CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

Estudio predice los efectos del cambio climático en la región mediterránea

Un informe reciente realizado por la por la RedIndependiente de Expertos del Mediterráneo en Cambio Climático y Ambiental (MedECC) concluyó que los ecosistemas mediterráneos se calientan 20% más rápido que la media mundial, por tanto, de producirse un aumento de la temperatura global, muchos de sus servicios ambientales podrían  verse comprometidos. A continuación, más detalles sobre este estudio que evaluó los posibles efectos del cambio climático en la región mediterránea.

Estudio predice los efectos del cambio climático en la región mediterránea

Al menos 190 investigadores de 25 países participaron en el First Mediterranean Assessment Report, un informe que analiza de manera transversal los riesgos y efectos del cambio climático en la cuenca mediterránea, una región caracterizada por tener inviernos templados y fuertes sequías estivales.

El estudio advierte que los ecosistemas mediterráneos, se calientan 20% más rápido que la media mundial, y por tanto las consecuencias ante un aumento de la temperatura global pueden ser catastróficas.

La supervivencia los bosques podría estar en peligro

Alejandra Morán, investigadora del Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC), y Aitor Ameztegui, investigador de la Universidad de Lleida (UdL) y el CTFC fueron los expertos que se dedicaron a evaluar cuál sería el impacto que tendría el aumento de la temperatura global en los ecosistemas terrestres, específicamente en los bosques. 

Ambos coinciden en que, si no se toman las medidas necesarias para contener el calentamiento global, las zonas boscosas podrían volverse más vulnerables y en las zonas más áridas se podrían perder o reducir los servicios ambientales que estas prestan.

Ameztegui advirtió que “si el aumento de las temperaturas supera los 2 grados respecto a los valores preindustriales, los bosques mediterráneos se verán sometidos a unas condiciones sin precedentes en los últimos 10.000 años, frente a las cuales serían muy vulnerables”.

Un escenario como ese podría generar intensas sequías y en consecuencia, mayor aridez del suelo y más riesgos de mortalidades masivas de algunas especies vegetales, como por ejemplo robles y alcornoques.

Sin embargo, indicó que “la mayoría de especies forestales presentan mecanismos de adaptación” a los cambios ambientales naturales y gozan de una excelente capacidad de aclimatación. Por tanto, si se consigue limitar la subida de las temperaturas, ellas “podrían hacer frente al nuevo clima”.

Los ecosistemas mediterráneos suponen 2% de la superficie terrestre

Mitigar los efectos del cambio climático no sería tan fácil

De cumplirse la proyección del aumento de temperatura en 2,2°C para el 2040, o en el peor de los casos en 3,8°C en algunas regiones para el 2100, las consecuencias más visibles del sobrecalentamiento serían la escasez de agua y mayor aridez e infertilidad del suelo. Esto podría derivar en la reducción de la superficie de los bosques y por supuesto, en cambios negativos en la composición y distribución de especies vegetales y la pérdida de importantes servicios ambientales que estas proporcionan al hombre y permiten sortear los efectos del cambio climático.

“La reducción en la capacidad de almacenar carbono y la provisión de agua son especialmente preocupantes porque representan la base de muchos otros servicios ecosistémicos (por ejemplo, la producción de madera, corcho, piñones) y por el papel que juegan en la mitigación de los impactos del cambio climático”.

Alejandra Morán, investigadora del Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC).

Los incendios forestales estarían a la orden del día

Un clima cálido más frecuente, extremo, y prolongado, provoca olas de calor más intensas y aumenta los riesgos de incendios y de perturbaciones bióticas, entre ellas la proliferación de plagas, lo que puede hacer más frecuentes la aparición de enfermedades transmitidas por vectores.

“El periodo de fuegos alargará, y la probabilidad de sufrir ‘mega-incendios’ será mayor tal como ya estamos viendo en otras regiones de clima mediterráneo, como California o Chile”.

Aitor Ameztegui, investigador de la Universidad de Lleida (UdL) .

Dificultades en la disponibilidad y el acceso a los alimentos

El informe de la red de expertos internacionales también destaca que para el 2100 se estima que el nivel del mar subirá un metro, lo que afectará directamente a un tercio de la población que vive en la costa de Mediterráneo. Advierte que las inundaciones afectarán el rendimiento de la pesca, y al provocar la salinización de los suelos, también disminuirá la calidad de los cultivos y de la ganadería. Eso, ante el aumento de la población y el consecuente incremento de la demanda de alimentos, puede dejar sin sustento a millones de personas, acarrear desequilibrios regionales y favorecer las migraciones humanas a gran escala.

la cuenca mediterránea alberga las zonas de mayor diversidad de plantas vasculares del planeta
La cuenca mediterránea alberga las zonas de mayor diversidad de plantas vasculares del planeta.

Los expertos advierten que “tenemos poco margen” para evitar los efectos del cambio climático en la región mediterránea, por lo que sugieren “desarrollar aproximaciones” que permitan comprender mejor los riegos ambientales, significativos y crecientes, que se plantean para al menos 500 millones de personas repartidas en los tres continentes que comparten las aguas Mar Mediterráneo. Pero sobre todo, llaman a la población mundial a trabajar mancomunadamente en la reducción de los gases de efecto invernadero.

Artículos Relacionados

Etiquetas: