CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático Desarrollo sostenible

Bonos de carbono, una acción contra las emisiones de CO2

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

El principal responsable del calentamiento global y el cambio climático está claramente establecido: emisiones Gases de Efecto Invernadero (GEI) a la atmósfera producidos por la actividad humana. Los bonos de carbono, o créditos de carbono como también se les conoce, son una figura internacional que se estableció como un esfuerzo más por controlar y reducir los efectos de esos gases sobre el calentamiento global y la contaminación.

Qué son los bonos de carbono

Los Bonos de Carbono son uno de los instrumentos establecidos en el Protocolo de Kioto para tratar de disminuir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). Esta figura establece que el derecho a contaminar es un bien con un valor canjeable y con un precio establecido en el mercado. Un bono de carbono expresa el derecho que tiene una empresa a emitir a la atmósfera una tonelada de dióxido de carbono.

Por un lado, permite que los países desarrollados, los que más contaminan, paguen por tener derechos de emisión de gases contaminantes, y por el otro beneficia a los países que incentiven y promuevan el desarrollo sustentable, el respeto por los ecosistemas y la inclusión social.

El sistema de bonos de carbono funciona como lo hace cualquier otro mercado, es decir, donde interactúan dos figuras: el comprador y el vendedor y ambos cumplen una función determinada. El comprador se compromete a llevar a cabo los pagos correspondientes y el vendedor garantizará que se realizarán las actividades de reforestación y desarrollo sostenible que avalen los bonos que el comprador adquirió.

Las reducciones en las emisiones de GEI son medidas en toneladas de CO2 y se expresan en Certificados de Emisiones Reducidas (CER). Un CER equivale a una tonelada de CO2 que no se emitió a la atmósfera y puede ser transado y ofrecido a las empresas de los países del Anexo I (los más industrializados) según lo establecido en el Protocolo de Kioto.

Algunas de las actividades económicas que se pueden llevar a cabo para obtener una certificación  son la generación de energías renovables, adecuación de procesos productivos para hacerlos más eficientes y sustentables, siembra de vegetación, limpieza de lagos y ríos o la recolección de plásticos.

¿Cómo funcionan los bonos de carbono?

El progresivo deterioro medioambiental y sus consecuencias han obligado a los países desarrollados a asumir compromisos realmente efectivos que disminuyan las emisiones de gases contaminantes que la actividad industrial de esos países ocasiona.

bonos de carbono contra cambio climático

El mercado de carbono surge de la necesidad de facilitar que se cumplan realmente los compromisos adquiridos para reducir la emisión de GEI. El ámbito de acción de este mercado es internacional y se nutre de la generación y el intercambio entre unidades de reducción de emisiones de GEI y unidades de emisiones de GEI, según lo establecido en el Protocolo de Kioto.

En este acuerdo, establecido a instancias de la Organización de Naciones Unidas, las grandes metrópolis industrializadas, a excepción de Estados Unidos, se comprometen a reducir, con metas taxativamente cuantificadas, las emisiones de gases contaminantes en un tiempo también establecido. Para poder cumplir con estas metas se financian iniciativas de captura de gases en países en desarrollo y se toman como reducciones llevadas a cabo en el ámbito territorial del país emisor de GEI.

El objetivo es ir cambiando de manera progresiva las formas de producción y desarrollo económico a nivel mundial e ir avanzando hacia un modelo que utilice menos recursos no renovables y que permita la creación de nuevos mercados donde se intercambien productos basados en los esfuerzos por reducir la cantidad de dióxido de carbono en los ecosistemas.

Tipos de mercado de bonos de carbono

La existencia de este mercado obedece a la necesidad que tienen los países y las empresas de rendir cuentas ante los organismos supranacionales como la ONU, sobre sus emisiones de GEI. En este mercado se toma muy en cuenta la aplicación de los tres mecanismos que establece el Protocolo de Kioto para la reducción de emisiones de gases contaminantes, a saber:

tipos de bono de carbono
  • Comercio internacional de emisiones. Las negociaciones de las reducciones de carbono se realizan entre países pertenecientes al Anexo I del protocolo de Kioto, es decir los desarrollados. Tiene como objetivo alcanzar los compromisos adquiridos con el Protocolo de Kioto.
  • Implementación conjunta. Se fundamenta en la inversión en proyectos que disminuyan las emisiones de gases contaminantes y solo admite la participación de países con economías desarrolladas.
  • Mecanismos de desarrollo limpio (MDL). En este instrumento, es el único donde intervienen los países en desarrollo. Le da el aval a las naciones industrializadas para invertir en proyectos que reduzcan de manera significativa las emisiones de gases en países en desarrollo y que estas sean capaces de alcanzar un desarrollo sostenible. Bajo la égida de este último es como muchos países en desarrollo han podido acceder a los mercados de carbono.

En este mercado participan las empresas que de forma voluntaria han asumido la tarea de reducir sus emisiones GEI porque estiman que esto redundará en un aumento de prestigio. Estas empresas asumen que siendo responsables y comprometidas en términos ambientales les puede retribuir un beneficio crematístico.

Los bonos de carbono, pese a los diversos cuestionamientos que se derivan de la poca voluntad política para su ejecución, representan una posibilidad de llevar a cabo acciones efectivas contra el cambio climático. Una iniciativa que pudiera resultar modesta, sí, pero que frente a la urgencia es significativa.

Artículos Relacionados

Etiquetas: