CARGANDO

Tipo de búsqueda

Animales Biodiversidad

¿Conoces al huemul, el ciervo endémico de la Patagonia?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Es conocido en la comunidad mapuche como “wümul”, como shoam” entre los tehuelches,  y “güemul” entre los araucanos. También se le llama ciervo andino y algunos prefieren nombrarlo como tarula. Hace 185 años se le consideró “el cuadrúpedo más singular” de Chile, país que lo incluyó en su escudo patrio y en 2006 lo declaró Monumento Nacional. Te presentamos al huemul, un animal cuya situación actual preocupa a las organizaciones ecologistas y conservacionistas.

huemules animales

Pertenece a la familia de los Cervidae y su nombre científico es Hippocamelus bisulcus. Es una especie nativa del bosque andino de Chile y Argentina. Es un mamífero que ha sido protagonista y testigo de la vida de los pueblos originarios de la Patagonia.

El expresidente chileno José Joaquín Prieto le llamó “el cuadrúpedo más singular de nuestras tierras”

Algunos le catalogan como arisco y desconfiado y otros, aseguran que es un ciervo curioso y cauto. Lo cierto es que el huemul es un animal poco conocido, con grandes habilidades y particularidades.

El huemul "…es sensible y menudo; tiene parentesco con la gacela, lo cual es estar emparentado con lo perfecto. Su fuerza está en su agilidad. Lo defiende la finura de sus sentidos: el oído delicado, el ojo de agua atenta, el olfato agudo. Él, como los ciervos, se salva a menudo sin combate, con la inteligencia, que se le vuelve un poder inefable. Delgado y palpitante su hocico, la mirada verdosa de recoger el bosque circundante; el cuello del dibujo más puro, los costados movidos de aliento, la pezuña dura, como de plata. En él se olvida la bestia, porque llega a parecer un motivo floral. Vive en la luz verde de los matorrales y tiene algo de la luz en su rapidez de flecha"

Gabriela Mistral - Premio Nobel de Literatura en 1945

Características del huemul

Su pelaje, denso y grueso, les sirve de abrigo para protegerse del frío y los fuertes vientos, y como flotador en el agua. Lo muda en otoño y en primavera. El color varía según la estación del año. Así que dependiendo del momento en el que se le observe puede tener una piel de color café oscuro o amarilla con manchas grises. Esta característica le ayuda a mimetizarse con facilidad con las rocas, suelo, matorrales y troncos y así evadir a los depredadores que le acechan.

Su cuerpo es rechoncho y robusto. Sus orejas son bastante llamativas, y al igual que su cola pueden llegar a medir entre 10 y 20 centímetros de largo

La altura, del lomo al suelo, puede alcanzar un metro y el peso oscila entre los 40 y 100 kilos. Los machos suelen ser más altos y pesados que la hembras, y tienen un distintivo bastante peculiar: un par de astas de dos puntas que nace cada año en primavera y que puede llegar a unos 30 centímetros de largo.

Normalmente es un animal solitario, pero en otoño e invierno se vuelve más gregario. Se agrupa y se desplaza en búsqueda de refugios y alimentos.

La época del celo comienza entre marzo y mayo y es entonces cuando el macho se prepara para la reproducción. Una vez que logra el apareamiento con la hembra, la gestación de la cría tarda entre seis y siete meses.

características de los huemules
Una hembra huemul solo tiene una cría por embarazo

Cuando nace el nuevo integrante de la familia, la madre le amamanta hasta los cuatro meses de edad, cuando el cervatillo comienza a incluir en su dieta alimento vegetal y va adquiriendo mayor estabilidad al andar y destreza para evitar a sus depredadores.

Alimentación

Los huemules son herbívoros, se alimentan de plantas, brotes de herbáceas (alstroemerias, geranios, orquídeas, violetas del monte y valeriana) y arbustos (maqui, maitén, roble, Baccharis sp., quinchamalí, liuto, chilco y chaura).

Pero su dieta está determinada por la disponibilidad del alimento, la cual depende de varios factores, como por ejemplo, el clima, la estación del año, las características del terreno y los ciclos biológicos de la vegetación.

Hábitat del huemul

Este ciervo andino habita en la cordillera de Chile y Argentina, en los bosques y zonas escarpadas de ambas naciones.

En la región de Aysén se encuentran las poblaciones de huemules más grandes del mundo. 

En la preferencia por uno u otro lugar influye la temporada del año. Por ejemplo, durante el invierno, el huemul opta por los lugares más bajos, boscosos y de gran cobertura vegetal para resguardarse de posibles tormentas invernales y minimizar el riesgo de quedarse sin alimento. Durante la primera, se desplaza a zonas de mayor altura. Igual que en el verano, cuando busca praderas en las zonas más altas, y escarpadas de los Andes, con abundante agua y temperaturas más bajas. En el otoño, le gusta pasearse por matorrales de roble con vegetación herbácea.

¿Cuáles son las amenazas que enfrenta el huemul?

El huemul se encuentra clasificado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) como un animal “en peligro”. Su supervivencia se ha puesto en riesgo por las siguientes causas:

Los huemules eran cazados para cubrir las necesidades de alimento, por diversión y para el comercio de sus astas. En 1929, esta actividad fue prohibida y al menos en Chile, está penada con cárcel y multas. Sin embargo, nunca faltan los cazadores furtivos que actúan bajo el paraguas de la ilegalidad. La carne del huemul, así como sus huesos y cuero parece que siguen siendo rentables en el mercado negro.

El puma, el zorro culpeo, los perros (asilvestrados y domésticos), y jabalíes son una amenaza, sobre todo si forman jaurías. Estos animales son sus principales enemigos naturales. Ahuyentan y cazan al huemul, por lo que lo empujan a zonas menos favorables para su subsistencia. En algunos casos, el huemul ante el riesgo inminente de ser devorado, muere pues su corazón no resiste el estrés.

El Ciervo Colorado, una especie exótica, es un gran competidor por alimento y territorio.

La intervención del hombre en la naturaleza ha hecho que las poblaciones de huemules, y de muchos otros animales, pierdan conectividad y el ambiente necesario para subsistir.

Los bosques andinos han sido deforestados y fragmentados para dar paso a la construcción de viviendas, rutas de acceso, instalaciones energéticas, embalses y otras barreras (cercos y alambrados) que, sin lugar a dudas, dificultan a los huemules el poder obtener alimentos, agua, refugio y sitios de reproducción.

La expansión de las comunidades y la consecuente circulación de vehículos en algunas rutas naturales, ahora pavimentadas y sin pastos, es una amenaza latente para el ciervo andino, pues le pone en peligro de sufrir heridas y atropellos.

El fuego es capaz de arrasar con bosques enteros y esto pone en peligro la vida de la fauna nativa. Destruye el hábitat y facilita el cambio del uso del suelo. Deja sin alimento al huemul.

El manejo inadecuado e irresponsable de la ganadería afecta el hábitat del cérvido. El ganado no solo invade sus espacios, sino que limita y disminuye la cantidad de vegetación que le sirve de alimento y además, le expone a altas posibilidades de contraer enfermedades bacterianas, como la Linfoadenitis Caseosa (L.A.C.), provocada por la bacteria Coynebacterium pseudotuberculosis y que causa la aparición de abcesos que al drenarse, expulsan contaminantes al ambiente. La Diarrea Viral Bovina, Parainfluenza, Paratuberculosis, Leptospirosis, Cisticercosis y Hidatidosis son otras de las enfermedades que pueden ser transmitidas del ganado al huemul.

No hacer lo necesario ni lo suficiente para mantener con vida al huemul, lo mantiene condenado a la extinción. En la actualidad su población no supera los 2.000 ejemplares.

Su población necesita del conocimiento, del respeto y del apoyo humano. Requiere que la comunidad científica, las instituciones y la sociedad en general se sumen en una permanente búsqueda de investigación cuyos resultados se aterricen en planes de monitoreo y atención, en proyectos de conservación que vayan más allá de la creación de reservas naturales, parques o corredores biológicos, que realmente cumplan roles más activos en la defensa y resguardo de la vida animal. Mientras eso no exista, pocas esperanzas habrá para salvar al cérvido.

dato curioso del huemul

Conocer y difundir las características de la población de huemules es recordar la importancia de la conservación de la especie y de la subsistencia humana.

"Cuando una especie desaparece, al final a lo único que nos estamos acercando es a la desaparición misma del ser humano. Lo peor es que vamos para allá y nadie lo toma en serio.”

Fernando Vidal - director del Departamento de Vida Silvestre de Fundación Huilo Huilo

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: