CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático

Acuerdo de París

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

A continuación, todo lo que necesitas saber sobre el Acuerdo de París.

Acuerdo de París

Desde 1960 los asuntos ambientales comenzaron a cobrar importancia. La preocupación por los altos niveles de contaminación se hizo presente en multitudinarias protestas y agendas gubernamentales. Fue tal la presión social que en 1972 Suecia celebró la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente Humano, en 1988 se creó el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) para recabar y evaluar toda la información científica existente hasta el momento acerca de las variaciones climáticas y para que ofreciera recomendaciones a los países afectados. Dos años después, presentó su primer informe y la Asamblea General de las Naciones Unidas preparó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

A partir de entonces, el cambio climático ha sido el epicentro de infinidad de debates y discusiones, y han proliferado mecanismos políticos para tratar de reducir sus causas y minimizar su impacto. Uno de ellos es el Protocolo de Kioto. Entró en vigencia en el 2005 y en el 2012 se decidió extender su aplicación hasta el 2020, con la intención de recortar las emisiones de carbono. Pero la necesidad de descarbonizar la economía mundial llevó a organizar nuevas propuestas, y es por ello que nace el Acuerdo de París.

¿Qué es el Acuerdo de París?

Es un tratado universal y vinculante que se firmó durante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en diciembre de 2015 en París, la COP21, para dar respuesta global al calentamiento global.

Este acuerdo traza la hoja de ruta para “reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza”.

En esa línea, busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)  y con ello mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 2°C respecto a los niveles preindustriales, eso sí, sin descansar en los esfuerzos por limitarla a 1,5°C.

Qué es el Acuerdo de París

¿Qué países firmaron dicho acuerdo?

Este instrumento legal fue firmado por 175 Partes: 174 países y la Unión Europea.

Solo Siria y Nicaragua se abstuvieron de rubricar el pacto.

Países que firmaron el Acuerdo de París

¿Cuándo entra en vigencia?

El periodo de firmas del acuerdo se abrió el 22 de abril de 2016 en una ceremonia realizada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York. Posteriormente, el acuerdo sobre el cambio climático entró en vigor el 4 de noviembre de 2016 una vez cumplido el requisito exigido por el mismo: la ratificación de al menos 55 países que representan el 55% de las emisiones globales de GEI.

Y finalmente, es en enero de 2020 cuando comienza a ser aplicable el tratado, momento en el que finaliza la vigencia del Protocolo de Kioto, el cual inicialmente buscaba limitar las emisiones causantes del efecto invernadero en 5% respecto a los niveles de 1990.

¿Cómo se propone lograr su objetivo?

El Acuerdo de París establece 184 puntos, de los cuales 36 están enfocados a la reducción de al menos el 40% de las emisiones de dióxido de carbono, el principal causante del calentamiento global. En estos puntos se establecen compromisos de mitigación, adaptación y resiliencia.

  • Mitigación de los efectos

Los países se comprometen a reducir las emisiones globales de CO2 lo suficientemente rápido para lograr el objetivo de temperatura fijado y con ello minimizar el impacto y los riesgos del cambio climático.

Basados en esto, los países firmantes pueden comprar y vender emisiones de carbono como una forma de incentivar actividades de reducción de las concentraciones de gases contaminantes.

El tratado también invita a todos los países firmantes a conservar y aumentar, según sea el caso, los sumideros y depósitos de carbono, incluidos los bosques.

  • Transparencia y balance global

Todos los países firmantes deben rendir cuenta sobre sus acciones y resultados de manera regular, cada cinco años. Esto basado en la necesidad y la importancia del intercambio de información sobre reducción de emisiones y contribuciones a la inversión para la fijación de objetivos más ambiciosos.

Esto implica no solo informar al resto de los Estados firmantes sino también a la ciudadanía acerca de las prioridades, necesidades, planes y medidas.

La primera revisión obligatoria está prevista para el 2025.

  • Compromiso financiero y Resiliencia

Los países desarrollados están comprometidos a proporcionar apoyo financiero (y técnico) a los países en vías de desarrollo a partir de 2020 para reforzar su capacidad para afrontar las consecuencias del cambio climático. Deben, a partir de 2020, movilizar 100.000 millones de dólares para la realización de las inversiones necesarias para la ejecución de los planes de mitigación y adaptación.

Cada dos años, los países desarrollados deben proporcionar información transparente sobre dicha financiación, la cual, de ser preciso, podrá ser actualizada y aumentada a futuro.

  • Pérdidas y daños

Se asume como indispensable evitar, reducir y atender los daños y perjuicios ocasionados por los efectos del cambio climático aplicando criterios de apoyo y cooperación internacional.

  • Educación y sensibilización

Invita a la sociedad civil en general, instituciones públicas y privadas, ciudades y demás autoridades a sumarse en la lucha contra los efectos del cambio climático. Para ello, aboga por el acceso público a la información para fortalecer los conocimientos, las prácticas y los esfuerzos orientados hacia ello.

  • Implementación y cumplimiento

Cada país debe establecer sus propias metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, según su aporte histórico al calentamiento global y sus posibilidades. De modo que, a diferencia del Protocolo de Kioto, el Acuerdo de París se basa en cuotas y aportes nacionales voluntarios, no impuestos.

El pacto no establece penalizaciones por incumplimiento de las metas fijadas por ellas ni por el retiro voluntario. Pero, aunque no es algo que aparezca explícitamente en el texto legal, no significa que no pueda haber represalias diplomáticas por el resto de las Partes como forma de presionar al logro del objetivo fijado. 

¿Puede algún firmante retirarse del Acuerdo de París?

Sí. Cualquiera puede hacerlo siempre y cuando cumpla con ciertas condiciones. Los mecanismos formales inherentes a la renuncia pueden presentarse solo después de haber transcurrido al menos tres años desde la entrada en vigor del acuerdo (2016) y la salida del tratado se hace efectiva tras un año suplementario.

En caso de que el Estado firmante desee apresurar el retiro puede optar por abandonar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, quedando por fuera de cualquier discusión al respecto que sea promovida por la ONU.

Vale acotar que si un país abandona el acuerdo no se excluye la posibilidad de que un nuevo gobernante, a futuro, pueda incluir de nuevo a la nación en el pacto.

Ejes centrales del Acuerdo de París

El Acuerdo de París, con su planteamiento de la desvinculación de los combustibles fósiles, la reconversión energética, va de la mano con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en lo que se refiere a la integridad ambiental, la construcción de economías más sólidas y sociedades más seguras, saludables y habitables.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: