CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación ganadera

La contaminación ganadera

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La ganadería es una de las grandes responsables de graves problemas ambientales. Es causante de la deforestación de cientos de hectáreas de bosques, contamina la atmósfera y destruye la biodiversidad. A continuación, te contamos cómo y por qué se produce la contaminación ganadera.

Qué es la contaminación ganadera
La ganadería es la causante de la deforestación

El efecto invernadero es un proceso que se da en la Tierra de forma natural, gracias a que los llamados gases de efecto invernadero absorben y retienen el calor necesario para permitir la vida en el planeta. Pero cuando la concentración de estos gases aumenta, debido a las actividades del hombre, se eleva la temperatura global, interfiriendo así, en el equilibrio natural de la Tierra.

Y es, precisamente aquí, donde la industria ganadera se convierte en un gran problema.

El hombre hizo de la ganadería una rentable actividad económica, especialmente, en zonas rurales; para producir leche, carne, huevos, calzados y ropa. Desde entonces, el sector es responsable del 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero que se originan en el mundo.

Tipos de ganadería

  • La ganadería intensiva: Se vale del uso de múltiples tecnologías para obtener el máximo provecho, en el menor tiempo posible. Es el caso de las crías controladas en establos. En la avicultura, por ejemplo, se ejecutan procesos bastante mecanizados, de selección artificial de las gallinas, para incrementar la producción de huevos; y por ende, su distribución y comercialización a gran escala. Para ello, se hace necesario un alto consumo de energía, por lo general, fósil y de ingentes cantidades de agua. La ganadería intensiva contamina la atmósfera, el agua y los suelos.
  • La ganadería extensiva: Este sistema se basa en la modificación de los ecosistemas naturales en beneficio de la producción vegetal perdurable en el tiempo. Los animales pastan en grandes extensiones de terreno. Hay quienes aseguran que la ganadería extensiva apuesta por el menor perjuicio posible al medioambiente, algo que para muchos conservacionistas es todavía cuestionable; sobre todo, cuando para la alimentación del ganado se aprovechan, indiscriminadamente, los pastos, los pastizales y las hierbas, ya sea de forma temporal o permanente.
contaminación ganadera y producción animal
La ganadería intensiva contamina la atmósfera, el agua y los suelos

Con esta actividad de producción animal, se generan mayores cantidades de los gases de efecto invernadero más perjudiciales. El sector ganadero es responsable de producir:

  • El 9% de dióxido de carbono (CO2) procedente de la acción del hombre, como por ejemplo: del transporte de los insumos.
  • El 65% del óxido nitroso de origen humano, por lo general, procedente del estiércol.
  • El 64% del amoníaco, que contribuye a la producción de lluvia ácida y la acidificación de los ecosistemas.
  • El 37% de todo el metano producido en el mundo por causas antropogénicas (actividades realizadas por el hombre). Este se origina en gran medida en el sistema digestivo de los animales. Este gas, aunque tiene una vida más corta que el CO2 en la atmósfera, resulta hasta 28 veces más potente que el CO2 en la retención de calor.

Emisiones de metano (CH4)

Este gas de efecto invernadero se produce, naturalmente, por la descomposición de material orgánico, y está presente en pantanos; pero, se vuelve perjudicial cuando se concentra de forma excesiva en la atmósfera, pues contribuye con el calentamiento global. Esto ocurre, principalmente, gracias a la explotación ganadera.

Si bien, todos los seres vivos somos generadores de metano, una vez que, realizamos la digestión para obtener todos los nutrientes de los alimentos que consumimos, hay algunos organismos capaces de emitir mayores cantidades: las vacas.

Las vacas generan metano
Este gas de efecto invernadero se produce naturalmente por la descomposición de material orgánico

En el mundo existen más de mil millones de vacas. Y se estima que, estas pueden generar entre 100 y 500 litros de metano al día. Según un estudio publicado en la revista Carbón Balance and Management, las emisiones de metano aumentaron en un 11% desde el 2006 al 2011.

En los estómagos de las vacas se alojan bacterias que ayudan en el proceso de la digestión, del cual, se desprende el metano que, posteriormente, es expulsado como bolsas de gases en las flatulencias y eructos de estos animales.

Pero, seguramente te preguntarás ¿por qué si las vacas siempre han existido, y obviamente también sus flatulencias, cómo es que este gas ha resultado tan nocivo?

Para que la producción ganadera mantenga su rentabilidad, la industria provee a las vacas de alimentos y de hierbas químicamente alterados con fertilizantes. Esto, no solo provoca cambios en la masa corporal de los animales y por tanto en la cantidad de comida que necesitan, sino que, también influye negativamente en su proceso de digestión. Con ello, se estimula el aumento de la emisión de metano a través de los gases expulsados por los mamíferos; bien sea, como flatulencias, o con la respiración, en forma de eructos. Así se genera cada vez más y más contaminación ganadera.

La contaminación ganadera no es culpa de la vaca

Millones de personas dedicadas a la producción animal han trastocado los procesos naturales, no solo de los animales sino de los ecosistemas. El hombre para satisfacer sus necesidades, se ha encargado de utilizar todo cuanto puede para obtener cualquier tipo de beneficios. Para ello, ha sido capaz de alterar los ecosistemas, de incentivar la deforestación, de generar gases de efecto invernadero, de sobreexplotar los recursos naturales y de utilizar combustibles fósiles.

En el pastoreo, por ejemplo, el hombre emplea infinidad de fertilizantes y pesticidas para fumigar los cultivos con los que alimenta al ganado. Esto, altera el organismo de los animales y contamina el suelo, el agua y el aire. Hasta el oxígeno, es letalmente afectado.

De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la ganadería ha acaparado alrededor del 20% de toda la biomasa animal terrestre del mundo y el 30% de la superficie que hoy ocupa estuvo antes habitada por fauna silvestre. En el Amazonas, casi el 70% de los bosques que han desaparecido, son utilizados por los ganaderos para pastizales.

 ¡Cuán responsables somos de la pérdida de biodiversidad! ¿no crees?

contaminación ganadera acapara biomasa animal del mundo
En el pastoreo, por ejemplo, el hombre emplea infinidad de fertilizantes y pesticidas

Conscientes o no, generamos niveles de contaminación que perturban el equilibrio natural que necesita la Tierra para albergar vida en ella. Hemos convertido elementos necesarios para el desarrollo humano en agentes perjudiciales y mortales.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: