CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

Las especies invasoras ¿son buenas o malas?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Un informe de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES) asegura que, hoy el mundo tiene más de un millón de especies en peligro de extinción, y la invasión biológica es una de sus principales causas. Entérate en este artículo de qué son las especies invasoras y cuál es su impacto en el medioambiente.

Consecuencias que traen las especies invasoras
El hombre es el principal responsable de la introducción de las especies invasoras

La invasión biológica es, en principio, un proceso natural que resulta en la colonización de nuevos hábitats naturales. Pero, en las últimas décadas, ha sido el hombre el principal responsable de la introducción de especies en nuevos espacios, convirtiéndose en la principal amenaza para la conservación de la biodiversidad y la preservación de los recursos naturales.

Para entender cómo es que hemos llegado hasta aquí, es preciso empezar por saber…

¿Qué son las especies invasoras?

Una especie invasora es, precisamente, lo que su nombre indica, aquella que llega de cualquier parte del mundo a invadir un ecosistema que no le pertenece y que, por lo general, tiene condiciones distintas a las de su lugar de origen.

Estas especies invasoras pueden ser:

  • Introducidas, aquellas que son transportadas más allá de las barreras geográficas.
  • Naturalizadas, aquellas que una vez introducidas, se establecen, se adaptan y se reproducen en el nuevo ecosistema.
Especies introducidas
Las especies exóticas se comportan como invasoras

La tortuga de Florida, la rana toro, el mapache, el visón americano, el cangrejo rojo, la avispa asiática y el mosquito tigre son tan solo algunos ejemplos de especies animales invasoras. Además, las especies vegetales también pueden ser invasoras; aquí entran el alicanto, la caña, el plumero, el camalote y la uña de gato.

Tan solo en Europa entre el 10% y el 15% de las especies exóticas se comportan como invasoras.

¿Cómo llegan las especies introducidas a un nuevo destino?

La invasión puede ser por tierra, mar o aire. Las razones son muy variadas; pueden ser introducidas de forma natural, artificial, accidental o intencional.

En el primero de los casos, puede darse gracias a la acción del viento (huracanes o tornados), las corrientes oceánicas o determinados eventos climatológicos que modifican las barreras naturales (cordilleras, mares, glaciares) que mantienen a las especies confinadas en un área determinada.

Pero, la introducción de especies invasoras es causada, principalmente, de forma intencional por el hombre. El aumento del tráfico de mercancías y personas ha generado a su vez, la propagación de especies invasoras.

Especies invasoras
La invasión puede ser por tierra, mar o aire

Muchas son transportadas a una nueva región, algunas como ornamentos, otras como mascotas; y al ser abandonadas en algún lugar, se convierten en especies introducidas o invasoras.

También se convierten en invasoras cuando se les utiliza como método de control biológico; cuando se introducen algunas especies en otros entornos con el objetivo de controlar determinadas plagas. Esto es común en la acuicultura, la pesca deportiva, la ganadería y el comercio de plantas.

De forma accidental puede darse cuando, ciertos organismos viajan ocultos a un nuevo destino sin que la persona que los transporta lo sepa. Es el caso del transporte marítimo. Cientos de organismos animales y vegetales viajan en las aguas de lastre de los busques que, luego son vaciadas en los puertos, donde desembarcan y colonizan nuevos territorios.

Impactos medioambientales

La invasión de especies puede generar importantes desequilibrios ambientales y socioeconómicos en las regiones ocupadas, pues se convierten en un agente de cambio y amenaza, porque:

  • Fuerzan la coexistencia con las especies nativas.

Propician la competencia por los recursos alimenticios, refugio y sitios de desove. Esta perturbación puede generar la exclusión o el desplazamiento de las especies.

  • Conllevan a la pérdida de biodiversidad.

Puede provocar la extinción de otras especies nativas gracias a su capacidad de depredación y reproducción. Así, se convierten en una amenaza para la seguridad alimentaria, sobretodo de las naciones en vías de desarrollo. El mejillón de cebra es un claro ejemplo de ello. Este altera completamente la cadena ecológica de los ríos que invade, pues contribuye a la disminución de las poblaciones de fitoplancton. La avispa asiática también representa una amenaza para las abejas nativas, y el picudo rojo puede causar la extinción de las palmeras.

  • Representan un riesgo de contaminación genética.

Pueden alterar los aparejamientos de ciertas especies. Pueden mezclarse con las especies nativas y producir especies híbridas, de las cuales se desconozca su comportamiento. Las especies nativas pueden perder su integridad genética.

  • Cuando se introduce una especie invasora, también se introducen sus parásitos.

Para ellas, esto supone mejoras en la capacidad para establecerse e invadir; pero, en las especies autóctonas puede generar cambios, no solo fisiológicos, sino también en el comportamiento, la reproducción y el crecimiento.

  • Provocan cambios, tanto físicos como químicos, en los ecosistemas.

A su llegada pueden degradar ambientes acuáticos y terrestres.

Título 2

Impactos socioeconómicos

  • Pueden afectar a la producción agrícola, reduciendo el valor forrajero de los pastos.

La mariquita arlequín, originaria de Asia, por ejemplo, resulta peligrosa para los viñedos. La bacteria sudamericana Xylella fastidiosa, causa desastres en la vid en California, en los cítricos de Brasil y en los olivos de Italia.

  • Pueden incidir en la salud de las personas al facilitar la propagación de enfermedades.

 Es el caso del mosquito tigre, portador de unos 20 virus diferentes, incluyendo la fiebre amarilla.

Impactos socioeconómicos de las especies invasoras
Las especies invasoras pueden afectar a la producción agrícola

Pero hay más. El impacto ecológico se traduce también en daños a la pesca, la silvicultura y el turismo, lo que, finalmente, exige atención especializada; y, por ende, demanda elevadas sumas de dinero.

En vista de los perjuicios que pueden ocasionar, se han desarrollado estrategias de alcance internacional para tratar de contener el problema que ellas representan. En tal sentido, se han firmado convenios para impedir que se introduzcan ciertas especies; otros, para promover métodos de control; y los más radicales, para exterminarlas.

Pero… ¿De verdad son tan malas?

Aunque se les acusa de tantos efectos nocivos, hay quienes las defienden. Muchos argumentan que, las especies invasoras pueden llegar a ser grandes aliadas en la recuperación de ecosistemas degradados, modificados o abandonados, en los que las especies nativas han perdido la capacidad de reproducirse.

Por eso, antes de verlas como enemigas y optar por eliminarlas, se debe evaluar el contexto de la invasión, las condiciones del hábitat ocupado y de la especie introducida. No hay que hacer condenas a priori.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: