CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Derechos humanos Salud

Seguridad alimentaria ¿con qué se come esto?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Tener una alimentación adecuada y sana es un derecho que todo Estado debe respetar y atender. La Declaración Universal de los Derechos Humanos así lo ha consagrado. Sin embargo, en la actualidad muchas son las razones por las que tal derecho se vulnera: condiciones climáticas, modos no sostenibles de producción y consumo, crecimiento poblacional, desaceleración económica. Todo un conjunto de factores que pueden afectar a la seguridad alimentaria. Pero, ¿a qué nos referimos con seguridad alimentaria y cuál es su importancia para el desarrollo integral y sostenible de la población humana?

qué es la seguridad alimentaria

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se habla de seguridad alimentaria cuando:

“Todas las personas tienen acceso físico, social y económico permanente a alimentos seguros, nutritivos y en cantidad suficiente para satisfacer sus requerimientos nutricionales y preferencias alimentarias, y así poder llevar una vida activa y saludable.”

En base a tal definición, se puede decir que la seguridad alimentaria no solo se refiere al beneficio biológico que los alimentos nos puedan proporcionar. La seguridad alimentaria implica no solo librarse del hambre sino también tener alimentos adecuados y accesibles, en cantidad y de calidad, que no supongan un riesgo para la salud y que nos permitan llevar una vida saludable.

Los pilares de la seguridad alimentaria

En resumidas cuentas, para decir que existe seguridad alimentaria es necesario que se cumplan los siguientes pilares:

  1. Que haya comida disponible. Que los alimentos estén disponibles físicamente, en cantidad y variedad para todos los habitantes de una población. La disponibilidad de productos alimenticios depende en gran medida de los niveles de producción y distribución, del comercio en interno y externo. 

2. Que existan formas de conseguirla. El modo de conseguir tales alimentos viene de la mano con planteamientos políticos y sociales que garanticen ingresos económicos que faciliten su adquisición. Aquí cabe entonces hablar de empleo, de oportunidades de mercado, de acceso físico a los centros de distribución (carreteras, infraestructuras, transporte, etc.). La accesibilidad entonces debe estar basada en términos de igualdad de oportunidades. 

3. Que los alimentos sean suficientes. Esto de la suficiencia depende de la capacidad de cada persona o grupo familiar para seleccionar, almacenar, preparar, distribuir y consumir los alimentos, y esto a su vez de las costumbres, las creencias, percepciones, las prácticas y preferencias de alimentación y el nivel educativo en cuanto a alimentación y nutrición. 

4. Que los alimentos sean inocuos, seguros y nutritivos, y nos permitan tener una vida sana. Es necesario que los alimentos le proporcionen a nuestro cuerpo la cantidad de nutrientes y energía esenciales para la vida diaria. En este punto se toma en cuenta el estado de salud de las personas, su metabolismo, capacidad de digestión y absorción, acceso a los servicios de salud, saneamiento y educación acerca de la prevención de enfermedades.

5. Que las tres situaciones anteriores sean estables y continuadas en el tiempo. La seguridad alimentaria no puede producirse solo en un momento determinado, no puede generar incertidumbre, debe ser regular.

Disponibilidad (1), accesibilidad (2), consumo de alimentos (3), utilización biológica de los alimentos (4) y estabilidad (5) son entonces los pilares fundamentales de la seguridad alimentaria. A estos, que también se le conocen como indicadores de la seguridad alimentaria, se ha sumado ahora un factor de ajuste en recursos naturales y Resiliencia, que examina la susceptibilidad de un país o región al impacto del cambio climático y cómo lo enfrenta; y la Prevalencia de inseguridad alimentaria moderada o grave, que proporciona estimaciones sobre las dificultades para acceder a los alimentos. 

pilares fundamentales de la seguridad alimentaria

Todos se evalúan a través de la Escala de Experiencia de Inseguridad Alimentaria (FIES, por sus siglas en inglés), que permite identificar cuáles son los grupos de población más vulnerables y servir de guía para los responsables políticos en cuanto a la toma de decisiones para erradicar el hambre.

Amenazas a la seguridad alimentaria

En estos pilares influye la seguridad ambiental basada en factores climáticos, y otros condicionantes sociales, económicos y geopolíticos.

  • En los países en desarrollo los conflictos por el agua ponen en riesgo la seguridad alimentaria. La escasez del vital líquido afecta a la producción de alimentos y por ende, el acceso a ellos. En consecuencia, las dietas son totalmente desbalanceadas y la malnutrición se hace cada día más visible. En tanto que, en los países desarrollados, los problemas suelen ser otros. Por lo general, se relacionan con los sistemas de producción, manipulación, conservación y distribución de los alimentos.
Principales conflictos por el agua
Principales conflictos por el agua

Para saber más, haz click sobre la imagen

  • Los fenómenos meteorológicos extremos también afectan gravemente la seguridad alimentaria. La hacen más frágil, especialmente en aquellas regiones más vulnerables. Tal es el caso de Haití, por ejemplo, donde El Niño y el huracán Matthew destruyeron cientos de hectáreas de siembra; o el caso de las inundaciones que arrasan las cosechas de Papúa Nueva Guinea; o las tormentas y la eutrofización de los océanos que impacta directamente en la importación de alimentos en Singapur, o la sequía crónica que azota los cultivos de Etiopía.
  • La inestabilidad política y la no cooperación entre países son otras grandes barreras. Por mandatos, hay lugares a los que no se les permite el acceso humanitario a los alimentos. En situaciones de crisis, el panorama se vuelve bastante demoledor para la vida y la esperanza.
  • Las guerras también provocan la falta de comida, la pérdida de cosechas, de animales y de tierras y esto trae consigo migraciones, invasión de territorios y disputa por los recursos. Se convierten en otra guerra, una provocada por el hambre y la pobreza.

Pero hay otros factores que no podemos obviar, los factores humanos.

  • La contaminación, en primer lugar. Las fugas radioactivas, la deforestación, los derrames de crudo o la intoxicación de la atmósfera provocados por la acción descontrolada del hombre, no solo alteran la seguridad ambiental, sino también la alimentaria. Un factor que puede contaminar cultivos y desencadenar otros dramas sociales.
  • Si hay dificultades en las vías de comunicación y en los medios de transporte para hacer llegar los alimentos a los puntos de venta, la seguridad alimentaria puede no ser tal. La brecha entre productores y distribuidores puede marcar la diferencia. Al igual que lo referente a los métodos de conservación de alimentos. Si no se cuenta con los medios o las tecnologías suficientes y necesarias para ello, cientos de toneladas de alimentos pueden dañarse antes de llegar al consumidor.
  • A esto hay que agregarle el tema de los costos. La cadena de valor muchas veces tiene que lidiar con trabas administrativas o arancelarias y maniobras especulativas que terminan incidiendo en la volatilidad de los precios de los alimentos, algo que muchas personas no pueden costear y por tanto, dejan de llevarlos a su mesa y a su estómago. El Índice Global de Seguridad Alimentaria (GFSI) 2019 señala en este aspecto a países como Venezuela y Siria, donde las personas con bajos ingresos tienen que realizar grandes esfuerzos para acceder a los alimentos.

¿Cuán importante es la seguridad alimentaria?

En el mundo existen más de 7.000 millones de habitantes y se produce el doble de alimentos de lo que tal cantidad de personas necesita para subsistir. Sin embargo, según el último informe de la ONU sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2019, 820 millones de personas tienen hambre. ¿Por qué? por diversas razones, como lo vimos en el apartado anterior, pero una de ellas, y quizás la más preocupante es la disponibilidad y el acceso a los alimentos. Si bien se produce más de lo necesario, no todo es saludable ni todo llega a donde debe llegar.

La rápida expansión del comercio internacional de alimentos ha saciado la sed de ganancias de los grandes productores dejando por fuera a quienes carecen de recursos. El sistema se ha vuelto totalmente excluyente, ni equilibrado ni equitativo, dando prioridad a acuerdos comerciales que en poco o nada favorecen a los pequeños agricultores que son realmente los que producen 80% de los alimentos del mundo, y valga decir que muchos de ellos también padecen hambre, pues, las condiciones impuestas por un mercado altamente especulativo cercena sus posibilidades de importación y exportación y les condena a la pobreza.

importancia de la seguridad alimentaria

De ahí la importancia de entender que la seguridad alimentaria está ligada no solo a la seguridad biológica de los alimentos, en que los riesgos de intoxicarnos sean mínimos (o mejor aún inexistentes), sino también a la seguridad social y a la salud. Seguridad alimentaria se traduce en mejoras nutricionales, en prevención de enfermedades, en agricultura sostenible, en menos dramas ambientales. En tanto que superar esos riesgos requiere voluntad, conciencia, inversión y capacitación. 

una alimentación consciente puede salvar al planeta
Alimentación consciente

Para saber más, haz click sobre la imagen

Para hacerle frente al hambre debe hablarse de resiliencia, de adaptación, de un mercado de tierra eficaz y transparente, de sistemas justos y equitativos.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: