CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Desarrollo sostenible

Bancos de germoplasma, depósitos que almacenan vida

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Miles de especies vegetales corren el riesgo de extinguirse. Por distintas razones. Conservar, a mediano y largo plazo, toda la información genética de los seres vivos existentes es una labor encomiable que debe ser promovida, sustentada y protegida desde las políticas públicas o privadas de cada nación. Esta hermosa, meritoria y poco difundida tarea de preservación la llevan a cabo los bancos de germoplasma.

Los bancos de germoplasma prservan información de la biodiversidad

Un banco de germoplasma es un banco de semillas o lo que se conoce como Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (RFAA). Son instituciones que se crean por iniciativa pública o privada, con el apoyo de organismos multilaterales como la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), para servir de gran despensa donde se encuentran almacenadas y resguardadas semillas, tejidos y plantas que contienen la información genética de buena parte de las especies vegetales que sean de interés agrícola, forestal, ornamental y medicinal.

Tal como lo establece la FAO, estos recursos son esenciales para mejorar los cultivos a fin de garantizar una agricultura sostenible que permita alcanzar la seguridad alimentaria. Los bancos de germoplasma permiten que se pueda conservar estos recursos ex situ, es decir, fuera de su ambiente natural.

Las especies que se depositan en estos bancos de semillas son esencialmente las que tienen un uso actual o potencial para la agricultura y la alimentación, o bien porque son especies que se encuentren amenazadas por factores medioambientales, físicos o biológicos y por la actividad humana. También son resguardadas especies nativas que aún no poseen un protocolo definido de conservación.

El fin primordial de estos repositorios también es conservar la información genética de especies que se dejaron de sembrar y que han sido sustituidas por otras variedades. Dicha información permitirá llevar a cabo trabajos de investigación a fin de mejorar genéticamente a las especies y dotarlas de mejores características que faciliten su adaptación a cultivos productivos y sostenibles.

Objetivos de un banco de germoplasma

Conservar la inmensa e inestimable información de la biodiversidad del presente para legarla al futuro, es el objetivo fundacional de un banco de germoplasma.

Resguardar, caracterizar y manejar la mayor cantidad posible de información sobre especies vegetales cultivables que se encuentren en peligro, amenazadas por causas climáticas, desastres naturales, por la presión que ejerce la actividad humana o por brotes de enfermedades, son tareas que en los bancos de germoplasma cobra sentido llevarlas a cabo.

Objetivos de los bancos de germoplasma
Conservar la inmensa e inestimable información de la biodiversidad del presente para legarla al futuro

Los bancos de germoplasma también permiten conocer de manera fehaciente el patrimonio vegetal o animal de una región o de un país. De esta manera se garantiza que las generaciones futuras puedan hacer un uso sostenible de la biodiversidad para fines de soberanía y seguridad alimentaria o desarrollo médico y científico.

Las muestras que se atesoren en los bancos de germoplasma podrán, y deberán, ser utilizadas en la investigación y en la reintroducción para lograr la restauración de un hábitat determinado.

¿Cómo funcionan los bancos de germoplasma?

Como ya hemos dicho, estos repositorios son fundamentales para conservar la información y diversidad genética que permita, en un futuro, alcanzar una agricultura sostenible y garantizar la seguridad alimentaria y la preservación de especies que pudieran ser susceptibles de extinción.

En tal sentido, las normas para su funcionamiento están claramente establecidas por la Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura de la FAO, aprobadas en 2013 y en donde se reconoce la importancia de los bancos de germoplasma y el valioso trabajo de los fitomejoradores y los investigadores.

Importancia de los bancos de germoplasma
Los bancos de germoplasma deben cumplir con una serie de parámetros de índole tecnológica

Estas normas, recogidas en el documento que lleva por título Normas para bancos de germoplasma de recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, tienen como objetivo desarrollar un trabajo de preservación bajo procedimientos y estándares sustentados en el conocimiento científico y tecnológico disponible en la actualidad.

Las normas son bastante genéricas, como para que sea posible llevar a cabo su aplicación en todos los bancos de germoplasma alrededor del mundo, aunque se recomienda que se observe la información para cada especie concreta.

Estas normas, según el documento de la FAO, son voluntarias y no vinculantes, sin embargo destaca que es de suma importancia obtener y compartir el material fitogenético respaldado por una documentación adecuada a las normas nacionales e internacionales.

Los bancos de germoplasma además deben cumplir con una serie de parámetros de índole tecnológica que deben ser observados de manera exhaustiva para que el material que resguarden se conserve en óptimas condiciones.

Valores como la luz, temperatura y humedad son muy específicas. De igual manera los contenedores donde se almacenan las semillas o los ejemplares deben reflejar la información de la procedencia, la variedad y demás características.

Según establece la Red Europea de Conservación de Semillas Nativas, la mayoría de las especies vegetales producen semillas que son viables después de secadas y congeladas tras una correcta recolección y una adecuada clasificación posterior.

Los bancos de germoplasma son entes que demandan recursos económicos, financieros y tecnológicos que muchos países no pueden ni podrán afrontar, igualmente la formación de personal capacitado para su manejo.

Por tanto, se hace vital la cooperación y la interrelación entre entes públicos y privados en distintos niveles de competencia para no demorar más la creación y el trabajo de estas instituciones cuya valía aún está por ser determinada.

Artículos Relacionados

Etiquetas:

A continuación