CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Naturaleza

Domesticación de animales silvestres pone en peligro la fauna colombiana

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Colombia es un país que está ubicado en la parte noroccidental de América del Sur, lamentablemente, este país, uno de los más ricos en biodiversidad, ha sido reconocido a escala mundial por cuestiones nada admirables, como lo son el narcotráfico o una cruenta guerra perpetrada desde hace muchos años. A esa lista negativa se suma ahora un flagelo, la captura indiscriminada de animales salvajes, que son sacados de su hábitat natural para ser encerrados en casas, sí, en casas, y que está poniendo en peligro la fauna colombiana.

domesticación de animales

En los últimos años, las autoridades colombianas han tenido que enfrentar una realidad que quizás para muchos parece algo descabellado, varias son las llamadas que reciben autoridades ambientales de vecinos que se han encontrado por ahí, deambulando a una boa, por ejemplo. Y es que, en Colombia, actualmente existe toda una tendencia de tener animales silvestres en casa, como si fuesen mascotas, esto sin dudas pone en riesgo la vida de estas especies en un país que a nivel mundial destaca por ser el segundo más biodiverso, después de su vecino Brasil.

De acuerdo a los encargados de la protección ambiental y ecológica en Colombia, el deseo de tener animales silvestres en casa, como mascotas está estrechamente ligado a esas extravagancias que tanto les gustan a quienes están metidos en el mundo del narcotráfico

La mala costumbre de domesticar animales silvestres viene también arraigada en la falta de educación, las personas que compran estas extrañas “mascotas”, no dimensionan el impacto que pueden causar a la naturaleza al alejar de sus hábitats a estos animales silvestres, además, a todo esto, se suma la ambición inescrupulosa de quienes se dedican a la venta de estas especies, que poco a poco se van sumando a la lista de animales en peligro de extinción.

tráfico de animales

La comercialización de animales silvestres

De acuerdo a la ONU, después del narcotráfico y la trata de personas, el tráfico ilegal de especies es el tercer negocio ilícito más rentable del mundo, abarca un mercado anual de entre 10 mil y 26 mil millones de dólares.

En Antioquia, capital de Medellín, es común ver cómo se transportan vía terrestre toda clase de especies, las cuales son principalmente extraídas de las selvas de Córdoba, Chocó o Urabá.

La gente que compra estos “animalitos” no mide la dimensión del daño que causan, pues incluso entre las especies que más se compran se encuentran animales como los monos arañas o el churuco, que son especies que se encuentran amenazadas o en situación de vulnerabilidad.

Expertos destacan que cualquier espécimen que es extraído de su hábitat natural, para llevarlo a una casa como mascota, solo por diversión, o moda, es un animal que está muerto para la vida, puesto que estos animales se encuentran en un hábitat específico, no solo para llenar espacio, sino para cumplir una función biológica y ecológica en el ecosistema donde nacen.

Para que se tenga una idea del grave problema que representa la domesticación de los animales silvestres, tan solo en el Valle de Aburrá, al año, autoridades rescatan 5.500 ejemplares, además, según la policía ambiental, en 2017 incautaron 23.600 animales silvestres domesticados en toda Colombia.

Para evitar el comercio de animales silvestres, la legislación colombiana prohíbe a los veterinarios a atender este tipo de animales, a menos que tengan una autorización. ¿Qué se busca con todo esto?, que quienes tengan en su poder a este tipo de animales se vean forzados a devolverlos. Cuando estos requieran algún tipo de atención, en medio de este contexto, es importante destacar que aquellas personas que deciden regresar estos animales a las autoridades no son sancionados, no pasa así con los traficantes de estas especies, quienes en Colombia se exponen a penas de hasta ocho años de prisión, así como multas millonarias.

Las autoridades encargadas de detener este crimen contra la naturaleza, cuando rescatan a un animal, lo llevan a un centro de atención especializada. A estas instituciones llegan estos animalitos sometidos a un nivel de maltrato dramático; por ejemplo, pumas sin colmillos ni garras, con daños en sus cuellos producto de las cadenas con los que son amarrados, también llegan monos aulladores con problemas digestivos, pues sus dueños los ponen a comer “comida basura”.

Veterinarios aseguran que la mayoría de los animales que son sometidos al tráfico de especies, son mal alimentados, en consecuencia, estos animales quedan con un daño a veces irreversible en sus metabolismos.

tráfico de animales en Colombia

Es importante crear conciencia sobre todo el daño que causa la domesticación de animales silvestres. Del total de especies que son rescatadas en suelo colombiano, solo el 70% son reubicadas o liberadas, el 30% restante muere producto de afectaciones graves, incluso algunas son sacrificadas por el mal estado en el que se encuentran.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: