CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético

Detrás de las prendas de alpaca hay maltrato y tortura animal

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Las empresas y comerciantes dedicados al sector de los textiles no pueden esconder, tras la suavidad de una prenda de lana de alpaca, todo el dolor y el maltrato animal de los que son responsables directos.

Detrás de las prendas de alpaca hay maltrato animal

La organización Personas por el Trato Ético a los Animales (PETA por sus siglas en inglés), acaba de difundir desde sus plataformas, y en varios medios de comunicación, imágenes de estremecedora crudeza, que relatan los maltratos a los que son sometidas las alpacas, en una de las granjas más grandes del mundo, dedicadas a la cría y explotación de estos animales.

Reproducir vídeo

Mallkini, la empresa responsable de los maltratos recogidos en el video, pertenece a un consorcio de empresas peruano llamado Michell y que según reza en su página web, es el principal exportador de hilo de alpaca y lana de ovino del mundo. A juzgar por sus números financieros son una empresa bastante robusta.

Ante el revuelo causado tras la divulgación del material audiovisual, las empresas involucradas se han negado a hablar con la prensa, pero han emitido comunicados donde aseguran que son hechos aislados y que ellos deploran esos procedimientos.  

También afirman que en sus granjas se siguen los protocolos oficiales para la esquila aprobados por las autoridades peruanas y que van sancionar a los responsables de los deleznables actos de maltrato y tortura.

Aunque PETA ha tratado de hacer contacto con el grupo empresarial para conversar sobre el asunto, estos han esquivado los posibles encuentros.

Las imágenes registradas en los videos son de total drama. Animales agarrados a la fuerza, atados a cuerdas y poleas, gritos y chillidos.

Un esquilado rápido y violento que les produce heridas a los animales y son suturadas sin analgésicos. Son partes de las escenas que acompañan las denuncias hechas por la organización defensora de los animales.

Una industria que maltrata

Aunque las empresas textiles involucradas en las denuncias de PETA aseguren que lo aparecido en los videos son “casos aislados”, y que ellos son respetuosos en el trato de sus animales y sus prácticas son avaladas por certificadoras, el maltrato animal es una constante en la industria de la moda y los textiles.

La industria de los textiles tortura animales
Un video divulgado por PETA denuncia torturas y maltratos a las alpacas para arrancarles su lana.

Las chaquetas de plumas, una prenda muy solicitada durante la temporada de invierno, han sido señaladas como un producto hecho con material procedente del maltrato al que son sometidos los gansos. De nuevo, las imágenes de un audiovisual exponen con crudeza toda clase de prácticas funestas y terriblemente violentas para arrancarles, literalmente, las plumas a los gansos.

Las empresas que fabrican las chaquetas se cuidan mucho de cara a los clientes. Han ideado unas etiquetas que le colocan a las prendas que “certifican” que la pieza está “libre de maltrato animal”. PETA asegura que son solo medidas de marketing.

greenwashing
¿Qué es el greenwashing?

Para saber más, haz click sobre la imagen

Estas etiquetas que “lavan” la conciencia de los posibles compradores fueron concebidas por y para la industria textil, por tanto están fuera de cualquier mecanismo fiscalizador. Por otro lado, las regulaciones del sector son confusas. Si una empresa dice que no despluma animales vivos podría obtener las plumas de un proveedor y así obtener su etiqueta de “buena conducta”.

Tras la industria de la moda hay maltrato animal
Siempre es una práctica aconsejable leer las etiquetas antes de comprar una prenda.

En el año 2018, la marca de alta costura Versace anunció que dejaría de manera definitiva el uso de pieles de animales en sus colecciones. La medida también ha sido adoptada por marcas que ofrecen moda vegana, libre de maltrato y a precios accesibles para un público más heterogéneo.

Siempre es una práctica aconsejable leer las etiquetas antes de comprar una prenda. Aunque no son absolutamente transparentes, si contienen lana, pashmina, angora, casimir, añal, pelo de camello y mohair, un pelo especial de las cabras, no deben comprarse.

Hay en el mercado cada vez mayor presencia de tejidos sintéticos que ofrecen cualidades iguales o superiores a fibras hechas con partes de animales.  Gore-Tex, Polartec Wind Pro, fabricada con botellas de plástico recicladas, Thermolite, y Thinsulate, son algunas de las marcas de tejidos sintéticos que van poco a poco acaparando al público.

Falta mucho para acabar con el maltrato animal. La industria de la carne, que también provee pieles para la industria del vestido y del calzado, y es una de las principales responsables de la contaminación ambiental, incurre en toda suerte de prácticas de tortura y maltrato de manera sistemática y protegida por grandes grupos de presión.   

Solo la consciencia de los consumidores, informados y comprometidos con el consumo ético y respetuoso, puede obligar a las industrias de la carne y los textiles a abandonar el maltrato y la tortura animal que aún pervive en el mundo empresarial.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación