CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación de los ríos Contaminación del agua

La contaminación del agua

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La contaminación del agua se define como la alteración intensa y dañina del recurso hídrico, producida por los residuos provenientes de procesos industriales o biológicos. Se considera que el agua está contaminada cuando ha perdido sus propiedades intrínsecas (características) de ser un líquido transparente, incoloro, inodoro e insípido.

Contaminación del agua
Contaminación del agua

Fuentes de contaminación del agua

Existen básicamente dos formas en que la fuente contaminante puede afectar a un cuerpo de agua, conocidas como contaminación puntual y contaminación difusa. En la contaminación puntual los contaminantes afectan de manera concentrada en un único sitio del cuerpo de agua. En la contaminación difusa los contaminantes se distribuyen a lo largo de la extensión del cuerpo de agua.

Según, sea la concentración y la frecuencia de la adición de los contaminantes a los ríos, lagos y mares, en esa misma medida se dará su proceso de autopurificación en mayor o menor extensión.

Cuando la descarga de contaminantes a los cuerpos de agua ocurre a bajas concentraciones y de forma puntual, el efecto sobre el ecosistema puede ser neutralizado de forma natural, mediante el proceso de autopurificación, es decir, la misma naturaleza se encarga de contrarrestar el efecto negativo de los contaminantes y restablece al cuerpo de agua a sus condiciones iniciales (antes de la adición de los contaminantes).

En los últimos años, la producción e incorporación de contaminantes al agua ha sido mucho mayor que la capacidad de autopurificación de muchos ríos, lagos o mares, comprometiendo seriamente la calidad de sus aguas.

Causas y consecuencias de la contaminación del agua

La contaminación del agua o contaminación hídrica puede ocurrir por diversas fuentes, principalmente, por descargas de residuos o desechos, ya sean sólidos y/o líquidos sin ningún tratamiento previo de depuración o con algún tratamiento, pero que no ha sido el adecuado, quedando contaminantes remanentes que deterioran la calidad del agua del cuerpo receptor. De allí que puedan observarse en ciertas zonas del mundo grandes acumulaciones de “basura” y cuerpos de agua que han perdido sus características naturales.

La contaminación hídrica produce alteraciones que tienen un impacto negativo en el ambiente porque:

  • 1. Perjudican la salud, seguridad y bienestar de la población.
  • 2. Crean condiciones adversas a las actividades sociales y económicas
  • 3. Ocasionan daños relevantes a la flora, fauna y otros recursos naturales.
Impacto de la contaminación del agua
Efecto de la contaminación sobre el ambiente

Tipos de contaminantes y sus efectos en los cuerpos de agua

Los agentes que deterioran las características del agua son de naturaleza diversa, basta que su concentración en el cuerpo receptor sea superior a los valores naturales, para que sean catalogados como contaminantes. Entre los principales tipos de contaminantes se encuentran los físicos, químicos y biológicos:

  • Contaminantes físicos son los que alteran principalmente las propiedades organolépticas del agua, modificando su color, olor, sabor, temperatura y disminuyendo su transparencia por la adición de sólidos suspendidos y sedimentables. Este tipo de contaminante es el que más se percibe por los sentidos, debido a que los cambios son evidentes para el ser humano; sin embargo, no siempre son los más peligrosos.

Cuando los ríos, lagos o mares están contaminados por componentes físicos, lo primero que se afecta son las actividades sociales y económicas que se desarrollan en ese cuerpo de agua. Se restringen o desaparecen las actividades deportivas o de recreación que se practicaban en esa zona, así como también, disminuyen los ingresos económicos que generaba, por ejemplo el río, para la comunidad que anteriormente los percibía de la pesca y cría de productos marinos. Es lógico que nadie quiera bañarse o entrenar en un agua con olor, sabor o color desagradable o diferente al convencional, y mucho menos, ingerir productos marinos obtenidos del cuerpo de agua contaminado.

  • Contaminantes químicos corresponden a aquellas sustancias que cambian las características propias del agua como es su pH, acidificándola o alcalinizándola, y que además, añaden componentes extraños como metales pesados, compuestos orgánicos (proteínas, carbohidratos, grasas, aceites), compuestos tensoactivos, nutrientes (compuestos con nitrógeno y fósforo), entre otros.  En muchos casos estos contaminantes no pueden ser percibidos directamente por los sentidos y son ingeridos o absorbidos por los seres vivos, provocando alteraciones diversas que pueden evidenciarse a corto o largo plazo, dependiendo de la concentración de los contaminantes en los cuerpos de agua.  

Entre los principales efectos negativos causados por los contaminantes químicos se debe mencionar la disminución de la concentración de oxígeno disuelto en los cuerpos de agua. Un cuerpo de agua natural, libre de contaminación, tiene aproximadamente 6 mg/L de oxígeno disuelto, que corresponde a la concentración requerida para el crecimiento y reproducción normal de los seres marinos.

Casi todos los organismos acuáticos necesitan respirar oxígeno para sobrevivir, es decir, son seres aerobios. Durante el proceso de descomposición de los compuestos orgánicos, se requiere consumir oxígeno para degradarlos a CO2 y agua (productos finales del proceso de oxidación), por tanto, se crea una competencia entre el oxígeno requerido por los seres acuáticos y el oxígeno requerido para el proceso de oxidación de las sustancias orgánicas. Según el grado de contaminación del agua, este consumo de oxígeno puede ser muy alto, dejando a los organismos acuáticos, sin oxígeno y causando su muerte.

Cuando la contaminación del agua ocurre por la adición de metales pesados, provenientes en su mayoría de las actividades antropogénicas (realizadas por el hombre), se produce un efecto negativo de bioacumulación en los seres vivos. Muchas de las sales formadas con metales pesados como el plomo, cadmio y mercurio son tóxicas y solubles en agua, lo que produce que sean fácilmente ingeridas o absorbidas por los organismos acuáticos, acumulándolas en su estructura e incorporándolas en la cadena trófica. Es decir, organismos acuáticos pequeños sirven de alimento a otros más grandes, quienes a su vez se contaminan por la ingesta de estos organismos inferiores que acumularon metales pesados y así avanza la acumulación de los metales en la cadena alimenticia hasta llegar al hombre, quien ingiere estos productos marinos que tienen almacenados en su músculos y vísceras los metales pesados.

El problema adicional que tiene la bioacumulación de los metales pesados, es que se magnifican llegando a afectar en mayor medida, la salud de los organismos superiores que los consumen, en el hombre producen ceguera, amnesia, raquitismo o incluso la muerte.

Finalmente, cuando los contaminantes químicos son ricos en nitrógeno y fósforo, producen una acumulación en los cuerpos de agua que los enriquece de nutrientes, favoreciendo el crecimiento de plantas superiores que no son típicas en estos medios, causando el problema de eutrofización de los ríos, lagos o mares, es decir, la muerte del cuerpo de agua por el crecimiento desmedido de plantas superiores que cubren la superficie del agua y evitan el ingreso de los rayos del sol, interrumpiendo u obstaculizando el proceso de fotosíntesis que las algas realizan para mantener normales los niveles de oxígeno disuelto para la vida acuática.

Eutrofización Proceso
Eutrofización

La contaminación hídrica producida por los nutrientes se debe principalmente a descargas de aguas residuales ricas en compuestos nitrogenados y fosforados, pudiendo provenir de descargas industriales sin el tratamiento adecuado, escorrentías de zonas agrícolas donde se usan elevadas cantidades de fertilizantes, así como también, pero en menor medida, descargas de aguas residuales domésticas. La contaminación puede llegar a ser tan grave que agota el oxígeno disuelto en los cuerpos de agua, transformándolo de un sistema aeróbico (con oxígeno) en uno anaeróbico (sin oxígeno).

Como puede evidenciarse, los contaminantes químicos tienen características que muchas veces pueden tener mayor incidencia sobre la calidad de vida que los contaminantes físicos; sin embargo, muchos de ellos no se perciben por los sentidos, haciéndose necesaria su determinación mediante técnicas analíticas de laboratorio especializados. De allí que un agua cristalina, no implica que esté libre de contaminación.

  • Contaminantes biológicos corresponden a los microorganismos patógenos o no que se incorporan al cuerpo de agua por vía natural o antropogénica y que pueden causar efectos adversos sobre la salud de otros seres vivos. Entre los efectos más importantes se pueden mencionar: infecciones en humanos, reinfecciones del ganado, enfermedades en los vegetales originadas por el riego empleando aguas contaminadas por hongos.

Los contaminantes biológicos pueden poder en riesgo la seguridad alimentaria de la población, por lo que es fundamental su remoción de los cuerpos de agua para evitar daños locales o de mayor envergadura.

Es de resaltar, que entre los contaminantes líquidos están las aguas residuales domésticas e industriales. Las domésticas son generalmente, menos dañinas que las industriales, por ser más homogéneas en su composición y poseer menor concentración de contaminantes; sin embargo, poseen microorganismos patógenos, que normalmente las industriales no poseen. Esta característica convierte a los residuos líquidos domésticos en fuentes importantes de contaminantes biológicos.

Soluciones a la contaminación del agua

En este artículo se ha querido resaltar las formas cómo el ser humano contribuye a la contaminación del agua, también llamada contaminación hídrica, conociendo las causas es más fácil entender las formas como puede disminuir el efecto dañino causado sobre el ambiente, en especial al ecosistema marino. Entre las acciones que se deberían asumir se pueden mencionar:

  • 1. No descargar al ambiente sustancias que contengan contaminantes físicos, químicos y/o biológicos, estos deben recibir un tratamiento que permita su eliminación o transformación a sustancias más inócuas o menos perjudiales.
  • 2. Prestar atención a las recomendaciones de los fabricantes, respecto a la forma de disponer o descartar materiales que ya no sirvan , por ejemplo las baterías o pilas, ellas son una fuente de contaminantes químicos, debido a que contienen metales pesados y hay que evitar que lleguen a los cuerpos de agua dándoles una disposición adecuada.
  • 3. Ajustar las dosis de fertilizantes que se utilizan en la agricultura, para evitar que las escorrentías arrastren tanta cantidad de nutrientes a los cuerpos de agua. Se debe recordar que los fertilizantes son fuentes ricas en nitrógeno y fósforo que son requeridos por las plantas para mejorar su crecimiento y rendimiento, por tanto, cuando se determina una concentración elevada de nutrientes en las escorrentías, significa que esos nutrientes no fueron absorbidos por los cultivos y representan una pérdida para los agricultores, además de ser una práctica poco amigable con el ambiente.

Recordemos: La acción individual redundará en la mejor calidad de vida de la población entera. Cada esfuerzo cuenta.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: