CARGANDO

Tipo de búsqueda

Ciencia Salud

La comida chatarra y el envejecimiento biológico guardan una relación estrecha

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Hay platos que por más económicos, prácticos y deliciosos que parezcan, deben ser excluidos de nuestra dieta, o al menos, hay que evitar comerlos en exceso, pues pueden afectar el desarrollo y funcionamiento de las células del cuerpo. Así lo confirma un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, el cual encontró un vínculo entre la comida chatarra y el envejecimiento biológico, un tema que evidentemente da paso a nuevas investigaciones.

comida chatarra y envejecimiento biológico

Investigadores de la Universidad de Navarra, en España, se dieron a la tarea de evaluar el consumo diario de alimentos ultraprocesados de 886 personas (645 hombres y 241 mujeres) mayores de 55 años. Los dividieron en cuatro grupos, tomaron muestras de su saliva y les practicaron un análisis genético cada 24 meses, durante 12 años.

Los datos obtenidos les han permitido asegurar que el consumo frecuente de este tipo de comida, carente de fibra, frutas y vegetales, hace que las células humanas se envejezcan más rápido.

El estudio presentado en el Congreso Europeo e Internacional sobre la Obesidad (ECOICO 2020) sugiere que quienes consumen más de tres porciones o platos de estos alimentos al día tienen el doble de posibilidades de que sus telómeros, estructuras que protegen la estabilidad e integridad del ADN, se acorten y deshilachen y en consecuencia, den lugar a la senescencia o envejecimiento biológico de las células.

Los telómeros actúan como relojes biológicos de las células del cuerpo.

Si bien es cierto que el acortamiento de los telómeros, se da de forma natural e inevitable mientras vamos envejeciendo, pues es parte del ciclo biológico, también lo es que puede ocurrir de forma prematura y acelerada gracias a la ingesta de comida rápida, precocinada o refinada.

Dieta y envejecimiento biológico

Hay alimentos que quizás son más baratos pero no nutritivos

La comida chatarra, o basura, como prefieran llamarla, muchas veces es la principal opción para quienes están fuera de casa a la hora del almuerzo o la cena, por ejemplo. Sin embargo, no puede ser parte de la dieta diaria. Aunque por lo general es de bajo costo y puede tener larga vida en la alacena, tiene poco o ningún valor realmente nutricional.

En realidad lo que contiene es un alto nivel de grasa, azúcares, sal, y aditivos químicos (colorantes, emulsionantes, almidones y preservativos), componentes tóxicos que dañan las células biológicas, propician la aceleración del envejecimiento y favorecen la aparición de enfermedades crónicas o degenerativas, que a su vez también acortan la duración de la vida celular y contribuyen a la discapacidad, morbilidad y/o mortalidad, entre ellas, la hipertensión, la diabetes, la osteoporosis, sobrepeso u obesidad y en algunos casos, el cáncer.

Si a eso le sumamos que por lo general, las personas mayores comen menos, bien sea por disfunciones orgánicas, interacciones de algunos fármacos o una situación económica precaria, el resultado puede tornarse aun más complejo.

La comida fresca ayuda a retrasar el reloj biológico

Es verdad, las pizzas, las patatas fritas y los refrescos son muy ricos, y seguro que más de una vez nos hacen agua la boca, pero si queremos tener una mejor calidad de vida debemos incluir en nuestros hábitos alimenticios más comida fresca y natural.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Leiden, en Holanda, el azúcar reduce la elastina y el colágeno de la piel.

No hay fórmulas para lograr la eterna juventud, pero sí hay maneras de retrasar el deterioro celular para envejecer de forma saludable, y eso es posible con un régimen alimenticio equilibrado, sano y consciente.

Una dieta balanceada, rica en frutas, vegetales, proteínas, verduras y cereales ayuda a tener una vida saludable. Estos alimentos, sobre todo si son ecológicos, orgánicos y/o biológicos, aportan todos los nutrientes, vitaminas y minerales que el organismo necesita para fortalecerse por dentro y por fuera.

Si ella se acompaña de una correcta hidratación (2 litros de agua al día), actividad física, la disminución o eliminación del consumo de alimentos o productos que intoxican el cuerpo (alcohol, cigarrillos, jugos sintéticos, gaseosas, golosinas y comida chatarra), al menos ocho horas diarias de sueño y una actitud positiva ante la vida, entonces, no solo se cuida el estado funcional de los órganos sino también la salud mental.

la comida chatarra perjudica la salud

La comida chatarra y el envejecimiento biológico están relacionados, pero la edad de las células implica un proceso multifactorial en el que entran en juego los patrones genéticos y otros factores variables, como la contaminación ambiental, el estilo de vida, la composición corporal, la oxidación celular, la función metabólica y la cardiovascular. Por tanto, cuidar únicamente la alimentación no es suficiente, hay otros hábitos que deben tomarse en cuenta, y corregirse de ser necesario, para evitar que las células, tejidos y vasos sanguíneos sufran daños, quizás irreversibles, y por ende, mejorar la calidad y esperanza de vida.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: