CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Energías renovables

Energía eólica marítima, una gran promesa para los próximos 20 años

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Un reciente informe de la Agencia Internacional de Energía indicó que de aquí al 2040 la capacidad productiva de la energía eólica en el mar podría aumentar significativamente.

Energía eólica marina

En la actualidad, la energía eólica marina apenas suministra el 0,3% de la electricidad mundial, pero gracias al avance de la tecnología, políticas gubernamentales de apoyo y la disminución de los costos de producción, en los próximos años podría tener un gran impulso.

El director de la Agencia Internacional de Energía (AIE), Fatih Birol ha subrayado que la producción de energía eólica generada en el mar podría multiplicarse por 15 para el 2040 y atraer al menos 1 billón de dólares de inversión acumulativa.

El informe de la AIE asegura que la tecnología eólica marina tiene gran potencial de crecimiento, dice incluso que es “ilimitado” y pone el acento en que es fundamental la implementación de políticas de inversión e investigación que apoyen su fortalecimiento.

En esa línea, la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA, por sus siglas en inglés) agrega que para acelerar el crecimiento de la energía eólica marina global, se necesita aumentar las inversiones anuales promedio mundiales. Estima que es preciso que de los 19.000 millones de dólares que se destina para ello en la actualidad, se debe pasar a los 100.000 millones en 2050.

¿Cómo está avanzando la energía eólica marina?

En Europa, pionera en la tecnología eólica marina, el bloque comunitario (Unión Europea) tiene una capacidad de generación de casi 20 gigavatios, una cifra que puede ascender hasta los 130 para el año 2040 en el marco de las políticas actuales. Si logra sus objetivos de neutralidad de carbono, puede aumentar la capacidad hasta los 180 gigavatios. De hacerlo se convertiría en la mayor fuente de electricidad de la región.

Por el lado asiático China, que debe esforzarse en reducir los niveles de contaminación atmosférica, puede jugar un papel fundamental en el crecimiento de esta tecnología. De hecho, para el 2025 puede tomar la delantera en cuanto a la generación de energía eólica marina. Su capacidad de producción puede pasar de los 4 gigavatios actuales a los 110 en 2040 o rozar o incluso sobrepasar los 170 gigavatios si cumple con los objetivos globales de desarrollo sostenible.

Ya su capacidad instalada de energía eólica terrestre alcanzó los 230 gigavatios en 2018 y puede lograr los 2600 en el año 2050, de acuerdo con un informe de IRENA. Así que el reto de la eólica marina difícilmente le queda grande.

Países apuestan por la energía eólica marina

Y Estados Unidos no se queda atrás en esta carrera. La región nordeste del país y la costa este gozan de buenos recursos eólicos marinos que de aprovecharse adecuadamente podrían crecer en tamaño y capacidad de potencia.

Carolina del Sur, según un nuevo estudio, podría generar la electricidad suficiente para abastecer la demanda mundial. En palabras del Dr. Paul Gayes, Director Ejecutivo de Estudios Marinos y de Humedales de la Universidad de la Costa de Carolina, “The Grand Strand y Carolina del Sur están realmente bien preparados para asumir un papel de liderazgo en esto”, pese a que en la actualidad genera apenas el 6% de energía a partir de fuentes renovables, y nada a partir de aerogeneradores instalados en estructuras flotantes en el mar para extraer la energía del viento.

La era de la transición energética limpia ha llegado

La apuesta por la energía solar y eólica para garantizar un futuro energético sostenible y más seguro gana cada vez más seguidores.

Entre los años 2010 y 2018 el mercado de energía eólica ha crecido cerca del 30% anualmente. Cada vez tenemos más parques de generación eléctrica a partir del viento. Dinamarca, Alemania, Reino Unido, China, España, Chile y más recientemente Argentina se cuentan dentro de los países que se han lanzado a reducir el uso de energías fósiles. Se espera que en los siguientes 5 años el mundo cuente con al menos 150 parques eólicos más.

Llegó la era de la transición energética

La expansión de este tipo de energía contribuye a la descarbonización de la economía mundial, lo que ayuda a reducir la contaminación atmosférica y por tanto mejorar la calidad del aire que respiramos. Y aunque no lo crean, puede también convertirse en un importantísimo motor de empleos y de crecimiento económico global.

Artículos Relacionados

Etiquetas:

A continuación