CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Efecto Invernadero

¿Qué es la lluvia ácida?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Una de las consecuencias del efecto invernadero es la lluvia ácida, un fenómeno que incide negativamente en el medio ambiente, pues afecta la calidad del agua, daña los suelos, los ecosistemas y de modo particular, la vegetación. Este es el resultado de la contaminación del aire dada principalmente por esos gases invisibles que se liberan en la atmósfera gracias a la quema de combustibles, el humo emanado por las fábricas, maquinarias y vehículos y una gama de productos químicos que contienen ácidos contaminantes.

Lluvia ácida
La lluvia ácida es el resultado de la contaminación del aire que alteran las propiedades naturales de la lluvia

¿Cómo se produce la lluvia ácida?

Esos gases, en especial los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre, al entrar en contacto con la humedad del aire forman ácido sulfúrico, ácido nítrico y ácido clorhídrico, sustancias químicas que alteran las propiedades naturales de la lluvia otorgándole un pH más bajo del habitual (que fluctúa entre 5 y 7), suben a la atmósfera, y pueden depositarse en forma seca, como gas o pequeñas partículas, o en las nubes para luego, gracias al ciclo hidrológico, caer en forma de precipitaciones, ya sea como rocío, lluvia, llovizna, granizo, nieve o niebla. Aquí el viento juega un papel importante, pues las corrientes de aire ayudan a que los contaminantes atmosféricos puedan recorrer grandes distancias, al ser trasladados a casi cualquier lugar de la superficie terrestre antes de caer en la Tierra.

formación de la lluvia ácida
Las sustancias químicas alteran las propiedades naturales de la lluvia

Causas de la lluvia ácida

La lluvia ácida puede ser producto de diferentes causas. Pueden ser naturales, entre las que se cuentan:

  • Las erupciones volcánicas, que emiten altas dosis de dióxido de azufre, al igual que los terremotos; 
  • Las tormentas eléctricas, pues los rayos pueden calentar el aire a tal punto que se liberen grandes cantidades de óxido de nitrógeno y;
  • El proceso de descomposición de las plantas que al combinarse con la humedad genera reacciones químicas que producen azufre.
causas de la lluvia ácida
Los rayos pueden calentar el aire a tal punto que se liberen grandes cantidades de óxido de nitrógeno

Pero las más preocupantes son las causas antropogénicas, aquellas que son producto de la acción humana y que implican la emisión, en grandes cantidades, de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno a la atmósfera. Aquí, los grandes responsables son las fábricas, las plantas industriales y centrales que utilizan desproporcionadamente combustibles fósiles como fuente de energía primaria y expiden sustancias dañinas que se acumulan en el aire.

Consecuencias de la lluvia ácida

La lluvia ácida, en apariencia, es igual que la lluvia normal. Se ve y se siente de la misma manera, pero innegablemente su impacto es diferente.

  • 1. En el agua:

Al caer en lagos y otras corrientes de agua dulce, éstos se hacen más ácidos, lo que causa daños en la vida acuática. Los crustáceos, moluscos y el fitoplancton se hacen más vulnerables a la desaparición, lo que puede imposibilitar la sobrevivencia del resto de la fauna marina por la falta de alimento. Los camarones, caracoles y mejillones son altamente sensibles a la acidez, que evita que las huevas y los alevines maduren y puedan procrear, condenando a los ríos y lagos a una implacable disminución de estas especies.

consecuencias de la lluvia ácida
La lluvia ácida, se ve y se siente igual a la normal
  • 2. En el suelo:

La acidez incide en la composición de los suelos produciendo la lixiviación de los nutrientes para las plantas, como el magnesio, el calcio y el potasio. También debilita las raíces de los árboles, haciéndoles más vulnerables a la acción del viento, el frío, la sequía, las enfermedades y los parásitos, tanto que pueden acelerar su muerte. A las hojas, les despoja de su cubierta cerosa provocándoles lesiones que terminan por alterar el proceso de la fotosíntesis.

Sin embargo, hay cultivos que son menos vulnerables al ser constantemente abonados con fertilizantes que restituyen nutrientes y amortiguan la acidez. En el caso de los suelos calizos, estos poseen ciertos mecanismos capaces de impedir que el pH recibido se vuelva demasiado ácido. En los suelos de arcilla o de granito, las consecuencias de la lluvia ácida son más complejas, pues el pH de estos se altera completamente y la contaminación se extiende.

  • 3. En la ciudad:

Los efectos de la lluvia ácida alcanzan a las infraestructuras realizadas por el hombre. Monumentos históricos, catedrales, edificios, estatuas y obras de arte pueden desaparecer puesto que algunos materiales empleados para su fabricación, como el hormigón, el mármol o la caliza, son más susceptibles a la corrosión y degradación.

  • 4. En los seres vivos:

El ser humano no se salva de las consecuencias de la lluvia ácida. Los contaminantes presentes en la atmósfera, aumentan los niveles de toxicidad de los alimentos que se cultivan y esto conlleva a que todos los organismos vivos se debiliten, experimenten la disminución de sus defensas y por ende sean más propensos a contraer enfermedades circulatorias o respiratorias como el asma, la bronquitis, alergias e incluso la conjuntivitis.

Como ves, sus efectos pueden llegar a ser devastadores, de ahí la importancia de adoptar un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente.

Soluciones para reducir los efectos de la lluvia ácida

Los seres humanos podemos prevenir la formación de la lluvia ácida poniendo en práctica estos consejos:

  • Ahorremos energía, si consumimos menos electricidad, las centrales emitirán menos químicos.
  • Caminemos y pedaleemos más. Si disminuimos el uso de vehículos automotores, habrá menos consumo de combustibles fósiles y, por tanto, menor emisión de sustancias nocivas.
  • Minimicemos el uso de productos químicos en los cultivos.
  • Promovamos la reforestación. Digamos no a la tala y quema de bosques.

Aunque parezca muy poco lo que podemos hacer, la clave está en actuar en colectivo. Si lo hacemos, podemos lograr que nuestro planeta tenga suficientes condiciones de equilibrio y estabilidad como para que no se eleven las posibilidades de desastres climáticos cada vez más devastadores o fenómenos como la lluvia ácida.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación