CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Desarrollo sostenible

¿Cuáles son las fibras más respetuosas con el medio ambiente?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Aunque muchos no lo saben, la industria textil es una es de las que más daño le hace al planeta, después de la petrolera. Demanda una cantidad exorbitante de recursos naturales e incentiva una altísima producción de desechos. De esta manera contribuye incesantemente a empeorar las condiciones climáticas actuales, por eso es tiempo de replantearnos no solo la forma en la que consumimos, sino también en la que vestimos.

En esta ocasión, te mostramos cuáles son las fibras más respetuosas con el medio ambiente y te invitamos a hacer de tu armario un espacio más ecológico y responsable con el planeta.

cuáles son las fibras más respetuosas con el medio ambiente

De la fabricación de prendas resulta una gran contaminación por el vertido de aguas residuales, sustancias químicas tóxicas y microplásticos. Sin embargo, hacer de ella una actividad limpia y respetuosa con el medio ambiente es posible gracias al desarrollo de tejidos orgánicos elaborados con fibras naturales obtenidas a través de métodos  de bajo impacto ambiental, las mismas que se han usado desde tiempos prehistóricos para obtener bienes de primera necesidad, entre ellos, alimento, ropa y refugio.

Aquí una pequeña lista de las fibras naturales más respetuosas con el medio ambiente.

Fibras naturales de origen vegetal

Proceden de componentes vegetales, de las vellosidades de las semillas, los tallos de las plantas, follaje o cáscaras de frutas.

  • Algodón

El algodón es una de las fibras naturales predilectas de la industria de la moda, gracias a que es ligera, suave y transpirable. Es la más cultivada en el mundo y la más utilizada en la fabricación de toallas, sábanas y pijamas. Pero su cultivo a gran escala es nocivo para la salud del planeta. El uso intensivo de agroquímicos y agua que demanda para su lavado y blanqueamiento menoscaba la fertilidad de la tierra y la calidad de los acuíferos, lo que finalmente repercute en daños a la biodiversidad y la salud de las personas.

China, Inda y Pakistán son los mayores consumidores de algodón

Por la necesidad de minimizar tal impacto, el algodón reciclado ha comenzado a cobrar auge. Es una alternativa sostenible puesto que se elabora a partir de los restos de hilos, de tejido o ropa de algodón usada. Con él se evita el consumo desproporcionado de agua y de energía, el empleo de pesticidas y la llegada masiva de ropa de algodón a los vertederos de basura.

las 7rs de la sostenibilidad
Las 7Rs de la sostenibilidad

Para saber más, haz click sobre la imagen

  • Cáñamo

Es una fibra vegetal (procedente de una planta) extremadamente versátil, por eso es común que haga parte de algunos alimentos, materiales de construcción, telas y cosméticos.

El principal país productor de cáñamo ecológico es Canadá

Se dice que es una de las más antiguas del mundo y que puede crecer en tierras poco fértiles. Es muy bondadosa con el planeta: requiere de poca agua y ningún pesticida o herbicida, además es un gran fertilizante. Como tejido es una fibra suave, cálida, hipoalergénica, duradera, aislante y resistente a las bacterias y al moho. Tiene un plus: la protección frente a la radiación ultravioleta.

  • Lino

Procede del tallo de la planta “Linum usitatissimun y comparte con el cáñamo la cualidad de ser respetuosa con el medio ambiente, ya que también demanda poca agua y un mínimo de pesticidas y fertilizantes en su producción. Además, es totalmente biodegradable.

Como tela es una excelente opción para brindar frescura porque absorbe la humedad. También es bastante resistente, versátil, cómoda y ligera. De ahí que sea la favorita para usar en el verano.

El lino era usado en Egipto para envolver a las momias
  • Yute

Se obtiene de plantas herbáceas. Desde la semilla hasta la fibra, se caracteriza por su tolerancia a la salinidad, el estrés hídrico, las plagas y enfermedades y los extremos climáticos. Además, es reciclable, resistente, flexible y biodegradable. De ahí que se emplee comúnmente en la elaboración de sacos, suelas y sillas.

Los principales productores de yute son India y Bangladesh
  • Bambú

Es una fibra que tiene la particularidad de proporcionar suavidad, ser absorbente, nada irritante y proteger de la radiación solar. Además, tiene propiedades antibacteriales. El cultivo de esta planta es económico y de fácil cuidado.

moda y fibras naturales

Hay otras que son menos conocidas, entre ellas el bonote, una fibra corta que se extrae de la cáscara del coco y se emplea para fabricar sogas, colchones y tapicerías. El ramio, parecida al lino, el abacá, muy utilizado en la elaboración de bolsas de té y filtros de café; y la soja.

Y de las algas marinas también se puede crear hilo.

Fibras naturales de origen animal

Se producen a partir de las proteínas de origen animal para producir, generalmente, hiladas. Las más comunes son:

  • Lana

Se genera a partir del pelaje de las ovejas, las alpacas o el conejo de angora y se emplea para la elaboración de prendas finas, suaves y térmicas.

  • Seda

Es una fibra proteica que se genera naturalmente durante el ciclo vital de los gusanos de seda. Tiene como cualidad que absorbe bien la humedad, es resistente y elástica.

No todo lo natural es 100% ecológico

En líneas generales, las fibras naturales, de origen animal o vegetal, tienen la gran ventaja de:

  • Estar libres de componentes nocivos para el planeta
  • Mantener la fertilidad del suelo
  • Contribuir a la creación de la biodiversidad
  • Ser biodegradables

No obstante, su forma de producción, tintura y estampación, en algunos casos, las hace ser partícipes de procesos nada sostenibles y poco ecológicos. Ya vimos a groso modo lo que pasa con el algodón, que preocupa por su forma de cultivo extensivo, que resta terrenos forestales en países con pocos recursos, pero este no es el único ejemplo de la huella ecológica de la industria textil. Hay otra fibras que terminan siendo tanto o más contaminantes que el algodón.

Prácticas ambientales que no son tan sostenibles o buenas
Algunas prácticas ambientales no son tan buenas como creemos

Para saber más, haz click sobre la imagen

Con el bambú, por ejemplo, se obtiene el rayón, la primera fibra artificial que apareció a finales del siglo XIX, gracias a la aplicación de diversos productos químicos agresivos, como el disulfuro de carbón, que impactan negativamente en el medio ambiente.

En el cultivo de lana, hay toda una historia de crueldad animal aterradora. Se cría a las ovejas en granjas con condiciones nada amigables y luego se les esquila sin compasión alguna.

Por su parte, en el caso de la viscosa, una fibra que se saca de la celulosa de los árboles, la producción masiva requiere la deforestación de cientos de hectáreas de bosques, lo que contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero y la pérdida de la biodiversidad, entre otras cosas.

importancia de los bosques
La Importancia de los Bosques

Para saber más, haz click sobre la imagen

Así que no podemos considerar estas fibras naturales como sostenibles si durante el proceso de la plantación de las mismas o su elaboración no hay ni siquiera el mínimo respeto por el entorno. En la actualidad, podemos saber si lo son, o no, gracias a las certificaciones GOTS (Global Organic Textile Standard), STANDARD 100 by OEKO-TEX® y Estándar Global de Reciclaje (GRS por sus siglas en inglés), que siguen de cerca la producción de las telas, desde el cultivo hasta el proceso de transformación de los tejidos y la comercialización, así como de hilos y prendas, para asegurarse y garantizar que en tales procesos se cumple con la exclusión de productos químicos tóxicos, el tratamiento de residuos, el ahorro de agua y el otorgamiento de condiciones libres y justas de trabajo.

La agricultura y la ganadería ecológica forman parte esencial de la producción respetuosa y sostenible de materia prima textil

Queda ahora de parte de los confeccionadores, los diseñadores y la población en general exigir que el polémico y dañino fast fashion sea sustituido por la moda sostenible, basada en el uso de fibras naturales respetuosas con el medio ambiente y tintes naturales y la puesta en marcha de un comercio justo; por el bienestar del planeta y de las personas.

fibras naturales y sintéticas

Pongamos de moda la ecología y la sostenibilidad

El crecimiento poblacional, aunado al desarrollo socioeconómico, incentiva la demanda de ropa y demás productos textiles, y a su vez, la sobreexplotación de materias primas, la toxicidad, el uso de combustibles e incluso, la explotación laboral. Por cómo van las cosas, parece que la relación entre ecología y consumismo no cambiará en un futuro cercano, pero lo que sí puede pasar,  y necesitamos que así sea, es volvernos una sociedad más responsable, que piense antes de comprar y consumir en la importancia de cuidar los recursos naturales, que al elegir una prenda de vestir o una tela para tapizar, acuda a las elaboradas a partir de las fibras naturales respetuosas con el medio ambiente. Ellas constituyen la alternativa ideal para construir y desarrollar un sistema productivo saludable, que promueve la prosperidad y el crecimiento económico mientras protege la vida de los ecosistemas.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: