CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Consumo ético

La sobrepesca: verdugo del mundo marino

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La industria pesquera a lo largo y ancho de los continentes está acabando con la biodiversidad y la belleza del mundo marino. Los ecosistemas marinos están siendo vulnerados por la sobrepesca que se produce a raíz del mercado negro, donde unos pocos inescrupulosos buscan lucrarse con especies marinas exóticas. Merluzas y calamares son los que más buscan quienes se dedican a la pesca ilegal, puesto que estas especies están sobrevaloradas en los mercados internacionales. La sobrepesca pone en riesgo la vitalidad de los arrecifes. América del Sur es una de las regiones más afectadas; actualmente los ecosistemas marinos son sobreexplotados, por lo que expertos piden su protección de manera urgente.

sobrepesca

¿Qué es la sobrepesca?

La sobrepesca que se produce en nuestros océanos, consiste simplemente en la captura indiscriminada en masas de la fauna que habita en las aguas. Estos agotamientos ponen en riesgo la biodiversidad en el mundo marino, puesto que no solo se atenta contra la especie animal que se quiere capturar, sino que además se dañan los ecosistemas donde esas especies viven. La sobrepesca podría dar paso a una de las catástrofes más lamentables, con consecuencias irreversibles, ya que, al capturar tantos ejemplares de una misma especie, se les impide a estas su reproducción natural.

¿Cómo comenzó todo?

Si bien la sobrepesca inició a comienzos del siglo XIX, cuando la gente de esa época capturaba de manera masiva a las ballenas, con el fin único de obtener grasa para la fabricación de aceites que luego se empleaban en las lámparas, esta práctica agotadora se convirtió a finales del siglo XX en un suceso global de proporciones catastróficas.

Cuando se habla de agotamiento de un ecosistema, por ahí siempre sobresale la palabra “negocio” como una de las principales causas. Recordemos que, a mediados del siglo XX, cuando inicio toda una ola de campaña para poner alimentos ricos en proteínas en la mesa de los consumidores, comenzó a ampliarse este negocio. Desde que la pesca se sumó a la ola de las máquinas, lejos quedó esa imagen que teníamos de un pescador montado en un barco con su caña de pescar, las grandes corporaciones se convirtieron en los principales proveedores de pescados y mariscos a escala mundial.

A través de la industrialización de la pesca, se pusieron en marcha técnicas devastadoras, técnicas extremadamente agresivas que poco a poco han venido agotando las poblaciones de los océanos, y es que quienes se dedican a la pesca industrial el fin único que buscan es lucrarse con un recurso que ni siquiera les pertenece, por lo que no es de extrañar que la palabra “conciencia” o “responsabilidad” se pongan en marcha a la hora de pescar.

Pero no es solo la pesca industrial que pone en riesgo la vida marina, también lo hace el mercado negro, la pesca ilegal se hace anualmente con el 20 por ciento del total de peces que se capturan y económicamente causa pérdidas de hasta 23 mil millones de dólares al año. A los riesgos se suma la pesca de arrastre de profundidad, un tipo de pesca insostenible y muy destructiva, puesto que las grandes redes de los buques arrastran el fondo del océano y destrozan y atrapan todo a su paso. Para que se tenga en cuenta el nivel de irresponsabilidad de esta práctica, entre el 30 y el 60 por ciento de lo que se atrapa, corresponde a especies que se han capturado de forma accidental, por lo que son nuevamente tiradas por la borda.

pesca ilegal

Consecuencias de la sobrepesca

La pesca indiscriminada se ha convertido en los últimos años en el verdugo del mundo marino, ya que amenaza de lleno a la biodiversidad que habita en nuestras aguas. La sobrepesca pone en riesgo además el equilibrio ecológico.

De acuerdo a cifras aportadas por la FAO, el 80 por ciento de las reservas de peces que existen a escala global están siendo explotadas al máximo.

Otro dato que genera alarma es el aportado por Greenpeace, desde donde afirman que se ha disminuido hasta en un 90 por ciento, las poblaciones de grandes predadores como son; el bacalao, el atún y el pez espada.

La sobrepesca tiene un efecto letal para el ambiente. Pruebas científicas revelan cómo la salud de los océanos se ha visto afectada por esta actividad, puesto que todo es una cadena. Cuando son sobreexplotadas algunas especies, las otras que comparten el mismo ecosistema se ven afectadas, así como se ve afectado el lugar donde ellas habitan.

Además, no se tiene una idea más o menos clara de cuando se terminará todo esto, a menos que se tomen medidas inmediatas. Expertos aseguran que si la sobrepesca continúa haciéndose como se ha venido haciendo hasta ahora, para el año 2048 habrán desaparecido todos los peces del mar, por lo que, en menos de 3 décadas, necesitaríamos un nuevo Dios.

consumo de pescado

Es importante que tomemos conciencia sobre todo el daño que causa la sobrepesca y que comencemos a implementar acciones que reparen todo el daño que le hemos causado a nuestros océanos. Científicos aseguran que, si se logra una pesca más responsable, un mayor uso de la acuicultura, la mayoría de las poblaciones piscícolas podrían reponerse.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: