CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático

Saildrones evalúan la salud del océano Atlántico

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Por cuatro meses, dos veleros robotizados, “saildrones”, recorrerán el océano Atlántico y el Mar Mediterráneo para medir los efectos del cambio climático en sus aguas.

En tiempos de tecnología avanzada parece que nada es imposible. Dos tablas de windsurf, pequeños veleros autónomos dotados de los más novedosos sensores científicos, se disponen a medir la salud del océano y sus grandes extensiones acuáticas en parte desconocidas e incomprendidas.

Saildrones miden efectos del cambio climatico
"Saildrones", recorrerán el océano Atlántico y el Mar Mediterráneo

Se trata de un proyecto bastante ambicioso que involucra a una docena de instituciones científicas. Alemania, Francia, Portugal, Bélgica, Finlandia y España juntaron esfuerzos para lanzar al Atlántico y al Mediterráneo los últimos y más avanzados prototipos de drones marinos.

La empresa Saildrone ha sido la encargada de su diseño que combina dos formas de navegación, la autónoma y la pilotada vía satélite desde un centro de control ubicado en Alameda, California (Estados Unidos).

Estos drones que son capaces de navegar miles de kilómetros son propulsados por energía eólica y están equipados con paneles solares que generan electricidad para alimentar sus propios dispositivos electrónicos. Es decir, que usan energías renovables limpias, esto les convierte en una herramienta de investigación más económica que las ofrecidas por métodos tradicionales: barcos con tripulantes.

Los “saildrones”, (llamados así haciendo referencia a la empresa creadora) que fueron liberados en la costa de Gran Canaria, recorrerán las aguas de Cabo Verde, Madeira, el Estrecho de Gibraltar y las costas de España, Francia e Italia.

Trabajarán en la recolección de datos de alta resolución sobre variables ambientales clave, tanto atmosféricas, como superficiales y submarinas:

  • Presencia de CO2 en al agua
  • Temperatura de la superficie del mar
  • Cambios en los regímenes de vientos y corrientes

No es la primera vez

Desde sus inicios, los saildrones han colaborado con misiones de investigación oceánica orientadas a entender complejos procesos y ciclos naturales.

saildrones para medir oceanos
Los saildrones también se han sumado al programa SPURS-2 de la NASA

En 2017 partieron dos desde Alameda (California) hasta el Ecuador en una misión conjunta con el Laboratorio Ambiental Marino del Pacífico (PMEL) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA). El objetivo era evaluar los vientos, la interacción aire-mar y los niveles de dióxido de carbono en la superficie. Otros dos navegaron hasta el océano Ártico para estudiar el deshielo y contabilizar la cantidad de peces, focas y ballenas en la zona.

Los saildrones también se han sumado al programa SPURS-2 de la NASA para aportar datos que ayuden a comprender los procesos de salinidad oceánica y para calibrar los satélites que monitorean desde el espacio estos procesos que se dan en las capas superiores de los océanos.

No acaba aquí. Trabajan de la mano con el CSIRO australiano para iniciar operaciones en el océano Glacial Antártico. Pretenden medir y monitorizar además las aguas del océano Austral.

A finales de marzo del 2018 regresaron a San Francisco, California (Estados Unidos) dos unidades tras 8 meses de navegación a través del océano Pacífico. Una travesía que sirvió para recolectar datos en tiempo real sobre la calidad y temperatura del agua, las corrientes marinas y las condiciones del aire y la atmósfera. Información que se transmitió con la ayuda de enlaces de satélites.

Y en el 2019 una de estas naves no tripuladas circunnavegó la Antártida en una misión que duró 196 días y que recorrió 22.000 kilómetros soportando temperaturas bajo cero, olas de 15 metros de altura y choques con grandes icebergs.

Las misiones de los saildrones siguen en pie y los datos recabados aún son analizados y medidos para dar respuestas con mayor exactitud a grandes interrogantes sobre el impacto del cambio climático en los océanos.

Bienvenidas sean las iniciativas que nos ayudan a conocer y cuidar nuestros océanos que son más que vastas masas de agua y hermosos paisajes; son fuentes de alimentos, de recursos minerales y energéticos y albergan gran variedad de formas de vida.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: