CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Consumo ético Contaminación ganadera

AnimaNaturalis contra el modelo ganadero

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Madrid acoge por estos días la Cumbre Mundial por el Clima, la COP25, y el momento ha sido propicio para que movimientos animalistas planteen sus exigencias. La más contundente es la de AnimaNaturalis, que pide condenar el modelo ganadero. Las razones, te las contamos a continuación.

AnimaNaturalis contra la ganadería

Del de 02 al 13 de diciembre de 2019, la ciudad española de Madrid abrió sus puertas a cientos de personas que se dieron cita en la Cumbre Mundial por el Clima (COP25), un espacio para proponer y evaluar acciones de lucha contra el calentamiento global. Un encuentro que, como todos los años, coincide con protestas de diversos grupos activistas medioambientales que desean ser escuchados. Esta vez, la voz altisonante ha sido la de la organización AnimaNaturalis. Sus integrantes piden que no se excluya el tema de los hábitos de consumo de productos de origen animal, ni en esta ni en las próximas reuniones.

“Exigimos que esta COP25 abra los ojos a la evidencia y declare el consumo de carne como la principal causa de esta catástrofe ambiental”, fueron las palabras de Jaime Posada, coordinador de la organización en Madrid, quien participó activamente en una acción protesta orientada a alertar acerca de la peligrosa relación existente entre la industria ganadera y el calentamiento global.

COP 25 EN MADRID
Conclusiones del COP25

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

AnimasNaturalis responsabiliza al sector ganadero del cambio climático y no en vano. Sus acusaciones están avaladas por la comunidad científica internacional, que cada vez aporta más datos escalofriantes de la contaminación ganadera.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que la ganadería industrial es responsable del 14,5% del total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Una cifra que para la organización Worldwatch Institute se queda corta. Según los datos que maneja, si se toma en cuenta la respiración del ganado, el uso de la tierra y la producción de metano, la ganadería industrial emite 51% de los GEI.

Otros estudios afirman que la ganadería emplea 60% del agua potable del planeta y es responsable del 65% de las emisiones de óxido nitroso, un potente gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global. Y sumada a la agricultura, como método para alimentar al ganado, es una de las principales causas de deforestación, en especial en el Amazonas, donde la devastación del último año ha sido catalogada como “sin precedentes”.

Motivos de sobra para que Aïda Gascón, directora de esta organización animalista en España, asegure que “el modelo de consumo que se desarrolló a partir de la II Guerra Mundial es insostenible para el planeta”.

Tanto la producción como el consumo de carne han aumentado de manera exponencial con el paso de los años y el crecimiento poblacional. Desde el año 1800 hasta la actualidad, se ha multiplicado por 25. Tan solo en España, “cada persona consume de media al año 100 kg de carne. La media mundial es de 40 kg…”. Y para el 2050 la proyección es aún más preocupante: 9.600 millones de personas en el mundo y un consumo de carne multiplicado por siete.

Por eso, el llamado es a frenar el consumo de carne. Desde AnimaNaturalis consideran que “cambiar la alimentación para salvar el planeta es una medida que no podemos seguir postergando”. De ahí que su recomendación es reemplazar el consumo de carne por una dieta rica en vegetales. De esta manera, según indican sus reportes, se produce 50% menos de CO2, se usa solo 1/13 de agua, 1/11 de petróleo y 1/18 de tierra.

Añade un estudio de la Universidad de Oxford, que una alimentación vegetariana disminuye en 63% la emisión de gases de efecto invernadero, y hasta en 70%, una vegana.

Valga la ocasión para recordar aquel momento del 2018 cuando un informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la Organización de las Naciones Unidas aseguraba que cambiando nuestros hábitos alimenticios podemos contribuir en 20% a evitar el aumento de la temperatura global.

Pero, la protesta de AnimaNaturalis no es solo por la contaminación ocasionada por el sector ganadero, sino también por el maltrato al que es sometido el ganado. Vacas, cerdos, gallinas, y todo animal del cual pueda sacar provecho la industria, es maltratado, sometido al hacinamiento, sacrificado y descuartizado. Razones suficientes para que esta organización y otras, como “Animal Rights Watch” pidan acabar con la ganadería con fines económicos y velar por el derecho a la vida de cada animal que cumple un rol fundamental en el ciclo natural.

Que sirva esta lectura para la reflexión, para pensar en alimentos alternativos, como los que nos ofrece la agricultura celular, como la carne sintética, por ejemplo; para tomar conciencia de cuánto daño le ocasionamos a nuestro planeta, aun sin saberlo; para incentivar la discusión al respecto y para promover más acciones como la de AnimaNaturalis.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: