CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación agrícola Contaminación del agua Contaminación del suelo

La contaminación del cadmio: una amenaza latente

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

¿Has oído hablar de la contaminación con cadmio? Aquí te contamos por qué es una de las contaminaciones químicas más nocivas para el medio ambiente, los animales, las plantas y las personas.

La contaminación con el cadmio

¿Qué es el cadmio?

Es un elemento químico de color blanco plateado cuya abreviación química es Cd. Pertenece al grupo de los metales y se encuentra en la corteza de la tierra asociado a otros elementos como el zinc (Zn) formando sustancias complejas. Es un material barato porque se obtiene durante la explotación de otros metales valiosos como el plomo (Pb), el zinc (Zn) y el cobre (Cu).

¿Para qué se utiliza el cadmio?

Este metal pesado es un material suave, flexible y resistente. Te asombrará saber la infinidad de usos del cadmio: se emplea en baterías, aleaciones, en la fabricación de electrodos, como catalizador en la síntesis de metano (gas natural), en fotografía y como pigmento de pinturas y esmaltes de colores amarillo brillante, naranja, rojo y marrón. También se utiliza como estabilizador del policloruro de vinilo (PVC), llantas y radiadores de automóviles.

¿Por qué es tan contaminante el cadmio?

El cadmio se ubica en la lista de los cuatro metales pesados más tóxicos para el ambiente. Esta reputación se la ha ganado porque al llegar al ambiente se comporta de una forma muy particular. En primer lugar, es un agente dañino para la salud del hombre, los animales y las plantas. En segundo lugar, es acumulable en el ambiente y en los organismos vivos (bioacumulable) debido a que no se degrada. Otra característica importante es que puede ser trasladado a grandes distancias por el agua y el viento.

Características de la contaminación con el cadmio
Estas son las características que hacen del cadmio un contaminante muy poderoso

¿Cómo se produce la contaminación ambiental con el cadmio?

La presencia del cadmio en pocas cantidades es normal en la naturaleza. La actividad minera y la producción de los diversos materiales que contienen cadmio son los principales responsables del aumento de su cantidad en el medioambiente. Otras actividades que contribuyen en menor medida a esta contaminación son la combustión de basura y carbón, las emisiones volcánicas y la producción de acero y cemento. A continuación, te explicaremos como se contaminan los diferentes ambientes con este metal.

  • La contaminación del aire

Durante los procesos industriales y la explotación minera se producen partículas livianas que contienen compuestos con cadmio y se suspenden en el aire. Las cantidades del contaminante son considerablemente altas en las zonas industriales y pueden ser trasladadas por las corrientes de aire a otras zonas alejadas.

  • La contaminación del agua

El agua es contaminada principalmente por el vertido de aguas servidas (residuales) de las actividades mineras e industriales. Otra fuente de contaminación proviene del cadmio atmosférico (cadmio suspendido en el aire) que es depositado en las superficies del mar, lagos y ríos. En las zonas oceánicas abiertas la contaminación es diez veces menor que en áreas cerradas como desembocaduras de ríos contaminados.

  • La contaminación del suelo

Los suelos se contaminan con cadmio de la misma forma que las aguas, es decir, por deposición de cadmio suspendido en el aire. Una contribución importante a la concentración de cadmio en el suelo se debe al uso de fertilizantes a base de rocas fosfatadas. Estudios han demostrado que este tipo de fertilizantes aumenta en diez veces la concentración de cadmio en el suelo.

El uso de lodos para tratar suelos agrícolas también se considera una fuente de contaminación por este metal pesado. El cadmio llega a estos lodos porque pueden ser preparados con aguas servidas contaminadas provenientes de vertidos industriales.

Puede además ocurrir una contaminación local de los suelos agrícolas por cadmio atmosférico proveniente de minas, plantas incineradoras y del uso de combustibles fósiles como el petróleo. Causa mucha alarma el hecho de que este contaminante puede persistir en el suelo hasta trescientos años sin transformarse.

La presencia de altas concentraciones de cadmio en el ambiente, afecta a los animales, las plantas y a las personas. Los animales situados en la parte superior de las cadenas alimentarias que se alimentan de otros animales contaminados son los más afectados.

Muchas plantas tienen la capacidad de absorber y acumular este metal pesado sobre todo si crecen en suelos ácidos. La biotecnología aprovecha esta capacidad de las plantas denominada fitorremediación para remediar suelos contaminados.

Algunos vegetales comestibles como los nabos, la lechuga y las espinacas concentran con mucha facilidad grandes cantidades de metales pesados como el cadmio. Es impresionante encontrar en la lechuga cantidades de cadmio hasta 16 veces más altas que las del suelo.

Alimentos que se contaminan con el cadmio
Estos son los alimentos que más se contaminan con el cadmio

¿Cómo afecta la contaminación del cadmio a las personas?

Si la contaminación alcanza el agua, el aire o el suelo, también alcanzará a las personas. La principal fuente de contaminación de cadmio para los humanos es la comida, principalmente debido a la ingesta de vegetales contaminados.

Otros alimentos de origen vegetal como el arroz y el trigo también pueden ser fuente de esta contaminación alimentaria de origen químico. Los alimentos de origen animal como hígado, mejillones, almejas, langostas y peces también son vehículos de contaminación alimentaria de cadmio.

La intoxicación severa con este metal pesado puede ocasionar complicaciones graves en la salud como daño renal, debilitamiento óseo y daños en el sistema nervioso.

¿Puede controlarse la contaminación del ambiente a causa del cadmio? El panorama no es muy alentador porque es muy difícil de manejar, como ocurre con otros contaminantes. Pese a esto, se pueden implementar medidas que contribuyan a minimizar el aumento de sus cantidades en el ambiente. Las medidas principales se basan en el cumplimiento de las normas en cuanto a su emisión al ambiente. Asimismo, se puede reducir su concentración utilizando técnicas de descontaminación como la biorremediación.

Artículos Relacionados

Etiquetas: