CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

Informe Planeta Vivo 2020: El planeta ha perdido 68% de su biodiversidad

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Durante casi 50 años el planeta se ha ido convirtiendo en un sitio más desolado. En ese tiempo se ha estado perdiendo casi el 70% de su biodiversidad. Así lo revela el más reciente Informe Planeta Vivo 2020 presentado por la organización Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Informe Planeta Vivo 2020

El sistema económico dominante ha llevado la sobreexplotación de recursos hasta límites que comprometen la vida misma sobre el planeta. El comercio globalizado, el consumismo, y el crecimiento de la población están destruyendo, de manera acelerada, la diversidad biológica mundial.

En el recuento hecho por la WWF, Latinoamérica tiene una especial mención. En todo el planeta, es una de las regiones más castigadas con la reducción de poblaciones de especies. De manera exacta, el 94% de las poblaciones de especies correspondientes a América Latina y el Caribe han visto esquilmada su integridad natural.

Planeta Vivo es un informe que elabora la organización Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) con una periodicidad bianual desde hace 22 años y cuenta con la colaboración de la Sociedad Zoológica de Londres (SZL por sus siglas en inglés). Su principal objetivo es pulsar el acontecer de la biodiversidad en el planeta.

El planeta nos está hablando

En un momento crucial por el que atraviesa la humanidad, donde se pone a prueba la estabilidad global, el Informe Planeta Vivo muestra con toda su crudeza el declive de la naturaleza y las consecuencias que eso está teniendo para la vida en el planeta. Claras señales que advierten que lo que estamos haciendo está muy mal.

La pérdida de biodiversidad ha aumentado en 50 años
En menos de 50 años, el planeta ha perdido al menos 68% de su biodiversidad.

Desde la organización aseguran que el estudio hace un seguimiento de la densidad de casi 21.000 poblaciones de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios alrededor del planeta. El estudio de  4.392 especies ha arrojado datos que muestran un descenso, promedio, de 68% de las poblaciones durante 46 años.

Señalan los autores del estudio que la actual pandemia es un indicador bastante significativo de cómo el ser humano se ha ido desvinculando de la naturaleza y qué tan dependientes somos de la integridad de los ecosistemas para sobrevivir.

Así mismo se advierte que estamos aproximándonos sin tregua al tantas veces mencionado “punto de no retorno”, que aunque es muy señalado parece que no le importa a quienes deben tomar políticas públicas que reviertan esa tendencia.

Un nuevo acuerdo global, con un liderazgo político sólido, se hace urgente para encaminarnos hacia un desarrollo sostenible y respetuoso de los recursos del planeta.

Latinoamérica está herida

El continente Latinoamericano viene mostrando una profunda transformación de sus ecosistemas desde la década de los 60 y desde entonces no ha hecho sino acelerarse. La pérdida más grande se observa en las especies de agua dulce, en los anfibios y los reptiles.

La biodiversidad de los ecosistemas dulceacuícolas es la que más embates ha sufrido, y en poco tiempo ha mermado mucho más que la de los mares o los bosques. Aseguran los expertos que el declive en la población de reptiles y peces se debe, principalmente, a la fragmentación de los territorios por el uso de los suelos, destinados a la explotación agrícola y maderera.

Según se desprende del informe de WWF, se estudiaron 3.471 poblaciones de agua dulce y desde los años 70, ha disminuido en 84%, a razón de una especie por año. De igual forma, precisan que el 90% de los humedales de todo el planeta ha desparecido, lo que irremediablemente impacta sobre los ecosistemas de agua dulce y sus especies.

La pérdida de biodiversidad es un asunto que debe movilizar la conciencia colectiva. No es un problema que atañe solo al medio ambiente porque de su integridad dependen la economía, el desarrollo y la seguridad. Proteger la biodiversidad es una manera de asegurar la supervivencia de la especie humana.

La vegetación en retroceso también

Son numerosas las especies vegetales que el informe Planeta Vivo 2020 reporta también como desaparecidas. Describen que el número de plantas documentadas que ya no existen, duplica al de los mamíferos, aves y anfibios juntos.

La biodiversidad vegetal también se ha afectado
El número de plantas documentadas que ya no existen, duplica al de los mamíferos, aves y anfibios juntos.

Un estudio de la IUCN, publicado en 2015, ya advertía de esta realidad. Decía el trabajo, que 22% de especies de la biodiversidad vegetal, en su mayoría en las zonas tropicales, estaba en peligro de extinción.

Subrayar la situación de vulnerabilidad de las especies vegetales es muy importante. Algunos investigadores hablan de un concepto llamado plant blindness, que podría traducirse como “ceguera hacia las plantas”. Es decir, que es común que la población perciba como biodiversidad solo a los animales y que los estudios se enfoquen en este tipo de diversidad.

Explican los especialistas que el equilibrio en la naturaleza solo es posible cuando se da el intercambio de materia y energía entre especies. Si se excluye de esa sinergia al componente vegetal, los procesos simplemente no suceden y lo que vendría luego sería el colapso total.

El informe Planeta Vivo 2020 revela que la biodiversidad de los bosques tropicales de Latinoamérica se redujo en 94%

No todo está perdido

Aunque el dato que más resalta del informe de la WWF es que la biodiversidad mundial se redujo 68%, hay algunos puntos positivos que es necesario destacar. Casi 400 nuevas especies y 4.870 nuevas poblaciones enriquecen ahora el tesoro de la diversidad biológica mundial.

Desde la aparición del Informe Planeta Vivo del año 2018, el número de especies ha aumentado en casi todas las regiones del planeta. De igual manera señala el estudio que es posible revertir la curva de la pérdida de biodiversidad, así como detener la tendencia destructiva cambiando el modelo de desarrollo.

Acatar y asumir las conclusiones del Informe Planeta Vivo 2020 es necesario para abrir la conciencia colectiva para avanzar. Caminar hacia un sistema económico, basado en el desarrollo sostenible, que nos permita salvar a la especie humana y hacer de la Tierra un planeta sano, justo y equilibrado para quienes nos sucederán.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: