CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente Pueblos y culturas

La trashumancia, un largo camino en favor de los ecosistemas y su biodiversidad

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La trashumancia es una actividad propia de la ganadería extensiva que consiste en el traslado masivo de los rebaños de ganado de manera estacional para poder aprovechar los pastizales de forma alternativa en el momento óptimo de su producción.

Qué es la trashumancia

Este pastoreo en movimiento es una labor de milenaria tradición en la que el ser humano, los animales y el ecosistema interactúan en perfecta armonía. En esta actividad confluyen varios factores que la convierten en un bien social, ecológico, económico y cultural de gran valor.

Aunque es una tarea con miles de años de tradición, la actividad trashumante todavía goza de fortaleza en diversos puntos del planeta. Es particularmente activa en África, donde la cultura bereber afincada en el Sahel y en el Magred la conservan con celo como una de sus actividades económicas y sociales más importantes.

En Asia los legendarios pueblos que hacen vida en la cordillera del Himalaya practican la trashumancia con el yak, un mamífero endémico de la zona, reconocido como un animal de gran rudeza, capaz de hacerle frente a depredadores fieros como el leopardo de las nieves.

A pesar de que el valor medioambiental, cultural e histórico de esta actividad está demostrado, su vigencia cada día es menos auspiciada. A nivel mundial, las políticas en materia de protección de los ecosistemas y de producción de alimentos son dictadas en detrimento de esta actividad que de ser abandonada y extinguirse se estaría privando al planeta de un servicio ecosistémico de valor incalculable.

En un momento clave de la lucha contra el cambio climático, la trashumancia representa una forma de aprovechamiento de los recursos de manera sostenible. Esta singular movilización de ganado garantiza un aprovechamiento racional del agua y del pasto que sirve de alimento a los rebaños. Adicionalmente los animales de la trashumancia son un vehículo de transporte y dispersión de semillas.          

Inclusive la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha exhortado en reiteradas oportunidades a la industria de alimentos para que se reduzca la ganadería intensiva, una de las actividades económicas que más gases de efecto invernadero produce.

Macrogranjas
¿Qué es la ganadería intensiva?

Para saber más, haz click sobre la imagen

Abogan desde el organismo multilateral por el fomento de la ganadería extensiva basada en pastos naturales y evitar la importación de cereales para la alimentación del ganado, pues esos rubros son necesarios para cubrir la alimentación de seres humanos, casi la mitad de la población del planeta, que sufren hambre.

Beneficios medioambientales de la trashumancia

La trashumancia se encuentra en todas las regiones de la tierra y abarca distintas culturas y pueblos, pero todas tienen en común el aprovechamiento racional de los picos estacionales que ofrecen mayor calidad forrajera.

La trashumancia y los ecosistemas
Un método de pastoreo que aprovecha los recursos naturales de manera eficiente.

En el pastoreo trashumante que se practica en España, se calcula que en cada recorrido que dura alrededor de un mes, una oveja trashumante transporta y dispersa 5.000 semillas en promedio, al tiempo que provee de abono a la tierra con más de 3 kg de estiércol. Esto se traduce en que: si el rebaño cuenta con 1.000 ovejas, disemina 150 millones de semillas y produce 100 toneladas de abono orgánico.

En la Península Ibérica, donde el cambio climático está siendo especialmente duro, la trashumancia tradicional propia de la región, es una aliada de gran valor pues permite que grandes extensiones de territorio puedan ser usadas de manera sostenible, arrebatándoselas a la desertificación y el abandono.

El aumento de la ganadería intensiva ha ido en detrimento de la fauna herbívora silvestre, que es la encargada de ofrecer servicios ecosistémicos como la dispersión de semillas, la modificación del paisaje, la interconexión de varios ecosistemas o repartir nutrientes.

La trashumancia es un método de pastoreo que aprovecha los recursos naturales de manera eficiente. Es un sistema sostenible y económicamente racional que es capaz de revalorizar al máximo las tierras no cultivables.

Desde distintos ámbitos del saber y el conocimiento se han destacado los distintos beneficios que ofrece esta práctica como herramienta de mitigación y adaptación de los ecosistemas en la lucha contra el cambio climático, al tiempo que fomenta modos resilientes de vivir.

El auge y la promoción de la agricultura han convertido a algunos hábitats en zonas de gran hostilidad para plantas y animales. Los corredores por donde transitan los trashumantes se internan en zonas agrícolas y eso permite que se dispersen semillas de plantas. Estos corredores también hacen las veces de refugio para fauna polinizadora como las abejas, especie de gran valor medioambiental y ecosistémico.

Una actividad desdeñada

Aunque la trashumancia ofrece a la humanidad una serie de valores que tienen que ver no sólo con lo ecológico, sino con lo económico y cultural, desde distintas instancias de toma de decisiones se desdeña esta actividad. Calificada por muchos como anacrónica e improductiva, muy pocas veces recibe la necesaria atención y se favorece a otras formas de producción de alimentos.

Beneficios de la trashumancia
La trashumancia es una manera de avanzar hacia la sostenibilidad del modelo de desarrollo.

Quienes abogan por preservar e impulsar la trashumancia, adaptada a la realidad de un planeta amenazado por el cambio climático, lo hacen desde el convencimiento de que esta forma de pastoreo es una manera de avanzar de forma segura hacia la sostenibilidad del modelo de desarrollo.

La trashumancia, además de ser un patrimonio cultural e histórico, es una forma de articular los ecosistemas. El atravesar vastos territorios en busca del mejor alimento para el ganado. Esta modalidad de pastoreo es una manera de hacer que los ecosistemas funcionen de manera complementaria y en armonía y puedan ser productivos de manera racional y sostenible, tanto para el ser humano como para la biodiversidad.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: