CARGANDO

Tipo de búsqueda

Ecología Medio ambiente

Restauración ecológica: ¿cómo sanar un planeta maltratado?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El mundo nos está pidiendo a gritos que le respetemos, que lo cuidemos, que le devolvamos su salud. Sus ecosistemas destruidos por la mano despiadada del hombre reclaman ser recuperados. ¿Es esto posible? ¿Se puede revertir todo el daño causado? Sí, con esfuerzo, con conciencia se pueden curar las cicatrices. Con compromiso, la restauración ecológica puede ser la solución, y la rehabilitación del planeta dejar de ser un idilio. Si te interesa conocer cómo ponerla en práctica, este artículo te dará algunas luces.

restauración ecológica

Han sido largos años de abominable destrucción. Bosques enteros arrasados, suelos infértiles, kilómetros de aguas contaminadas, pésimas condiciones atmosféricas. El camino parece estar trazado. De seguir así estamos todos condenados a la extinción: la especie humana, los animales, la vegetación… nuestra casa. Estamos frente a un abismo del cual aún nos podemos salvar si tomamos la decisión correcta, si replanteamos nuestros hábitos de desarrollo y la relación que tenemos con la naturaleza, si ponemos en marcha la restauración ecológica.

¿De qué se trata esto?

Su nombre lo indica: restaurar la ecología, recomponerla, repararla. Busca recuperar las condiciones ambientales de los espacios degradados, devolverles el valor natural, la capacidad de resiliencia y la productividad que tenían antes de ser perturbados.

Según la Sociedad de Restauración Ecológica (SER, por sus siglas en inglés), “es el proceso de asistencia a la recuperación de los espacios que han sido dañados, degradados o destruidos”. 

Es ayudar a la naturaleza a regenerarse, a rehabilitar espacios con cultivos abandonados, terrenos deforestados, suelos contaminados, vertederos y con grandes infraestructuras; a aumentar su biodiversidad y recuperar o potenciar la oferta de los servicios ecosistémicos que ofrece.

Pero, en este proceso no hay fórmulas mágicas, ni recetas maestras ni ecuaciones perfectas. La forma, los métodos y las herramientas para llevar a cabo la restauración de un ambiente dependerán de varios factores, en especial de la condición que tenía antes del deterioro (que puede resultar un poco difícil de evaluar en algunos casos), el estado en el que se encuentra y el tipo de daño causado. De modo que es un trabajo que se ejecuta en varias fases.

Fases de la restauración ecológica

  • Diagnóstico

En esta primera etapa se evalúan las causas y las formas en la que se ha dañado el ecosistema (plantas, agua, materia orgánica) y qué hay en él (vías de acceso, biodiversidad, yacimientos, parques naturales, etc).

  • Definición de objetivos

Se establece qué es lo que se quiere lograr, qué es lo que hay que hacer, cuáles serán los procesos que habrán de ejecutarse para recuperar la resiliencia del ecosistema. Se debe tomar en cuenta las posibles limitantes para la restauración.

  • Estrategias

Se definen las estrategias (desmantelamiento del terreno, reacondicionamiento u otras actividades) que permitirán lograr los objetivos planteados.

  • Implementación

La ejecución de las estrategias en el terreno a recuperar.

  • Monitoreo

Se evalúa el comportamiento del ecosistema, si las medidas tomadas le han permitido evolucionar y cuán efectivas han sido. Se establece un plan de vigilancia ambiental en la zona.

Métodos de la restauración ecológica

Existen muchos métodos de la restauración ecológica y su implementación depende del ecosistema a restaurar, su estructura y sus funciones. Aquí te mostramos algunos de ellos:

  • Remediación: aplicable especialmente en aquellos ecosistemas que han recibido grandes descargas de sustancias contaminantes. Si quieres saber más sobre este tema, puedes revisar nuestro artículo “Biorremediación: una alternativa para cuidar el ambiente”.
  • Reforestación: se plantan árboles en territorios donde han sido removidos anteriormente por la intervención humana, por deforestación o por causa de los incendios forestales. Esto ayuda a incrementar la captación del CO2 que estamos emitiendo a ritmos exorbitantes a la atmósfera y que aceleran el cambio climático.
  • Sucesión secundaria: Este método implica la sustitución de unas comunidades de especies por otras de rápido crecimiento que luego crearán las ambientales óptimas para el desarrollo de especies más exigentes.
métodos de restauración ecológica
  • Corredores biológicos: se trata de reconectar los hábitats fragmentados y permitir con ello la movilización de las especies.
  • Translocaciones: se trasladan individuos de una población a otra. Por lo general se aplica para proteger especies en peligro de extinción.
  • Introducciones y reintroducciones de especies, para reforzar su población en un área determinada.

Se puede también dar nuevos usos al ecosistema afectado, o restablecer en él actividades humanas tradicionales.

Beneficios de la restauración ecológica

La restauración ecológica es clave para:

  • Ampliar la cantidad y calidad de los paisajes, y por tanto los hábitats disponibles para la fauna y la flora.
  • Regular ciclos hídricos y, por tanto, los patrones de lluvia y la disponibilidad del agua, tanto para la recarga de los acuíferos como para su uso y consumo.
  • Garantizar la salud de los suelos.
  • Facilitar la gestión sostenible de los ecosistemas.
  • Conservar la biodiversidad y recuperar especies en peligro de extinción.
  • Recuperar la interacción entre organismos, animales y plantas, favoreciendo la polinización.
  • Prevenir factores climáticos adversos y extremos, como las inundaciones bruscas, la erosión, o la sequía.
  • Reducir las emisiones de dióxido de carbono y con ello el efecto invernadero con alto impacto negativo en el cambio climático.

Pero sus beneficios van más allá. Restaurar con criterio ecológico ayuda a mejorar el bienestar humano.

  • No se alteran los valores históricos o culturales del territorio.
  • Se conservan y respetan los conocimientos tradicionales.
  • Un espacio restaurado es un lugar para la recreación y el turismo sostenible.
  • Fomenta relaciones evolutivas no solo entre ecosistemas, también entre el hombre y la naturaleza, entre poblaciones y comunidades.
  • Recupera las potencialidades productivas del terreno, por lo que el ecosistema es capaz de proveer materias primas que pueden y deben emplearse bajo criterios de sustentabilidad.
  • Es una oportunidad de crecimiento económico, pues las actividades de restauración generan empleos verdes e ingresos.
conciencia ecológica

La fragmentación de los ecosistemas, los cambios de uso de los territorios naturales, la sobreexplotación de recursos y la introducción de especies tóxicas están alterando los bienes y servicios ecosistémicos. Recuperarlos es uno de los principales desafíos del siglo XXI y aquí la mitigación y la adaptación juegan un rol fundamental. Lo que se necesita es consciencia social y voluntad política para lograrlo.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: