CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Ecología

El bambú es presente y futuro sostenibles

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El bambú ofrece tantos beneficios que muchos han llegado a calificarlo como el árbol del futuro. Y ya forma parte del presente en varios sitios del planeta. Al bambú le calzan varios adjetivos y todos describen lo extraordinario de esta planta y la versatilidad que ofrece.

bambú el árbol del futuro

Por su sitio de origen, China, el bambú está rodeado de cierto halo de misticismo, pues muchas corrientes de pensamiento lo consideran un árbol que encierra enseñanzas divinas. En Feng Shui, por ejemplo, se le considera al bambú una alegoría de la buena suerte y la prosperidad por sus largos y rígidos tallos.  

Pero sus cualidades y bondades no son para nada cosas del pensamiento mágico o de la religión. Sus propiedades son tangibles y están más que comprobadas. El bambú posee muchos atributos que lo convierten en una solución para preservar el frágil equilibrio medioambiental.

Las perspectivas de uso del bambú como material están creciendo sostenidamente, y es que esta planta representa una respuesta a la preocupación mundial por el delicado equilibrio medioambiental y el desarrollo sostenible. La Organización Internacional del Bambú y Ratán (INBAR), organismo con sede en Beijing y que promueve el desarrollo sostenible usando bambú y el ratán, asegura que el bambú es una opción renovable y sostenible al uso del plástico y la madera.

objetivos del desarrollo sostenible
Obejetivos del desarrollo sostenible

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

El bambú es muy generoso en sus emisiones de oxígeno a la atmósfera y absorbe dióxido de carbono de manera más eficiente que otras especies de árboles. De rápido crecimiento, al bambú se le califica como el “árbol inteligente” porque es capaz de retener y almacenar el agua durante la temporada lluviosa y hacer uso de ella cuando llega la sequía. Eso lo convierte en un aliado en la lucha contra la desertificación.

Algunos especialistas abogan por que sea considerado un recurso de extrema valía ya que es un cultivo que crece de manera acelerada. Aseguran que puede crecer hasta 1 metro al día y puede ser cosechado antes de los 10 años, mucho antes del tiempo que le toma a otras maderas madurar.

Señas de identidad del bambú

El nombre botánico del bambú es “Bambusoideae spp.” y pertenece a la familia Poaceae de las gramíneas. Existen 1.642 especies conocidas que crecen en los ecosistemas que le resultan más apropiados: el cálido y el tropical templado, característicos de África, Asia y Centro y Sudamérica.

características del bambú
Puede crecer hasta 1 metro al día y puede ser cosechado antes de los 10 años

En el año 2010 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) anunció que según sus estimaciones el bambú abarcaba más de 30 millones de hectáreas de tierra a nivel mundial.

Al día de hoy, las especies identificadas se encuentran divididas en dos grandes grupos: los bambús leñosos y los herbáceos. Van desde los bambús enanos que tan solo miden una media de 30 centímetros, hasta los ejemplares que alcanzan los 30 metros de altura o más.

Dentro del grupo de los bambúes leñosos es posible distinguir a dos tipos. Por un lado, nos encontramos con las especies templadas, capaces de resistir al frío más crudo y de conservar su verdor, incluso bajo las temperaturas más bajas. El otro grupo es el de los bambúes denominados tropicales, que si bien no son buenos para resistir heladas, son más altos y robustos.

El bambú es generoso

Desde hace siglos se viene utilizando el bambú para distintos fines. En sitios donde es endémico se usa en construcción. En Java, Japón o Malasia se ha usado en arquitectura compleja. Tanto, que dos arquitectos malasios, Warith Zaki y Amir Amzar, han acaparado titulares en los medios de comunicación por haber diseñado edificios hechos de bambú para lo que serían los primeros asentamientos humanos en el planeta Marte.

árbol de bambú
Es capaz de absorber CO2 cuatro veces más que otras especies vegetales

Mientras esa escena digna de una de novela ciencia ficción se concreta, en nuestro planeta el bambú representa un fuerte aliado en la lucha contra el calentamiento global y en la promoción del desarrollo sostenible. Es fuerte y tiene alta resistencia por lo que es un excelente sustituto del plástico.

Las cualidades que tiene el bambú lo convierten en un recurso para lograr un acceso a la energía limpio y sostenible, tal como lo establece el Objetivo 7 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

Gracias a la rapidez de su crecimiento es un material leñoso que ofrece muchas más ventajas. Se puede cosechar en 5 o 6 años, un periodo de tiempo más corto que el que necesitan otras especies usadas como materia prima.

El bambú va ganando prestigio mundial como recurso de biomasa. Puede ser utilizado directamente como leña o ser transformado en carbón, para uso doméstico o en la generación de gas para la energía térmica y eléctrica. Es una especie que no necesita ser replantada y es capaz de absorber CO2 cuatro veces más que otras especies vegetales, lo que convierte al bambú en un recurso de primer orden para combatir el calentamiento global.

Las posibilidades que ofrece de manera generosa el bambú lo convierten en una alternativa real y sostenible al uso de materiales contaminantes o muy costosos desde el punto de vista ecológico.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: