CARGANDO

Tipo de búsqueda

Arte ambiental

Vik Muniz, el arte de crear conciencia ecológica

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

En tiempos en los que nuestro planeta se ha convertido en un gran vertedero de basura, hay personas que en vez de “usar y tirar” practican el “usar y crear”, personas que decididas a trabajar en favor del medio ambiente reutilizan los desechos para darles una mejor vida y un nuevo valor. En esta oportunidad te presentamos a un artista brasileño que a través del arte busca crear conciencia en esta sociedad consumista y despilfarradora: Vik Muniz.

Vik Muniz

Vik Muniz, es su nombre artístico. El de pila es Vicente José de Oliveira Muniz. Es un escultor y fotógrafo brasileño nacido en una favela de Sao Pulo. Aunque ahora vive en Estados Unidos, vivió por algunos años en Río de Janeiro, donde se considera existe uno de los vertederos de basura más grandes del mundo, el Jardim Gramacho. Allí convivió no solo con las enormes cantidades de basura que llegan a diario, con el olor fétido, sino con la podredumbre y la lucha por la supervivencia de quienes recolectan los desechos. Todo lo que vio y vivió le sirvió de inspiración para lo que hace ahora: aprovechar materiales cotidianos para elaborar nuevas creaciones.

La realidad de aquel lugar parece haber tocado sus fibras y decidió darle visibilidad. Buscó cambiar el destino de quienes vivían en aquellas enormes montañas de basura intentando no morir en la pobreza.

En el año 2008 tomó fotos de las personas que trabajaban en el vertedero y después las reconstruyó usando las chatarras y residuos que ellos recolectaban. Chocolate, azúcar, juguetes, latas, botellas de plástico y neumáticos protagonizaban enormes collages que luego quedaron plasmados en una serie fotográfica llamada “Imágenes de Basura”, que más tarde se vendió en una subasta en Nueva York para recaudar dinero que serviría luego como recompensa a los recolectores que le ayudaron en el proceso. Uno de los retratos se vendió en 50.000 dólares, dinero que se entregó a los recicladores de aquel vertedero.

Basura electrónica
La Basura Electrónica y su Problemática

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

En adelante, se ha dedicado a reproducir grandes obras como las de Miguel Ángel o Goya empleando desechos. Muestra así lo que no se ve, lo que está por detrás de los trazos de estos artistas.

Vik Muniz reconstruyó fotos con desechos

Su intención, es que “cuando la gente contempla una de mis fotografías, me gustaría en realidad que no vieran allí algo representado. Preferiría que vieran cómo algo llega a representar otra cosa”. De modo que con sus obras más que mostrar lo que se puede hacer con un objeto reciclado, lo que ha intentado es reflejar cómo nuestra sociedad se ha convertido en una masa desigual de consumo y despilfarro de todo cuanto nos rodea.

Sus obras no son simplemente expresiones artísticas para el disfrute visual, son llamados de atención, de reflexión, de acción, de acercamiento y de ayuda.

Este artista brasileño se caracteriza por su solidaridad y fuerte compromiso social. Antes de ser tan conocido como ahora, denunció el trabajo infantil en las plantaciones de azúcar en la isla St. Kitts, en el año 1996. En ese momento, no usó objetos reciclados, sino precisamente los granos de azúcar que tanta alegría paradójicamente causaba en los niños y que era sinónimo de trabajo devastador para los adultos.

Muniz ahora no solo se dedica a la fotografía, también hace parte de una escuela de arte y tecnología para niños de bajos recursos que funciona en Río de Janeiro, Escola Vidigal es su nombre.

Sus trabajos le han hecho merecedor de varios reconocimientos, entre los que resaltan el que le fue otorgado por la Unesco en el 2011 al designarlo Embajador de Buena Voluntad; y el que le concedió el Foro Económico Mundial en el 2013, el Premio Cristal, por entrar en la lista de artistas que trabajan a favor de mejorar la calidad del mundo.

Darles una nueva vida a los residuos es reinsertarlos en la sociedad, es revalorizarlos, es cultivar una nueva forma de consumo, más responsable y menos contaminante. Necesitamos más personas como Vik Muniz, como Julián Jumalon en Filipinas y quienes han seguido sus pasos en la llamada técnica del “lepido-mosaico” para crear cuadros de paisajes y retratos a partir de las alas de mariposas muertas para darles una nueva vida y recordarnos cuánto daño hacemos a sus hábitats.

Sin dudas, necesitamos de más personas que abran nuevas ventanas hacia otros mundos que muchas veces son invisibles aun cuando los tengamos al frente de nuestras narices.

Si quieres saber más sobre la vida y obra de Vik Muniz, te recomendamos el documental “Waste Land”, el cual muestra cuán poderoso y transformador puede ser el arte, incluso para el planeta. Y si quieres conocer más historias de artistas que han decidido aportar su granito de arena para construir un mejor planeta, revisa nuestra sección de arte ambiental.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: