CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Medio ambiente

Conoce las consecuencias ambientales de la quema de la de paja de arroz

La presencia de malas hierbas, la acumulación de materia orgánica en el suelo y la persistencia de hongos y bacterias son tan solo algunas de las excusas que se usan para justificar la quema de los residuos agrícolas. Sin embargo, esta práctica habitual en los campos de cultivo, más que una solución es realmente una amenaza. Conoce las consecuencias ambientales de la quema de la paja de arroz.

cuáles son las consecuencias ambientales de la quema de la paja de arroz

La producción de arroz lleva consigo nefastas consecuencias para los ecosistemas y la biodiversidad. De ella se originan muchísimas toneladas de paja de arroz que quedan amontonadas en el campo, de donde deben ser retiradas para interrumpir el ciclo biológico de las plagas y enfermedades que afectan la salud de las semillas y del cultivo del arroz.

El problema es que la forma más común de eliminarlas es la quema de forma descontrolada y a cielo abierto. Algunos, los que apoyan la modernización de la agricultura y mueven los hilos del mercado agroalimentario, consideran que es la mejor alternativa para “cuidar” el futuro de las próximas cosechas, pero los defensores del medioambiente están convencidos de que esto únicamente se traduce en la liberación masiva de gases contaminantes que tienen un fuerte impacto negativo en la flora, la fauna y la salud humana.

Consecuencias ambientales de la quema de la paja de arroz

La quema a cielo abierto, no solo de la paja de arroz sino de cualquier otro residuo de la producción agropecuaria, puede:

  1. Destruir grandes áreas naturales que son el hábitat de plantas y animales, y por ende, crear un desbalance ecológico.
  2. Dañar los suelos circundantes al impedir la incorporación de nutrientes naturales, lo que significa además el aumento de la dependencia de fertilizantes y productos químicos perjudiciales que no solo causan la aparición masiva de especies invasoras sino que terminan filtrándose en las fuentes de agua. Puede, además, incidir en una mayor salinización o contaminación del agua.
  3. También tiene un impacto negativo sobre muchas aves migratorias, como las grullas. Ellas se alimentan de los granos de arroz o maíz que quedan en los campos tras las cosechas. Con la quema generalizada de la paja, se les fuerza a seguir la ruta migratoria en busca de tierras más acogedoras y con mayores recursos alimenticios.
  4. Además, la combustión de la paja de arroz genera ingentes cantidades de dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, de azufre y dioxinas, gases que contaminan la atmósfera y por tanto, contribuyen al efecto invernadero, al calentamiento global y al cambio climático.
la paja de arroz y su quema emiten gases de efecto invernadero

Riesgos para la salud humana

La quema de la paja de arroz pone en riesgo la salud e integridad de las personas que habitan en las cercanías del arrozal.

Con ella, se cubre el cielo de humo negro cargado de partículas y compuestos volátiles que degradan la calidad de aire y que al ser inhalados pueden provocar problemas respiratorios (asma, alergias) y cutáneos, e incluso daños celulares que contribuyen a la aparición de ciertos tipos de cáncer.

Dejar estos desechos en los arrozales, tampoco es una buena opción

Tomando en cuenta la gravedad de estas consecuencias de la quema de la paja de arroz, en la Unión Europea y algunos otros países se ha prohibido esta práctica. El problema es que la inexistencia o en muchos casos, la desinformación sobre las formas de aprovechar este residuo, o las dificultades para recogerlo ha llevado a los agricultores a dejarlo en el campo, creando otros problemas ambientales.

La paja de arroz contiene carbono, silicio, potasio, nitrógeno, fósforo y azufre, y en su proceso de descomposición por las lluvias y/o las elevadas temperaturas, favorece el crecimiento de materia orgánica a la vez que genera metano y va acabando con todo el oxigeno presente en el agua y en consecuencia, con la vida de las aves y peces que dependen de ella. Y no solo eso, la putrefacción de la paja contamina el agua, otorgándole un color negruzco y hedor, lo que impide el desarrollo del cultivo y la hace no apta para el uso y consumo de las personas.

crecen las alternativas para evitar la quema de la paja de arroz

Ante la emergencia climática que enfrentamos, no nos podemos permitir la pérdida de nuestros bienes comunes y sus servicios ecosistémicos. Por eso, debemos abrir nuestra mente y nuestros ojos a otras opciones de gestión de residuos. El reciclaje y reutilización de los rastrojos para la producción de biocombustible, obtención de compost, producción de celulosa o de papel, son alternativas para decirle no a la quema de la paja de arroz y para alargar el ciclo de este cereal que muchos consideran termina con su incorporación en los platos. En definitiva, conocer las consecuencias ambientales de la quema de la de paja de arroz ayuda a evitar este tipo de prácticas nocivas para los ecosistemas y la salud y sirve de impulso para conseguir nuevos materiales y métodos agrícolas más sostenibles y menos contaminantes.

Etiquetas: