CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Ecología

¿Cuáles son los deportes más sostenibles?

Estamos en un momento clave. El abuso irracional de recursos y servicios ambientales nos está llevando a un punto de no retorno. Por ello, es necesario adoptar modelos de desarrollo basados en el respeto a la naturaleza, pero también en la equidad social. Ya muchos sectores han comenzado a movilizarse en este sentido. Ya vemos propuestas de producción de alimentos, bienes y servicios sustentables, y también crece el llamado a la práctica de los deportes más sostenibles. Si quieres saber cuáles son, sigue leyendo.

lista de deportes sostenibles

La Carta de la Tierra señala que “Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz”.

Esta ha sido, digamos, el punto de partida del debate social sobre el desarrollo sostenible. A raíz de esta declaración se han ido desplegando diferentes iniciativas y organizaciones que sin renunciar al crecimiento económico han considerado criterios ambientales para aprovechar los recursos de manera más inteligente y racional y garantizar la dignidad del ser humano.

Hoy, el deporte también es un sector comprometido con la preservación del planeta. Sus políticas y prácticas están cambiando a favor de evitar la degradación ambiental, la crueldad animal y los desequilibrios sociales. Fomentan la salud y la sostenibilidad, temas incluidos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los 6 deportes más sostenibles

La práctica continua de ejercicios, bien sea en casa, en gimnasios o en la calle, aunque no lo creas, suele ser bastante contaminante. Por eso, es necesario que optemos por aquellas disciplinas con las que podamos reducir el impacto de nuestras rutinas.

El deporte no tiene por qué ser cruel con el medioambiente. Todo lo contrario, debe cuidarlo y respetarlo. Aquí 6 opciones para que cuides tu salud y la del planeta.

1. Ciclismo

Es el deporte más sostenible. Se puede practicar en la ciudad o el campo, en zonas frías y cálidas. En la mañana, la tarde o en la noche. En grupos o en solitario No emite gases contaminantes, no genera ruido y ocupa poco espacio.

2. Running

Además de ser ampliamente recomendado para mejorar la salud física y mental, es un ejercicio cuya huella ambiental es de bajo impacto. Además, es una forma de conocer y disfrutar aún más de tu localidad.

Tú pones el ritmo, la distancia y el tiempo. Solo necesitas las ganas de correr, un calzado cómodo, una ropa liviana y el deseo real de no dañar el entorno a tu paso.

Y si correr no es lo tuyo, camina. Irte al trabajo, la uni o el súper a pie, también es de gran ayuda para el planeta.

3. Plogging

Si estás cansado de ver basura en tu ruta de ejercicios, esta disciplina nacida en Suecia te puede gustar. Además, será de gran ayuda para el ambiente y otros deportistas.

El plogging consiste en recoger la basura que encuentres en el camino mientras te ejercitas. Es una actividad muy común entre los que aman el running, pero se han ido sumando también ciclistas y amantes del trekking.

4. Natación

Es un deporte muy común pero no siempre es respetuoso con el medioambiente. Si quieres practicarlo de manera sostenible y responsable, dile no a:

  • Las piscinas artificiales. Para su mantenimiento y limpieza se emplean grandes cantidades de químicos.
  • Los gorros y bañadores hechos con poliéster y nailon, que son altamente contaminantes. Mejor elige productos elaborados con materiales ecológicos.

5. Senderismo

Camina por la montaña, disfruta del aire libre y de la naturaleza en todo su esplendor. Lleva un paso lento y procura no alterar nada del paisaje. La naturaleza y tu cuerpo te lo agradecerán.

6. Artes marciales

Se pueden practicar en espacios cerrados, pero también al aire libre. Es un deporte que demanda la combinación de estrategia y agilidad, por lo que únicamente necesitas concentración y poner a prueba tu propia energía.

los deportes sostenibles ayudan a disminuir la contaminación
Los deportes más sostenibles son grandes aliados en la lucha contra el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la desigualdad social.

Disciplinas que tratan de subirse a la sostenibilidad

Automovilismo

La Copa del Mundo FIM Enel MotoE, patrocinada por Enel, empresa de desarrollo de tecnologías de generación de energía renovable, está promoviendo una nueva modalidad del automovilismo. Apuesta por el uso de motores eléctricos y coches eficientes como forma de disminuir el consumo de combustibles fósiles.

En España, ADESP (Asociación del Deporte Español), ha creado la Green Sport Flag, un distintivo para los eventos deportivos comprometidos con la implementación de buenas prácticas, y el primero en llevarse el galardón ha sido el Campeonato de Motocross en Montearagón (Toledo) por el trabajo de adecuación de las instalaciones del circuito Tajoa Racing, realizado por el CD TeaMX Reina.

Fútbol

El deporte rey, no se queda atrás en la carrera y no solo quiere destacar en el uso de materiales sostenibles y la utilización de energía de bajo impacto, sino también en los sistemas de construcción eficiente. El mundial de Fútbol que se tiene previsto desarrollar en Qatar para el 2022, al parecer contará con el primer estadio de fútbol desmontable, transportable y reutilizable. El Ras Abu Aboud, atendiendo a criterios de construcción sostenible establecidos en la normativa verde de la FIFA, está diseñado para albergar al menos 40.000 espectadores y ocupará 120.500 metros cuadrados.

Olimpismo

Y en el mundo del olimpismo, las medallas ahora tienen nuevas presentaciones. Para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos deTokio 2020, cuya realización ha sido pospuesta hasta este 2021 por motivo de la pandemia del covid-19, se emplearán alrededor de ocho toneladas de metal reciclado para fabricar 5.000 medallas.

Ahora bien, ¿solo por estos cambios se puede decir que son deportes sustentables? Pues, no. No solo se trata del tipo de motor del auto, ni del material de los trofeos, ni de que algún competidor se preocupe por la defensa de la biota marina. La sostenibilidad abarca un todo y empieza desde el mismo momento de la propuesta de las competiciones deportivas.

Un deporte que se distingue por ser amable y respetuoso con el medioambiente también se caracteriza por funcionar como el mejor vehículo de comunicación para concienciar al público sobre el impacto del sector sobre el medio ambiente.

La organización y planificación de los deportes es clave

Cuando se organizan eventos deportivos masivos, se atrae un gran volumen de personas, entre practicantes, espectadores y organizadores; pero también de recursos e insumos, lo que puede generar consecuencias negativas para el ambiente.

Para minimizar el impacto en el medio natural, la sostenibilidad debe ser el eje principal de los eventos. Por tanto, hay que tener en cuenta ciertas consideraciones.

los deportes sustentables favorecen la salud de las personas y el planeta
La práctica de deportes en solitario o en pequeños grupos reduce el riesgo de impactos negativos en los entornos naturales.

De acuerdo con la Guía de buenas prácticas ambientales para eventos deportivos, los organizadores (clubes, empresas, federaciones, particulares) deben:

  • Identificar el espacio y  “ser especialmente cuidadosos con los eventos organizados en un entorno natural –montaña, lago, río, mar, aire, etc. – ya que las actuaciones que llevemos a cabo pueden generar, sin quererlo, un impacto significativo o irreversible en el mismo.”
  • Proteger zonas frágiles y entornos naturales. Lo ideal es evitar la práctica de actividades en zonas vírgenes y de especial sensibilidad en determinadas épocas del año, como humedales y turberas.  También las zonas con alta afluencia de animales.
  • Prever y gestionar la asistencia de público. “El objetivo es implantar y dimensionar adecuadamente las medidas que habrán de establecerse para evitar posibles impactos ambientales: acceso de vehículos, zonas de aparcamiento, número de contenedores de residuos, etc.” En tal sentido, esta guía recomienda fomentar el uso del transporte público o el acceso a pie o en bicicleta al evento, utilizar coches eléctricos, con tecnologías o combustibles más amigables con el medio ambiente y habilitar zonas de aparcamiento temporal en espacios adecuados.
  • Dimensionar bien la estructura organizativa necesaria y garantizar la información. “Debemos garantizar que toda la información relativa a la implantación de medidas sostenibles en el evento llega a todos los ámbitos de la organización.”
  • Minimizar el consumo energético. Evitar la instalación de equipos de iluminación y sonido que además de incrementar el consumo de electricidad, perturban la tranquilidad del lugar y de la fauna que allí habita.
  • Organizar la gestión de los residuos generados. Comprometerse con la recogida de todo tipo de residuos generados durante la actividad, y por supuesto, el depósito de ellos en los lugares y contenedores adecuados.
  • Contribuir al uso racional del agua. “Es preferible facilitar el agua a través de fuentes o dispensadores que embotellada” y “ser especialmente cuidadosos en aquellas regiones o localidades que sufren problemas de estrés hídrico o sequía.”
  • Fomentar el uso de materiales respetuosos, reutilizables y biodegradables. Lo ideal es optar por la ropa deportiva ecológica fabricada con fibras naturales de origen orgánico, así como también por implementos hechos a partir de materiales reciclables.

Pero los participantes también deben comprometerse con la sostenibilidad. ¿Cómo?

  • Diciéndole adiós a las botellas, esterillas y cintas elásticas de plástico y apostando más por productos hechos con soja o bambú, por ejemplo.
  • Respetando las rutas y señalizaciones, no utilizando atajos ni mucho menos, creando nuevos caminos.
  • No tomando nada del espacio natural. Ni fósiles, ni hojas, ni animales.

Lo más importante, no nos quepa la menor duda, es que a través de las buenas prácticas ambientales concienciemos al conjunto de la organización y posibilitemos en nosotros y en el conjunto de la organización un cambio de actitud”

Guía de buenas prácticas ambientales para eventos deportivos

Sumarnos a la práctica de los deportes más sostenibles es tener un rol activo en la evolución ecológica y social de las disciplinas que más nos gustan, y por ende, en la preservación de nuestro hogar común. Es difundir un mensaje a favor del planeta que supera cualquier ideología, política o estrategia empresarial “verde”.

Etiquetas: