CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Calentamiento global

Bóveda del fin del mundo: un seguro de vida frente a una catástrofe global

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Muchos cuando escuchan hablar de arca, se le viene a la mente un hombre barbudo, llamado Noé, rodeado de decenas de animales de todo tipo. Rememoran a un hombre que por órdenes de Dios construyó una embarcación para salvar al mundo de un diluvio. Hoy esas arcas existen y si bien tienen la misión de salvar al mundo de la hecatombe, ya no protegen animales, ahora son bóvedas de semillas, que de cara al futuro sirvan para alimentar a la especie humana.

arca de semillas

A medida que se acelera el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad se va haciendo cada vez más evidente y amenazante, urgen acciones para preservar la vida.

En medio de este desafío, ingeniosos han escuchado ese llamado que dice: “urge actuar antes que sea demasiado tarde” y ha decidido construir a escala mundial, cajas fuertes que permitan que la vida siga latiendo en el planeta Tierra.

En el mundo existen en la actualidad unos 1.700 bancos genéticos, donde se protegen miles de semillas para la siembra de plantas que puedan alimentar a la población ante una posible destrucción, semillas que se preservan en bóvedas subterráneas, a temperaturas especiales que alcanzan los -18°C.

La meta es lograr la protección de entre 2 y 3 millones de variedades de semillas que sirvan de sustento en el futuro.

El Ártico apunta a ser el ave fénix del planeta

En un remoto archipiélago noruego ubicado en el Océano Ártico, específicamente a unos 997 km del Polo Norte, una zona donde casi nada crece, en pleno estallido de la crisis financiera en el año 2008, con una inversión monetaria hecha por Noruega se construyó la mayor reserva de semillas de la Tierra y que apuesta a convertirse en el salvavidas humano en medio de lo que hoy se precisa como una inminente devastación.

Esta arca, también conocida como bóveda de juicio final, alberga unas 1,05 millones de variedades de semillas y si bien esta caja fuerte apunta a ser una fuente de vida en el futuro frente a los estragos del calentamiento global, no escapa de los impactos de este fenómeno.

Hace cuatro años, esta bóveda de semillas sufrió una infiltración de agua en su túnel de entrada debido a que las altas temperaturas derritieron el suelo que se supone debería estar congelado permanentemente.

De acuerdo a científicos, el Ártico se calienta dos veces más que el resto del planeta.

Ante el inconveniente, Noruega ha decidido invertir unos 20 millones de euros para aumentar la resistencia de las reservas. Para lograr eso, se ha tenido que construir un nuevo túnel de acceso hermético, en donde prometen que en los años venideros, será más cálido y húmedo.

A finales de febrero de este año, está bóveda de semillas recibió la mayor contribución que haya tenido desde su creación, cuando representantes de más de 30 bancos de semillas internacionales, así como diversas instituciones, depositaron en el arca más de 60.000 muestras de semillas. Es importante destacar que cada muestra contiene unas 500 semillas.

Los bancos de germoplasma prservan información de la biodiversidad
¿Qué son los bancos de germoplasma?

Para saber más, haz click sobre la imagen

Previo a esta donación, en esta bóveda del juicio final, nacida en 2008 había 990.000 muestras de semillas, hoy tiene 1,05 millones, pero eso significa menos de la mitad, puesto que esa arca tiene una capacidad para almacenar unas 4.5 millones de muestras en total.

Si bien en el pasado este banco de semillas había recibido más de un millón de muestras, en los años 2015, 2017 y 2019 el Centro Internacional para la Investigación Agrícola en las Áreas Secas (por sus siglas en inglés, ICARDA) realizó una serie de retiros. Esta institución es estratégica en la conservación de las semillas.

En el año 2015, cuando estalló la cruenta guerra en Siria, ICARDA recuperó del banco de semillas ubicado en Alepo, unas 100.000 muestras que fueron enviadas a otros bancos ubicados en Marruecos y Líbano.

bóveda de semillas

¿Qué contiene el nuevo depósito de semillas?

La reciente donación proviene de destinos tan diversos como Alemania, Brasil, Estados Unidos, Israel, Marruecos y Mali, incluso hay semillas donadas por el propio Príncipe Carlos, y las mismas varían desde especies muy corrientes hasta variedades muy raras o exóticas, ya sea de hierbas, vegetales u otro tipo de cosechas.

Cuando se habla de especies raras, destaca el trigo Emmer silvestre, el cual fue donado por la Universidad de Haifa, que tiene su sede en Israel, pero en ese donativo se encuentran cosas tan sencillas como las patatas directamente de Perú, que fueron donadas por el Centro Internacional de la Papa.

Por su parte la realeza británica, ha hecho su aporte a través del Príncipe Carlos, que ha decidido contribuir con casi 30 especies de plantas que se encontraban sembradas en las tierras de Highgrove en Inglaterra.

Pero la cuestión no se limita a eso, en este donativo ha destacado una contribución y la misma fue hecha por la Nación Cherokee, un grupo indígena nativo de Norteamérica que decidió enviar al banco de semillas más grande del mundo nueve variedades de semillas, que son importantes a nivel cultural, entre ellas se encuentran el maíz águila blanca, así como la calabaza candy roaster. Esta es la primera vez que una tribu estadounidense hace un aporte a esta bóveda.

sembrando el futuro

Sin duda alguna, las bóvedas de semillas representan un recurso estratégico de cara al juicio final, pero el llamado también debería ser a revertir en el presente las dramáticas consecuencias que estamos gestando en el ahora con nuestras acciones para los años venideros. Podemos tener una póliza de vida, sí, pero mejor sería no tener que necesitarla.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: