CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

El lado oscuro de los embalses y su impacto sobre el medio ambiente

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Con bastante frecuencia se suele decir que los megaembalses de agua son una proeza tecnológica, un gran avance en el control del recurso hídrico y fuentes de generación de energía renovable. Sin embargo, es muy poco lo que se expone y se debate acerca del impacto ambiental de las represas y sus efectos en los ecosistemas y la biodiversidad.

Efectos de los embalses sobre el medio ambiente

No son pocas las organizaciones ambientalistas y los colectivos ecologistas que han venido advirtiendo sobre las alteraciones de los grandes embalses en la naturaleza, en los paisajes, en las poblaciones humanas que hacen vida alrededor de zonas donde se construyen las represas y en la diversidad biológica de los ríos y los bosques ribereños.

Todos los asuntos relacionados con la construcción de embalses son de vital importancia y deberían concertar al menos la inquietud de buena parte de la sociedad. En los Objetivos de Desarrollo Sostenible formulados por la Organización de Naciones Unidas (ONU), tres de ellos están relacionados de alguna manera con la construcción de grandes represas.

Para el periodo comprendido entre 2015 a 2030 todos los países signatarios del acuerdo deberán planificar y desarrollar estrategias destinadas a:

  • Erradicar el hambre
  • Proveer agua y saneamiento de manera segura 
  • Garantizar acceso a energía limpia, asequible y sostenible para toda la población.

Lograr alcanzar esos objetivos de cara al año 2030 coloca a los gobiernos en el centro de un debate urgente en torno a cómo llegar a cumplir con los objetivos demandados por la iniciativa de la ONU. Cómo generar energía limpia, suministrar agua para la vida y dejar atrás el hambre demandan medidas creativas e innovadoras que además no impliquen la afectación de los ecosistemas. Un desafío mayúsculo.

Las represas no son todo lo que prometen

La disponibilidad de agua dulce es un asunto transversal en el desarrollo humano, siempre que sea un recurso bien conservado. Sin embargo, debido a su carácter esencial para la vida y el desarrollo social, los recursos hídricos son los más contaminados.

Cómo afectan las presas a los ecosistemas
La construcción de represas modificó la distribución y el acceso al agua a nivel mundial.

Según los investigadores, la perturbación de las dinámicas hidrológicas, la contaminación y la introducción de especies extrañas en las fuentes de agua, son parte de los peligros que se afectan a los ecosistemas de agua dulce en el mundo.

La construcción acelerada de represas, más de 45.000 en todo el mundo, durante la segunda mitad del siglo XX contribuyó en gran medida en las modificaciones de la distribución y la calidad del agua a escala global.

Aunque la principal razón para la construcción de un megadique es la administración de un recurso escaso como el agua dulce y la generación de energía limpia, los cientos de miles de represas a nivel mundial no han impedido que la falta de agua se extienda y se intensifique cada día más en todas partes del mundo.

La construcción de una represa implica:

  • Afectación de la calidad de las aguas

Las aguas de los embalses tienden a hacerse ácidas y no aptas para el consumo humano y animal. Esto sucede porque los embalses reciben los fertilizantes procedentes de las tierras de cultivo de las adyacencias y se crea un medio idóneo para la proliferación de algas que succionan el oxígeno del agua.  

Sequía en África
Cruenta sequía al sur de África arrasa con la vida silvestre

Para saber más, haz click sobre la imagen

  • Modificación de los ecosistemas

El bloqueo del agua afecta a la biodiversidad acuática, los sitios de pesca aguas abajo, los humedales así como los ecosistemas de las riberas y estuarios cercanos. Los ríos son una vía de transporte de nutrientes que alimentan a los peces y a la vegetación a lo largo del río, al no recibir el sedimento nutritivo el resultado es un ecosistema muerto.

  • Reducción de la biodiversidad

Las inundaciones necesarias para el embalse también arrasan con la biodiversidad y pueden contribuir a la extinción de especies. La construcción de la presa de Itaipú entre Brasil y Paraguay durante las décadas de los 70 y los 80, provocó la pérdida de un 70% de la biodiversidad de la región.

  • Contribución al cambio climático

Los bosques inundados para el embalse dejan de captar y confinar el CO2. Por otro lado, la vegetación ahogada empieza a descomponerse y libera metano, uno de los gases de efecto invernadero más poderosos. En un círculo vicioso, uno de los efectos del cambio climático son las sequías intensas y prolongadas, lo que provocará que haya menos agua en las presas y afectará la generación de energía. Países como Brasil será uno de los más afectados: 60% de la generación de su energía es hidroeléctrica. En una suerte de suicidio energético, el actual gobierno brasileño promueve la construcción de varios embalses en el Amazonas.

El alto costo social de las presas

En muchos casos a nivel mundial, la construcción de una gran represa representa la pérdida del hogar para millones de seres humanos. El sufrimiento económico, la desintegración de las comunidades, incluso la afectación de la salud física y mental, son las consecuencias que deben padecer quienes estén obstaculizando un proyecto de presa.

impacto ambiental de las represas
Impedir la construcción de una hidroeléctrica a veces puede costar la vida.

Las comunidades que hacen vida aguas abajo de las represas también son afectadas. Al recibir el agua contaminada, pierden el recurso del que dependían para vivir y trabajar. Quienes se oponen activamente a la construcción de una represa a veces deben pagarlo con la vida.

En el año 2018, dos activistas del movimiento Ríos Vivos de Colombia fueron asesinados por oponerse a la construcción de un mega proyecto hidroeléctrico, el más grande de Colombia: Hidroituango.

La organización Ríos Vivos lo dice claro. La construcción de la hidroeléctrica, en un ecosistema ya bastante afectado como es el de bosque seco tropical, es la muerte para el río Cauca, sus peces y las comunidades que dependen de él.

El impacto ambiental de la construcción de represas, y sus efectos sobre la población afectada, son poco divulgados. Pero es conveniente informar que estos proyectos son los responsables de una parte muy importante de la deforestación en el planeta, como la minería o la agricultura intensiva.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: