CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático

La COP25 sin final feliz

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

El encuentro climático que se dio cita en Madrid, llegó a su final topándose de frente con fuertes cuestionamientos. Los resultados de la COP25 parecen haber “decepcionado”, no solo al Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, sino también a las diversas oenegés participantes y la comunidad científica internacional.

Una COP25 decepcionante

La cumbre más larga de la historia

Fueron dos largas semanas de negociaciones y el tiempo se quedó corto. Las 36 horas de tiempo extra después del cierre oficial no bastaron. No fueron suficientes las reuniones ni las conferencias de prensa para lograr un resultado contundente. Algunos temas quedaron por fuera de las discusiones, otros quedaron en meros borradores, Unos países no se permitieron dejar atrás las diferencias, otros quisieron dictar sus propias agendas, en tanto que algunos pequeños salieron con las manos vacías. Razones que dejan un sabor amargo en las organizaciones ambientalistas y en la comunidad científica, y que en este artículo serán detalladas.

¿Qué se acordó en la COP25?

Aumentar la ambición climática y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, eso fue lo que se acordó. Se pidió a los países elevar sus metas de disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero y que sean presentadas el año próximo en la COP26, cumbre que se realizará en Glasgow.

Se esperaba mucho más que eso de esta COP25, pero es lo quedó asentado en el documento final titulado “Chile-Madrid, Tiempo de actuar”, luego de haberse desechado el primer borrador por considerarse insuficiente. Con la reformulación, el documento recalca la urgencia “de mantener el aumento de la temperatura media global a muy por debajo de 2°C” pero no se esclarece cómo accionarán los países en este sentido.

En esta ocasión, solo 84 de los 200 países participantes, se comprometieron a fijar planes más drásticos para disminuir sus emisiones. Como era de esperarse, los gigantes, los más contaminantes no se mostraron interesados por disminuir sus niveles de contaminación. Estados Unidos, China, Rusia e India figuran en esta lista.

Ante la falta de consenso en cuanto a los compromisos nacionales, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres dijo estar “decepcionado” y aseguró que “La comunidad internacional perdió una oportunidad importante de mostrar una mayor ambición en la mitigación, adaptación y financiamiento para afrontar la crisis climática”.

Sin embargo, agregó que está “más decidido que nunca a trabajar para que 2020 sea el año en el que todos los países se comprometan a hacer lo que la ciencia nos dice que es necesario para haber neutralizado las emisiones de carbono en 2050 y para no permitir que la temperatura se eleve más de 1,5 grados”.

Algunas señales de esperanza

Pero si algo positivo se le puede atribuir al acuerdo Chile-Madrid es que se reconocieron algunos aspectos importantes.  

  • El primero, la necesidad de una permanente actualización de las políticas climáticas basada en los avances de la ciencia.
  • El segundo, la importancia de los océanos como parte integral del sistema climático de la Tierra y la necesidad de garantizar los ecosistemas costeros.
  • Otro, el referido a la participación de las mujeres en la negociación internacional del clima. Para ello se acordó la creación de un nuevo Plan de Acción de Género que estará vigente hasta el próximo 2025.

En cuanto a las “pérdidas y daños” como consecuencias de la crisis climática, en la COP25 se estableció la creación de herramientas que faciliten que parte del presupuesto del Fondo Verde se destine a hacer frente a los efectos de los fenómenos climáticos, en especial en los países más vulnerables a ellos. Una petición reiterada de los estados insulares.

¿En qué no hubo consenso en la COP25?

Lamentablemente, en algunos puntos no se alcanzaron acuerdos. Parece que fueron insuficientes los llamados de la sociedad civil, de las comunidades científicas y de los activistas que recuerdan que urge la determinación para actuar.

El punto referente a los mercados de carbono, el famoso Artículo 6, uno de los grandes objetivos de la cita, quedó postergado para el 2020.

De acuerdo con lo establecido en el Acuerdo de París, en esta edición de la COP25 se debía crear un mercado de carbono que permitiera equilibrar los límites de intercambio de derechos de emisiones, pero el tema fue objeto de polémica. No faltaba más. En la pasada cumbre, la COP24 que se celebró en Katowice (Polonia), el tema también quedó estancado. En esta ocasión no bastó con la presión de la Unión Europea y de algunos países en desarrollo que reclaman criterios de justicia climática para evitar la doble contabilidad, es decir, que las reducciones de gases contaminantes se las anote simultáneamente el país que compra y el que vende sus créditos de carbono.

Acuerdo de París
¿Qué es el Acuerdo de París?

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

En la COP25, quedó en evidencia una vez más la desconexión entre los países que pretenden llenar cada vez más la atmósfera de CO2 y los que no.

Por un lado, está la Unión Europea, que anunció un nuevo “Green Deal”, un nuevo acuerdo verde con el firme compromiso de lograr la neutralidad de carbono para 2050, un acuerdo que solo Polonia se rehusó a aceptar.

Por otro, China, Estados Unidos, Arabia Saudita, Rusia e India dejaron ver su resistencia a asumir controles más fuertes para disminuir las emisiones. Ellos trataron de obstruir las discusiones, y Australia y Brasil intentaron buscar lagunas para reciclar viejos créditos de carbono y así “aparentemente” cumplir con lo pactado en el Acuerdo de París. Para dicha de estos grandes contaminantes, los mayores a nivel mundial, el texto final dejó el asunto para después.

Qué son los bonos de carbono
¿Qué son los bonos o créditos de carbono?

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

No obstante, esto que para ellos es un triunfo, para una comunidad global que exige un cambio a favor del planeta y sus habitantes, se traduce en un accionar lento e inadecuado toda vez que las advertencias se agravan con el pasar de los días.

Estudios científicos alertan un escenario desastroso para finales de siglo. Vaticinan que con los actuales compromisos climáticos, la Tierra puede calentarse más de 3°C, por encima de los niveles preindustriales. Y en base a ello, la ONU advirtió que a partir de 2020, las emisiones de carbono deben reducirse 7,6% al año si lo que se quiere realmente es lograr que el calentamiento global se limite a la mitad de lo pronosticado; es decir, a 1,5°C.

Mercado de Carbono en la COP25
El asunto de los mercados de carbonos se discutirá en la COP26

Realmente es una verdadera lástima que aun muchos no entiendan que usar menos combustibles no es sinónimo de retraso, de involución, sino todo lo contrario. Disminuir el uso de energías contaminantes nos hará respirar y vivir mejor, tendremos una casa común más sana, más habitable, con mayor crecimiento económico y millones de puestos de trabajo. Ojalá y no sea demasiado tarde cuando les toque entenderlo.

Entonces, razón tienen los medios en calificar este final de la vigésima quinta edición de la Convención Marco de las Naciones Unidas de Cambio Climático (COP25), como “frustrante”, “desastroso” y “mínimo”.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: