CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

Las islas Galápagos, un tesoro natural protegido desde hace 61 años

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La importancia de las Islas Galápagos es tal, que el mundo está conmemorando que hace 61 años el gobierno de Ecuador declaró que este archipiélago de origen volcánico era un área protegida.

Este conjunto de islas, ubicado en medio del océano Pacífico, a 1.000 kilómetros de las costas ecuatorianas, se ganó tal distinción por ser un reservorio de invaluable riqueza natural para el planeta.

Importancia de las islas Galápagos

Décadas más tarde, el tesoro natural que representa este fascinante archipiélago fue reconocido y exaltado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en el año 1978, al declararlo como Patrimonio Natural de la Humanidad.

Durante los actos celebrados en el país andino por el aniversario, las autoridades resaltaron el buen estado de conservación del archipiélago, gracias al esfuerzo denodado del personal que se dedica a su cuidado. El 95% de sus especies registradas, únicas en el mundo, se mantienen en un buen estado de preservación.

El Parque Nacional Galápagos (PNG) se extiende en una superficie de casi 8.000 kilómetros cuadrados y está considerado por los expertos como el archipiélago de origen volcánico en mejor estado de conservación del planeta.

Las Galápagos y sus riquezas geológicas y de biodiversidad, están consideradas como la reserva marina más grande del mundo. Esto es porque 97% de su territorio insular es Parque Nacional y más de 130.000 kilómetros cuadrados de sus aguas son reserva protegida. El conjunto de islas está formado por 19 islas, 13 clasificadas como grandes islas y 6 consideradas pequeñas más 107 rocas e islotes.  

Según los estudios, el nacimiento del archipiélago fue hace unos 5 millones de años, como resultado de erupciones de origen volcánico en el fondo del océano, por eso el aspecto rugoso de su formación geológica, aunque es necesario resaltar sin embargo, que las islas no son solo rocas.

En su territorio es posible observar variados ecosistemas que van desde los bosques húmedos, playas de paradisíacas arenas blancas, acantilados y arrecifes coralinos.

El asombro de Darwin y la diversidad animal de las islas Galápagos

Cuando el Beagle atracó en las islas Galápagos con Charles Darwin abordo, los ojos del jovencísimo naturalista se llenaron de asombro. Embarcado en la expedición que le daría la vuelta al mundo, comandada por el capitán Robert Fitz Roy, arribaría al archipiélago en 1835.

El archipiélago de las Galápagos es un área protegida
Las Galápagos es el archipiélago de origen volcánico en mejor estado de conservación del planeta.

Durante su permanencia en las Galápagos, que duró dos semanas, Darwin pudo hacer observaciones del paisaje y la biodiversidad que le fueron útiles para las futuras teorías que moverían los cimientos del conocimiento científico sobre el origen de las especies.

Durante sus recorridos a lo largo de un mes, el joven Darwin hizo acopio de más de un centenar de especies de plantas, caracoles, peces marinos, aves, reptiles, insectos, entre otros y que le permitieron comprobar que eran especies únicas.

Además pudo constatar que las especies no solo eran únicas sino que algunas estaban presentes en unas islas y en otras no. Esta observación le permitió afirmar que cada isla generó las especies adaptadas a las condiciones muy específicas de cada medio ambiente.

El asombro de Darwin aún hoy se replica en los miles de turistas que visitan el Parque Nacional Galápagos, atraídos por la insólita fauna y los parajes singulares del archipiélago en medio del Pacífico.

El creciente número de visitantes turísticos del archipiélago es una de las preocupaciones de los defensores de las Galápagos.

pájaro brujo de islas Galápagos
El plan en las islas Galápagos para salvar al pájaro brujo

Para saber más, haz click sobre la imagen

Un futuro sostenible para un ecosistema amenazado

Aunque las islas Galápagos todavía son un destino turístico muy apartado y al alcance de muy pocas personas, el número de turistas que las visitan cada año no para de crecer. Al ser un Parque Nacional, un área protegida y un Patrimonio de la Humanidad, la cantidad de visitantes se limita bastante.

La biodiversidad de las islas Galápagos es única
La singularidad de las Galápagos viene dada por su biodiversidad única.

Hasta hace poco, solo se permitía la vista de 110.000 personas al año, pero eso número subió a 200.000. Probablemente el gobierno ecuatoriano no esté dispuesto a renunciar a los ingentes ingresos por concepto de turismo.

Ya diversas organizaciones han venido advirtiendo no solo del aumento de la actividad turística sino también el crecimiento de la población residente en las cuatro islas habitadas.

El crecimiento del turismo y de la población local está ejerciendo un impacto en los paisajes y los recursos del conjunto de islas, que se han visto modificados de manera considerable desde que fueron descubiertas.

Los ecosistemas húmedos, que son los que tienen mayor riqueza de diversidad biológica, han sufrido daños significativos. Importantes extensiones de bosques húmedos se han destruido en procesos de deforestación. La tala se ha llevado por delante la biodiversidad para darle paso a monocultivos que sirven de sustento a la población humana.

En el carácter único y singular de sus ecosistemas, de su biodiversidad y sus paisajes, es donde reside la importancia a las islas Galápagos. Que las especies endémicas como los piqueros patas azules, los lobos marinos, sus pinzones y sinsontes y sus cormoranes se sigan enseñoreando en medio del Pacífico, es un trabajo conservacionista de las instituciones públicas y privadas que no debe descansar.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: