sobre la mesa, pero hasta el momento, aunque algunas han sido reconocidas con galardones por diversos organismos internacionales, ninguna ha sido tan eficaz como para ponerle fin a la extinción de la biodiversidad, que se financia con el dinero de 50 grandes bancos. Ya esto nos da luces del porqué no surten el efecto prometido. Por lo general, las firmas financieras que apoyan los proyectos de conservación y restauración de la naturaleza, son los mismos que promueven su destrucción. Pero bueno, ya este tema lo hemos tratado en otro artículo.

En esta oportunidad, nos vamos a centrar en otra de las estrategias que se están planteando para hacerle frente a la aterradora explotación de recursos, que está agravando la crisis climática y acabando con la vida de maravillosos ecosistemas y sus habitantes. Se trata de la colonización asistida.

Un estudio reciente, publicado en la revista Science, advierte sobre la urgencia de implementar este método para reducir el riesgo de extinción por el cambio climático.

“El cambio ambiental rápido está desafiando los enfoques tradicionales de gestión de la conservación, como la restauración de ecosistemas”. Es necesario “reconocer que los sitios históricamente adecuados para algunas especies no han podido o serán incapaces de soportar poblaciones viables en un futuro cercano, y las barreras a la dispersión natural, muchas de las cuales han creado los humanos, atraparán algunas especies y las condenarán a la extinción a menos que intervengamos. Necesitamos poder ayudar a esas especies varadas a acceder a áreas adecuadas de hábitat, dondequiera que se encuentren”.

Philip J. Seddon, científico de la Universidad de Otago

¿Qué es la colonización asistida?

Trasladar vida a nuevas áreas, reubicar. Eso es la colonización asistida. Movilizar especies hacia regiones que podrían estar fuera de su distribución natural e histórica, entendiendo que su tasa de dispersión natural es muy baja como para responder adecuadamente al rápido avance del cambio climático causado por el hombre.

Esto puede implicar, cruzar fronteras internacionales. Por lo general, se practica con especies en declive, a las cuales se les reubica en hábitats donde puedan dispersarse lo suficientemente rápido para seguir el ritmo de la evolución.

la destrucción y fragmentación de hábitats impide el desplazamiento natural de las especies animales
La destrucción y fragmentación de hábitats impide el desplazamiento natural de las especies animales

¿Cómo puede ayudar la colonización asistida a reducir el riesgo de extinción por el cambio climático?

Para algunos científicos, la colonización asistida es un método de conservación de las especies, pues permite el traslado de aquellas que por sí mismas, ante el rápido empeoramiento de las condiciones climáticas y los obstáculos y perturbaciones humanas, no pueden desplazarse a otras zonas en busca de mejores condiciones para su supervivencia.

Ante la fragmentación de los corredores biológicos naturales, esta es una opción para que ciertas especies, de manera deliberada, puedan mudarse hacia zonas con climas más óptimos para su evolución y reproducción. 

La migración asistida o reubicación controlada, como también se le conoce, les ayuda a escapar de hogares amenazados y cada vez más inhabitables gracias a los cambios en el comportamiento de las precipitaciones, temperatura y la salinidad del agua y del suelo asociados al calentamiento global; y encontrar nuevos refugios, menos reducidos, con menos barreras y menor impacto humano, para establecerse y desarrollarse.

Por eso, algunos ecólogos como Chris Thomas, de la Universidad de York, en Reino Unido, creen que es una excelente opción para salvar de la extinción a las mariposas, las tortugas y las aves.

Otros expertos creen que es la mejor opción para el desmán ibérico, o de los Pirineos (Galemys pyrenaicus), un mamífero que sufre la sequía de los arroyos en España y Portugal y que, según modelos informáticos, puede tener mejores oportunidades en Escocia, Gales y Escandinavia, lugares a los que no puede llegar por sí solo. También hay quienes ven en la colonización asistida una oportunidad de supervivencia para los píceas, árboles similares al abeto y que han sido devorados por feroces incendios y escarabajos en el Refugio de Kenai, en Estados Unidos. Aunque muchos de ellos se han reforestado, la zona no ha logrado regenerarse, en parte, dicen que se debe a la falta de animales pastando. En teoría, con la introducción de algunos ejemplares de bisonte, el ecosistema podría recobrar el equilibrio ecológico y prosperar.

Pero, lo que para los defensores y practicantes de la colonización asistida es simplemente un pequeño impulso artificial a un proceso migratorio que de otro modo sería natural, para otros es sinónimos de grandes riesgos.

la recolocación de animales y plantas en nuevos lugares puede alterar el equilibrio ecológico
La recolocación de animales y plantas puede alterar el equilibrio ecológico del nuevo hábitat

Argumentos contra la colonización asistida

No todos están a favor de facilitar la movilización asistida. Hay quienes argumentan que no es lo mismo mover una especie a una zona cercana de su hábitat común, que hacerlo a cientos o miles de kilómetros de ella. Consideran que con esta práctica se corre el riesgo de convertir a algunos individuos en especies invasoras, otro problema que contribuye a la pérdida de la biodiversidad. También hablan de las posibilidades de nuevas enfermedades en ecosistemas previamente sanos. En palabras más coloquiales, creen que el remedio podría ser peor que la enfermedad.

Las voces críticas advierten que muchas veces no es tan fácil estimar cómo actuará una especie ante una fauna y flora para ella desconocida, ni se logra tener plena certeza del impacto que tendrá su introducción en el hábitat de acogida, ni mucho menos si podrá sobrevivir en un ambiente que le es extraño.

“La introducción de nuevas poblaciones puede parecer una solución razonable, pero las especies no existen en el vacío. Cuando movemos un organismo a un nuevo ecosistema o región, podría perder acceso a recursos críticos, verse aislado de mutualistas (especies que coexisten para beneficio mutuo), o estar expuestos a nuevos depredadores, competidores, parásitos o patógenos.”

Amanda Rodewald es profesora de ornitología en la Universidad de Cornell

Tampoco es posible saber con exactitud si a corto o mediano plazo, ese nuevo lugar cambiará radicalmente y amenazará su existencia. Lo que sí parece estar claro es que con este proceso no natural hay altas probabilidades de alterar las cadenas de alimentación y perjudicar a otras especies. Por eso, a los ojos de los detractores, la colonización asistida puede tener un impacto desastroso y la tildan como una propuesta demasiado arriesgada.

Sin embargo, no se oponen del todo a la reubicación controlada, siempre y cuando se establezcan directrices estrictas y cuidadosas sobre cómo y cuándo proceder al traslado de las especies para garantizar el mínimo o nulo riesgo para el hábitat de acogida y la especie reubicada.

Pero si les preguntan, apuestan más por la readecuación de los corredores biológicos y la restauración de los ecosistemas, por potenciar los bancos o bóvedas de semillas y pensar más en la evolución asistida como técnica para acelerar el ritmo de los procesos evolutivos naturales y aumentar la supervivencia de valiosos ecosistemas y sus habitantes.

La colonización asistida para reducir el riesgo de extinción por el cambio climático es una alternativa para salvar la vida de millones de especies y recuperar la integridad de los ecosistemas. Ahora bien, al igual que todas las demás opciones, solo funcionará si se hacen las investigaciones precisas y se establecen las regulaciones globales necesarias de forma correcta.

“Cada vez más, se deben tomar decisiones de vida o muerte para ayudar a salvar especies. La colonización asistida es una poderosa herramienta de traslocación de conservación que puede ayudar a prevenir la extinción de plantas y animales en todos los ecosistemas de la Tierra. Como muchas innovaciones, debe emplearse cuidadosamente para maximizar los beneficios profundos para la naturaleza y la humanidad.”

Axel Moehrenschlager, del Grupo Especialista en Translocación para la Conservación de la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE) de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Etiquetas: