CARGANDO

Tipo de búsqueda

Animales Biodiversidad

¡Hoy es el Día del pingüino!

Cada 25 de abril el mundo celebra el día del pingüino, esa maravillosa ave marina que con su hermoso esmoquin negro, confeccionado naturalmente a la perfección, camina en la nieve y nada en el mar.  Hoy, en su día, aprovechamos este espacio para contarte algunas peculiaridades de estos llamativos animales y recordarte la importancia de su preservación.

El 25 de abril se celebra el día del pingüino

Tienen una forma muy peculiar y hasta graciosa de caminar. Su aparente torpeza o desequilibrio al andar les hizo ganarse el título de “pájaros bobo” y “pájaros niño”. Pero de eso no tienen nada. Sí, pertenecen a un grupo de aves, pero aunque tienen alas no pueden volar, por lo que en algún momento también se les trató como peces. Sin embargo, con el tiempo estos hermosos animales demostraron que sus “alas” no eran tal, sino aletas que les otorgaban la habilidad maravillosa para desplazarse en el agua. Pueden recorrer grandes profundidades con gran potencia y rapidez y bucear con un talento sinigual. Así son los pingüinos.

Estas aves marinas tienen un espléndido camuflaje natural. Su traje blanco en la parte de adelante les permite confundirse con la nieve y la luz del sol. La parte de atrás, de color negro, con las oscuras aguas del océano, por lo que se hacen menos visibles para los depredadores marinos que les acechan desde arriba. Pero además, su elegante plumaje les permite mantener su cuerpo caliente.

Habitan islas y continentes del hemisferio sur. Algunos viven en zonas gélidas y otros en zonas más cálidas, pero todos cerca del mar, por eso es posible verlos tanto en las costas de la Antártida, Nueva Zelanda y Australia, como en Sudáfrica, las islas Galápagos y la Patagonia Argentina. También en bosques, desiertos o dentro de túneles de lava volcánica, donde ubican sus nidos.

Una especie acechada por el hombre

No todo lo que vemos en comerciales de tv o en la pantalla grande es cierto. Aunque muchas veces nos muestran imágenes de pingüinos que patinan o nadan, en apariencia, sin temor alguno, la verdad es que estos encantadores animales enfrentan día a día, año tras año, una serie de amenazas que ponen en riesgo su hábitat, su alimentación, su salud y sus colonias.

La tendencia económica de los países en donde los pingüinos habitan ha supuesto una gran amenaza para su existencia, tanto en el reino terrestre como en el reino marino.

Durante el último siglo, sus poblaciones han experimentado reducciones significativas gracias a la falta de alimento en el océano, el cambio de las condiciones oceanográficas y la destrucción de su hábitat, producto del deshielo marino, la contaminación, la expansión de especies invasoras, la sobrepesca y otros peligros ambientales en los que el hombre tiene gran responsabilidad, como por ejemplo el vertido (accidental o intencional y crónico) de petróleo. A esto hay que sumarle el grave daño que le causa con la extracción ilegal de sus huevos, el turismo irresponsable y la construcción de infraestructuras en los océanos.

Los pingüinos se alimentan de diferentes peces, calamares y de krill
Los pingüinos se alimentan de diferentes peces, calamares y de krill

Pingüinos en peligro de extinción

En el mundo habitan unas 18 especies de pingüinos. Al menos 10 están amenazadas y de estas, cinco figuran en la lista de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN, por su sigla en inglés) como especies en peligro de extinción.

El mayor peligro lo enfrenta el pingüino emperador (Aptenodytes forsteri), el que alcanza mayor tamaño y puede aguantar has 22 minutos bajo el agua. La falta de hielo costero en la Antártida y la disminución de sus fuentes de alimento dificultan su reproducción y supervivencia.

Pero la situación también es bastante difícil para:

  • El pingüino de Galápagos (Spheniscus mendiculus), seriamente afectado por el aumento de la temperatura, en especial cuando llega El Niño, un evento ambiental que ha intensificado su frecuencia y severidad con el paso del tiempo. Esto y la contaminación por hidrocarburos le colocan “en peligro de extinción”.
  • El pingüino de Adelia (Pygoscelis adeliae) y el pingüino de barbijo (Pygoscelis antarcticus) ambos víctimas de la escasez de krill, cuya supervivencia es amenazada por el derretimiento del hielo en la Península Antártica.
  • El pingüino de Magallanes (Spheniscus magellanicus), que se desplaza entre Argentina, Chile y Brasil. Tener que competir con una pesquería feroz y el desarrollo petrolífero en el en mar Atlántico suroriental les puede llevar a sufrir enfermedades y ver perjudicados sus procesos reproductivos. Esto les hace estar en peligro de extinción.
  • El pingüino africano (Spheniscus demersus), que tiene cada vez menos disponibilidad de presas para cubrir sus necesidades alimenticias gracias a que la mayoría de ellas se están desplazando hacia otras zonas como consecuencia del cambio climático promovido por el hombre.
  • El pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti), que habita en el Océano Pacífico, a lo largo de la costa oeste de Chile y Perú. Esta especie categorizada como “vulnerable” ha sido duramente golpeada por el robo de sus huevos para el consumo humano y para cebo pero también por la degradación de su hábitat para la cosecha de guano.
  • El pingüino de las Antípodas (Eudyptes sclateri), muy vulnerable a los cambios de su entorno: los archipiélagos de las islas Antípodas y de las islas Bounty.

También el Pingüino del Cabo o «pingüino burro» como le dicen algunos científicos, el Pingüino de Macarrones (Eudyptes chrysolophus), o el Pingüino de ojos amarillos (Megadyptes antipodes) que vive en el suelo de los bosques y en las costas cubiertas de hierba de Nueva Zelanda, están en riesgo.

Pero no todos salen perdiendo en este desafío. Para el pingüino rey (Aptenodytes patagonicus) y el gentú (Pygoscelis papua), el cambio climático ha representado la oportunidad de extender su hábitat y su rango de acción hacia el sur.

Los pingüinos son potenciales centinelas de la contaminación

Así lo ha confirmado un estudio realizado por científicos del Instituto Cavanilles, en el Parc Científic de la Universidad de Valencia, y de la Unidad de Edafología. Según sus investigaciones, los pingüinos aunque se alimentan de las fuentes marinas, anidan en la tierra, donde actúan como bioacumuladores y biotransportadores de bacterias y sustancias contaminantes. Por vía de la alimentación los acumulan en sus organismos y luego los transfieren al medio terrestre a través de defecaciones.

Sus heces, cargadas de nitrógeno fertilizan en suelo, pero se ha demostrado que también lo contaminan pues ahora contienen grandes concentraciones de metales pesados y otros elementos químicos tóxicos producto de la ingesta de peces contaminados por la intensa actividad humana en el entono (petrolera, pesquera y turística principalmente, pero también científica) o de microplásticos.

Son víctimas y aliados

El aumento de la temperatura en la Antártida, el lugar donde habita la mayor parte de estas aves, está contribuyendo de forma dramática a la reducción del área de distribución y la disponibilidad de alimentos para las aves y mamíferos marinos. Como también lo hacen las alteraciones en la circulación y acidez de los mares. Esto afecta la composición y calidad nutricional de las presas que sirven de alimento a los pingüinos y por supuesto, a los propios pingüinos.

Evidentemente, les acerca todavía más a declinaciones poblacionales más severas, pero también los convierte en actores clave de monitoreo de los problemas ambientales que hoy enfrentan los océanos. Al mostrarnos lo que sucede en los ecosistemas oceánicos y costeros también nos dan señales de qué podemos hacer en pro de la conservación marina y por supuesto, de la preservación de su especie.

Día de la concienciación de los pingüinos
Cada 20 de enero se celebra el Día de la Concienciación por los Pingüinos

La naturaleza es extremadamente sabia y maravillosa. Nos provee alimentos, resguardo, vestido, energía y deleite. Tiene hermosas y sutiles formas de mostrarse. Las flores, las montañas, los mares y todo el universo de recursos y espacios naturales que albergan animales espectaculares, así nos lo demuestran. Todos sus elementos y manifestaciones tienen un propósito y lamentablemente pocos lo entienden, muchos lo olvidan y otros lo niegan. Gracias a eso, hoy nuestro planeta ya no es el mismo de hace cientos de años atrás, ni siquiera el mismo de hace unas décadas, ni tampoco el de hace cuatros años.

La velocidad con la que el hombre avanza para desarrollar ese bienestar social y económico que tanto anhela está acabando con el regalo más valioso que nos entregaron nuestros antepasados, el medioambiente, y aniquilando toda enseñanza de respeto y amor por quien hace posible nuestra permanencia en la Tierra. Tenemos miles de hectáreas de bosques arrasados, océanos contaminados, una atmósfera poco saludable y menos animales. Todo lo estamos condenando a la extinción.

Dicho esto, queremos, este 25 de abril, día del pingüino, no solo recodarte la importancia de preservar a esta carismática ave, sino también a todas las demás especies animales y vegetales que cohabitan con nosotros en este planeta. Las amenazas aumentan y la naturaleza nos exige actuar de manera eficaz y eficiente.

Etiquetas:

A continuación