CARGANDO

Tipo de búsqueda

Ecología Medio ambiente

¿Sabes qué es la permacultura?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Vivir y cultivar de una forma sostenible, sin contaminar y sin explotar recursos sí es posible. La permacultura es la prueba de ello. Te explicamos qué es, en qué se basa su práctica y cómo aplicarla.

qué es la permacultura

Origen de la permacultura​

A mediados del año 1970 dos ecologistas australianos, Bill Mollison y David Holmgren, comenzaron a desarrollar ideas con la intención de crear sistemas agrícolas estables como respuestas al rápido crecimiento de la agroindustria, la destrucción del suelo y el agua y la drástica reducción de la biodiversidad. Fue así como nació la permacultura, un término compuesto por las palabras “permanente” y “agricultura” y que engloba aspectos sociales y económicos.

Definición

Se trata de un sistema creativo y consciente de valores y prácticas aplicables en el diseño y preservación de espacios (de pequeña, mediana y gran escala) productivos y sostenibles en plena armonía con el medio ambiente.

Uno de sus promotores, Bill Mollison, dice que:

"La permacultura trata de cómo diseñar asentamientos sostenibles. Es una filosofía y una manera de usar la tierra, que combina microclimas, plantas anuales y perennes, animales, suelos, uso del agua y necesidades humanas, para crear comunidades productivas y cohesionadas."

Pero, a este concepto le agrega luego un aspecto filosófico:

“La permacultura es la filosofía de trabajar con, y no en contra de la naturaleza; de observación prolongada y reflexiva, en lugar de labores prolongadas e inconscientes; de entender a las plantas y los animales en todas sus funciones, en lugar de tratar a las áreas como sistemas mono-productivos.”

Otros van más allá y aseguran que se trata de un movimiento integrado por personas que desean conservar los sistemas naturales y restaurar los daños provocados por la explotación descontrolada ofreciendo alternativas de diseño positivas y sostenibles.

Pero, se trate de una filosofía, una corriente ecológica, o un proceso de diseño, lo cierto es que la permacultura se basa en la integración de aspectos medioambientales, comunitarios y económicos, como una forma de integrar nuestros estilos de vida, nuestra subsistencia, el uso de los recursos y las necesidades energéticas y para ello permite la fusión del conocimiento científico con prácticas ancestrales.

¿Cuál es su objetivo?

Básicamente lo que busca la permacultura es combinar la vida de los seres humanos con el medio ambiente de una forma respetuosa y beneficiosa para ambos. El fin es satisfacer las necesidades del ser humano de la forma más amigable posible, sin explotar recursos naturales y sin contaminar. Siendo así, destacan entre sus ejes centrales la producción de alimentos, el abastecimiento de energía y la seguridad hídrica.

Persigue el diseño de infraestructuras sociales que fomenten el uso sustentable de los recursos, tanto en materia ecológica como económica y social. Es decir, que sean sostenibles a largo plazo, que hagan uso racional de los recursos, que sean saludables y que satisfagan las necesidades humanas y ambientales.

Pilares éticos

  • Cuidado de la Tierra: implica conservar y respetar el suelo, los bosques, el agua y las especies en sus distintas variedades como una forma de permitir que la vida continúe y prospere. Por ello, aconseja que se utilicen asociaciones particulares de árboles que se nutren y protegen mutuamente, que se construyan espejos de agua y se aproveche lo mejor posible el paisaje y sus elementos en la interacción de los ecosistemas.
  • Cuidado de las personas: se refiere a entender la necesidad de tomar en cuenta las necesidades y derechos de la gente, los pueblos, las comunidades. Aquí se plantea el equilibrio entre lo individual y lo colectivo en cuanto a derecho, accesos y conocimientos. Por lo tanto, la permacultura no solo se enfoca en la producción de alimentos, sino que, también apuesta por el trabajo en conjunto, por la cooperación y no por la competencia.
  • Repartición justa: habla de la redistribución de los excedentes de tiempo, dinero y energía mediante el establecimiento de límites al consumo y la reproducción, de reinsertar los residuos producidos por plantas, animales y actividades humanas en otras partes del sistema, y de tomar o usar solo aquello que sea necesario.
Permacultura
La permacultura se presenta como una respuesta positiva a la crisis ambiental de los últimos tiempos

Principios de la Permacultura

En 1988, David Mollison definió los principios universales en los que se sustenta la permacultura.

David Holmgren los amplió en el 2002. Agregó a la lista algunos principios más sistemáticos:

En líneas generales, lo que plantean estos principios es observar la naturaleza e imitarla,  reutilizar los materiales aumentando su vida útil, generar menos residuos, acumular y mantener la mayor cantidad de energía posible en el sistema, emparejar elementos con necesidades complementarias, de modo que se ayuden mutuamente a crecer y desarrollarse, mejorar y utilizar recursos y servicios renovables dentro del sistema y alentar a las personas a desarrollar la capacidad de cambiar y adaptarse a los cambios de forma creativa y positiva.

La flor de la permacultura

La permacultura tiene 7 elementos de acción que han sido explicados a través de la figura de una flor, en la que cada hoja representa a uno de ellos:

Flor de la Permacultura
La Flor de la Permacultura representa los principios de diseño agrícolas y sociales de esta práctica

Administración de la Tierra y la naturaleza: Se refiere a la conservación y regeneración de los espacios y las especies.

Construcción: la utilización de elementos naturales y reciclables, como el adobe o la paja, para crear espacios cómodos, seguros y respetuosos con el planeta.

Herramientas y tecnología: habla de aprovechar las energías renovables en beneficio de las personas y el medio ambiente.

Educación y cultura: implica la transmisión del conocimiento y para ello es esencial generar consciencia social y promover la ética y los principios medioambientales.

Bienestar físico, mental y espiritual: promueve una alimentación sana, rica en productos orgánicos, la práctica de deportes en entornos saludables y el uso de plantas medicinales.

Economía y finanzas: incentiva la economía local.

Tenencia de la tierra y gobierno comunitario: tienen un rol especial las ecoaldeas y las cooperativas de producción y consumo. Se promueve la toma de decisiones compartida en las comunidades.

¿Se puede aplicar la permacultura en casa?

Como te has podido dar cuenta, la permacultura no solo es aplicable en la vida rural. Poniendo en práctica algunos métodos éticos y responsables en nuestras vidas, podemos trasladar este concepto a las ciudades. Aun y cuando pueda resultar un poco arriesgado, y hasta complicado, porque por lo general el ritmo de vida en las urbes es muy distinto, recrear en ellas ese equilibrio perfecto entre el hombre y la naturaleza, no es imposible.

Muchas veces se trata solo de aprender a cultivar en pequeños espacios algunos vegetales y frutas de forma orgánica. Así, balcones, terrazas, sótanos y hasta jardineras en las ventanas representan espacios de gran potencial, solo basta darle rienda suelta a nuestra imaginación. Pero no es solo cuestión de sembrar. También pueden ejecutarse acciones tan simples como reciclar la basura, reducir el consumo de energía o usar bicicletas en lugar del vehículo, o más ambiciosas, como crear cooperativas de consumo, organizaciones que se dediquen a darle uso a terrenos no explotados para plantar árboles.

En fin, tener una vida más natural y menos consumista.

Qué es la agroecología
La agroecología y el cambio climático

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

La permacultura es una práctica antigua, pero en estos tiempos, en los que el cambio climático arrecia su amenaza, es casi obligatoria si queremos gozar de un planeta menos contaminado, ecológicamente más sano y más habitable. No hace falta mudarse al campo para alejarse de la contaminación, el ruido y el caos, si nos convertimos en mejores seres humanos con un estilo de vida armónico con el medio ambiente, podremos tener mejor calidad de vida en cualquier lugar en el que estemos, la ciudad, la selva, el patio, la oficina o la escuela.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: