CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Ecología Naturaleza

Los humedales son reservas de vida

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

De los humedales a menudo se piensa que son pozos de agua insalubre y que son un foco de enfermedades. Pero hay que tomar conciencia de su importancia. Los humedales son, de los ecosistemas, unos de los más valiosos para la sostenibilidad del medioambiente. Son grandes reservas de biodiversidad y prestan un buen número de servicios ecosistémicos.

Qué son los humedales

El estar cubiertos de agua la mayor parte del tiempo es una de sus principales características, pero no todo terreno que se inunde de agua es un humedal. El agua debe permanecer en el terreno el tiempo necesario para que sea posible que se desarrollen especies acuáticas, tanto vegetales como animales. 

Estos espacios de tierra que se encuentran cubiertos por el agua, a veces de forma permanente, otras veces estacional, reciben su nombre precisamente porque son sitios húmedos, bañados de agua y donde además abunda una gran variedad de especies de flora y fauna.

Según la definición de la Convención Ramsar, figura de la que daremos una aproximación más adelante, los humedales son extensiones o superficies cubiertas por el agua, sea esta de origen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces o salobres, incluidas las extensiones de agua marina, siempre que estas, en marea baja, no excedan su profundidad más allá de los seis metros.

Los humedales, que de manera común son llamados pantanos, marismas, ciénagas, manglares o turberas, son zonas de transición entre los ecosistemas terrestres y los ecosistemas acuáticos. Por lo general se encuentran ubicados en las proximidades de lagos o ríos, que son los que les proveen el agua necesaria. Algunos se encuentran aislados, en ese caso el agua que los cubre proviene de fuentes subterráneas.

¿Por qué son vitales para el planeta?

Estos ecosistemas húmedos son una fuente de biodiversidad de primer orden. Sirven de hábitat a una gran variedad de vegetación y especies animales. Los humedales son territorios muy apreciados por las aves migratorias, quienes los escogen como refugio, fuente de alimentación o sitio para su reproducción. De igual manera cuentan con poblaciones de especies animales propias de esos ecosistemas como peces, anfibios, reptiles, insectos y ciertos mamíferos.

pantanos_biodiversidad_humedales
Los humedales son una fuente invaluable de servicios ecosistémicos

Pero sin duda la importancia de los humedales cobra mayor relevancia en cuanto a que constituyen una fuente invaluable de servicios ecosistémicos para el ser humano y para el equilibrio medioambiental.

Estos ecosistemas proveen de agua dulce, la que usamos en aseo, cocina e hidratación y proporcionan especies para la alimentación, medicinas, materias primas para la construcción y forraje para animales. El cultivo del arroz, fuente primordial de alimentación para buena parte de la humanidad, solo puede llevarse a cabo en los humedales.

Por otro lado, los humedales contribuyen al control de crecidas y recarga de aguas subterráneas y son un aliviadero del calentamiento global porque son capaces de retener enormes cantidades de CO2, mucho más, 50 veces más que las selvas tropicales.

Tipos de humedales

Los humedales se encuentran en distintas latitudes de la Tierra. Se clasifican de acuerdo al tipo de agua, sea dulce o salada, el origen del agua y si son naturales o creados por el hombre.

En tal sentido la clasificación de los humedales se hace de la siguiente manera:

  • Humedales marinos. Son los que se encuentran cerca de zonas costeras como playas. El agua que los cubre es salada o salobre, es decir, son una mezcla de aguas dulces y saladas.
  • Humedales lacustres. Como su nombre lo sugiere, son de agua dulce y se encuentran a las proximidades de lagos y lagunas.
  • Humedales palustres. Estos humedales se alimentan de agua dulce y tienen aspecto pantanoso como las marismas y las ciénagas.
  • Humedales estuarinos. Se encuentran ubicados donde los ríos le tributan al mar. Son los manglares, deltas y marismas de mareas. La salinidad de estas aguas es intermedia.
  • Humedales ribereños. Son los que están ubicados en las adyacencias de ríos, arroyos y cascadas y su agua es dulce.
  • Humedales artificiales: Estos humedales son resultado de obras antrópicas y se crean para la cría de peces y camarones, para riego y para almacenaje de agua.

Preservar los humedales es una misión de la Convención de Ramsar

La Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, se conoce de manera más común como Convención de Ramsar y toma su nombre de la ciudad iraní donde se conformó el tratado en 1971. Este tratado intergubernamental de alcance mundial proporciona el marco necesario para, a través la acción nacional y de la cooperación internacional, impulsar y fortalecer la conservación y uso racional de los humedales y sus recursos.

Los humedales son ricos en biodiversidad
Los humedales están en la mira del cambio climático.

Este instrumento, uno de los de más larga data y el único que se centra en un solo ecosistema, surge de la preocupación por la sostenida desaparición de aves acuáticas y sus hábitats. Desde el año 1900 se ha perdido el 64 por ciento o más de los humedales del planeta. La construcción de infraestructura, el cambio en el uso de la tierra para la agricultura y la construcción de sistemas de canalizaciones y reservorios de agua, son algunas de las causas de la desaparición de grandes zonas de humedales.

Los humedales están en la mira del cambio climático. La contaminación antropogénica es su principal amenaza, pues es el desarrollo no sostenible, impulsado por un modelo económico de explotación intensiva de recursos lo que ha mermado la existencia de estos ecosistemas. Preservar y cuidar los humedales y su biodiversidad es proteger la vida. Son muchas las bondades que de manera generosa le aportan al planeta y al ser humano.

Artículos Relacionados

Etiquetas: