CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

Reforestación con árboles “digitales”, un proyecto contra el cambio climático

La lucha contra el cambio climático se lleva a cabo en varios frentes, y convoca el trabajo tesonero de distintas organizaciones alrededor del mundo. Una iniciativa privada, nacida en Italia en 2010, ideó un proyecto de reforestación basado en lo que ellos han denominado árboles “digitales”. Un plan que une la tecnología, el amor por el medioambiente y la cooperación.

Proyecto de reforestación con árboles digitales

La empresa Treedom, responsable del proyecto, se propuso plantar millones de árboles allá donde fuesen necesarios. Con esta iniciativa, es posible sembrar en varios países de Latinoamérica, África o Asia, registrar cada árbol plantado y seguir su evolución de manera remota, a través de la página web de la empresa.

De esta manera, se le da respuesta al grave problema de deforestación, se combate el cambio climático y se transfiere poder las comunidades locales a través del desarrollo sostenible. Desde su creación, Treedom ha plantado 1 millón y medio de árboles, los cuales han logrado capturar la nada despreciable cifra de 360 mil toneladas de dióxido de carbono.

Financiando a los agricultores del mundo

Tal como lo recogen en su sitio web, Treedom ofrece financiamiento a los agricultores que deseen y necesiten plantar árboles. Pero no se trata solo de otorgar recursos económicos. La organización ofrece asistencia técnica y transferencia de conocimientos para optimizar el manejo de los árboles.

Árboles Digitales para el desarrollo sostenible
Más de 84.000 agricultores en 17 países se han visto beneficiados con el proyecto de árboles digitales.

Aseguran los responsables de la organización que su filosofía está orientada hacia la formación de pequeños ecosistemas, que a la larga puedan convertirse en oportunidades de desarrollo sostenible para las comunidades y en garantía de ingresos económicos y de soberanía alimentaria a lo largo del tiempo.

Hasta la fecha, con este proyecto se les han brindado beneficios económicos y técnicos a más de 84.000 agricultores, pertenecientes a comunidades del Sur Global del planeta. Gracias a los árboles, las poblaciones rurales de 17 países han visto mejorar sus ingresos y su situación socioeconómica.

Tienen entre sus proyectos extender su campo de acción hacia otras naciones, sobre todo en Latinoamérica. Ya se encuentran en Haití, desde 2012, y en Guatemala, Honduras, Ecuador y Colombia.

¿Por qué “árboles digitales?

Otro de los aspectos importantes de este programa, que ya cuenta con una década de trayectoria, es que se apoya en la tecnología.  Según declaraciones de los voceros de Treedom, a cada árbol que es plantado, se le coloca una geolocalización con un punto de GPS, es fotografiado y se registra en un diario digital.

El propósito de este catálogo digital de árboles es que personas particulares o empresas compren uno o varios árboles y puedan hacerle seguimiento a su evolución a través de la página web de la organización.

Los árboles adquiridos pueden ser también un regalo para compartirlo con alguien más. Con motivo de Navidad, han lanzado la campaña #TheGreatestGift, pero pueden servir de original detalle para regalar en una boda o un nacimiento. 

El uso de la tecnología en este proyecto le confiere transparencia, un aspecto que debe ser cuidado con mucho celo en este tipo de iniciativas.

Una acción en favor del planeta

Otra de las aristas del proyecto Treedom, no podía ser otra que la preocupación por el futuro del planeta frente al cambio climático. Reforestar es una de las tareas que se deben abordar de manera más urgente.

La desertificación, la deforestación y la pérdida de biodiversidad, son las causas que más peso tienen en la crisis climática. Una crisis cuyos efectos golpean con más fuerza a los territorios más vulnerables económicamente.

Los estragos causados por los recientes huracanes Eta e Iota en Centroamérica, casi al cierre de la temporada de huracanes, es una prueba irrefutable de las consecuencias de un calentamiento excesivo del planeta.

Con la siembra de árboles, se está apoyando a las comunidades en su fortalecimiento socioeconómico, a la vez que se lucha contra las causas y las consecuencias del grave problema medioambiental que atraviesa la humanidad.

Más poder para las comunidades

Para los responsables de Treedom, todos los proyectos deben ir orientados hacia la consecución de tres objetivos fundamentales:

  • Ofrecer beneficios medioambientales a escala global.
  • Beneficiar a los ecosistemas locales.
  • Y favorecer a las comunidades, apoyando el trabajo de las mujeres, los jóvenes, estudiantes y asociaciones locales
Árboles digitales contra el cambio climático
La evolución de los árboles puede ser seguida de manera remota a través de la página web de la organización.

El trabajo con las mujeres y los estudiantes es uno de los aspectos que más se atienden en el proyecto. Dicen, que de esta manera se profundiza entre la población la conciencia por el cuidado del medio ambiente y los beneficios agroforestales.

Insisten en que no se trata solo de sembrar los árboles. El trabajo es mucho más extenso y está concebido a largo plazo. Se trabaja junto con las comunidades para escoger las especies de plantas más apropiadas para el entorno.

Además aclaran que la organización “no posee ni tierras, ni árboles ni frutos”. Todo es de las comunidades y sus integrantes. De igual manera, los clientes que compran los árboles tampoco tienen un beneficio sobre ellos.

Gracias a la iniciativa de una organización y su proyecto de reforestación árboles “digitales”, el verde follaje y los frutos de los mangos, el aguacate, el café, el cacao, los limones o las guanábanas se multiplicarán por todo el planeta. Un beneficio para el ambiente y sus comunidades.

Etiquetas: