CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente Pueblos y culturas

La venta ilegal del Amazonas en Facebook debe ser condenada

La empresa de Mark Zuckerberg no ha terminado de librarse de un escándalo cuando ya está metida en otro. Hace poco se dio a conocer cómo esta red, que era un punto de encuentro entre amigos y familiares, se convirtió en un espacio de negocio con criminales que trafican fauna silvestre, y ahora, esta misma plataforma está involucrada en el comercio de la selva brasilera. La venta ilegal del Amazonas en Facebook es una noticia que da la vuelta al mundo y cuyas consecuencias no podemos ignorar.

Venta ilegal del Amazonas en Facebook

Las redes sociales definitivamente dan para todo. Lamentablemente hasta para negociar los bienes comunes. Estos, aunque no son propiedad exclusiva de una persona o entidad pública ni privada, y por tanto no se pueden gestionar individualmente ni comercializar, no se escapan de la codicia y la ambición humana que hoy se ha instalado en la web.

El Amazonas, que aporta todo lo necesario para la subsistencia física, económica y cultural de cientos de personas, es la nueva víctima de un negocio cibernético galopante.

Facebook en la mira por venta ilegal de parcelas del Amazonas

Un reportaje de la agencia británica BBC puso en evidencia una atroz realidad: partes de la selva amazónica brasilera están siendo vendidas en Facebook.

En Marketplace, la herramienta de anuncios clasificados que ofrece esta red social, es posible encontrar anuncios de venta de parcelas de tierra que pertenecen al parque nacional brasilero.

Con solo colocar las palabras “bosque”, “madera” y “selva nativa” y seleccionar un estado amazónico como ubicación, aparecen ofertas de tierras habitadas por comunidades indígenas y de territorios protegidos, completamente arrasados por incendios intencionales y acondicionados para la actividad ganadera.

Las publicaciones se encuentran en la sección “Venta de propiedades residenciales”. En algunos casos, incluyen la ubicación satelital de estos espacios y muestran precios que varían entre los 16.000 y 25.000 euros.

Los vendedores, como es lógico, no tienen títulos de propiedad de estos terrenos y se aprovechan de la falta de inspección por parte de agentes estatales y de la red social para cometer su fechoría.

la venta ilegal del Amazonas en Facebook está siendo impulsada por la industria ganadera de Brasil

El fraude es un delito impune

Según la BBC, la mayoría de los anuncios provienen del estado brasileño de Rondônia, donde residen varias comunidades indígenas que viven de la cosecha la caza y la pesca. Allí cada vez más personas se están apropiando ilegalmente de sus tierras, que valga decir son de dominio público, y exigiendo la legalización de tal posesión. Gracias a sus vínculos con abogados y políticos corruptos tratan de darle un aspecto legal a este tipo de transacciones y así evadir inspecciones y multas.

Los invasores limpian las áreas cubiertas por bosque nativo, con una deforestación no autorizada que según la ley puede ser penada con hasta cuatro años de prisión y multa; las ocupan y se valen de un registro oficial, el Registro Ambiental Rural (CAR), para reclamar lo que nos les corresponde y finalmente venderlo, lo que constituye una violación al Código Forestal según el cual los propietarios del tierras en el Amazonas deben conservar al menos 80% de sus propiedades. Por donde se le mire, se está ante otro delito: el fraude, penado por la legislación brasilera con hasta cinco años de prisión y sanciones punitivas.

“Una estrategia común es deforestar la tierra y luego suplicar a los políticos que deroguen su estado de protección, sobre la base de que ya no cumple su propósito original”.

Joao Fellet y Charlotte Pamment, autores del trabajo de la BBC.

Por supuesto, esta aberrante comercialización y la posibilidad de que el Congreso Nacional les conceda el título de las tierras a los ocupantes ilegales ha avivado la indignación de las comunidades indígenas y desatado una ola de denuncias contra los vendedores y como era de esperar, contra la empresa de tecnología.

“Los invasores de tierras se sienten muy empoderados hasta el punto de que no se avergüenzan de entrar en Facebook para hacer negocios ilegales de tierras”.

Ivaneide Bandeira, directora de la ONG medioambiental Kanindé.

¿Facebook es cómplice?

El equipo de la BBC, constató que este tipo de ventas no era una simple estafa virtual. Logró entrevistar a varios vendedores, o mejor dicho, usurpadores de tierras, y verificar que el negocio a través de la plataforma es totalmente cierto y cada vez se suman más oferentes.  

Ante la polémica desatada por tal revelación, Facebook no ha tenido más opción que dar la cara. Aseguró, que está “lista para trabajar con las autoridades – fiscales y jurídicas- locales” pero que no emprenderá acciones unilaterales para tratar de contener este negocio.

Su respuesta confunde, perturba, inquieta. En el caso del tráfico de fauna, Mark Zuckerberg, SEO de la red social que tiene 2.740 millones de usuarios activos, acordó tomar medidas de bloqueo y eliminación de los anuncios de venta de especies amenazadas y en peligro de extinción y sus subproductos. Pero, ahora se niega a hacer algo así si la autoridad brasileña no participa. ¿Se vuelve Facebook cómplice de un gobierno que irrespeta al medioambiente otorgando cada vez más concesiones a la industria ganadera y maderera y abriéndole las puertas a mafias mineras criminales?

¿De verdad no le parece lo suficientemente serio este problema como para justificar el bloqueo y prohibición de estos anuncios en Marketplace? Son preguntas que aún carecen de respuestas y que debemos exigir sean aclaradas.

Un negocio ilegal amparado por un gobierno ambicioso

Desde el buró político se repite una y otra vez que el gobierno tiene “tolerancia cero ante cualquier delito, incluidos los medioambientales”. Pero, del dicho al hecho… hay mucho trecho.

El pasado mes de agosto, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro anunció el lanzamiento del plan “Adopta un parque”, con el que pretende llamar al capital privado a adentrarse en la selva del Amazonas. Según indicó el mandatario, la idea es que las empresas privadas, fondos internacionales y bancos adquieran 132 áreas amazónicas (15% del ecosistema en peligro de extinción) e inviertan en su conservación y protección. Sin embargo, es de sobra conocido que una vez que el capital privado y los Estados ponen sus manos en los recursos naturales, lo que sigue es devastación y conflictos sociales.

Con la excusa del progreso y, ahora con la de proteger y restaurar la naturaleza, lo que han hecho, y con pesar decimos que todo indica que seguirá siendo así, es equiparar los recursos naturales con activos financieros, lo que a corto, largo y mediano plazo se traduce en destrucción del patrimonio natural, escasez de recursos esenciales y desigualdades profundas.

132 áreas del Amazonas están incluidas en el programa Adopta un parque

Las amenazas contra el Amazonas no cesan

La selva amazónica, por años, ha sido víctima de innumerables incendios, niveles de deforestación sin precedentes y de un cambio climático que arrecia constantemente. Por si fuera poco, a eso ahora hay que sumarle su comercialización en la web.

Todas estas acciones contra uno de los principales pulmones del mundo son llevadas a cabo por el hombre que demanda gran cantidad de carne de vacuno y de madera. Pero, su anhelado desarrollo económico basado en el consumismo no es compatible con la destrucción de bosques que son el hogar y sustento de pueblos indígenas, del 10% de las especies conocidas en la Tierra, del mayor número de especies de agua dulce del mundo, de más de 15.000 especies diferentes de árboles; en fin, de una riquísima biodiversidad, cuyos servicios ecosistémicos permiten la evolución de la vida en el planeta.

No hay dudas de que la venta ilegal del Amazonas en Facebook atenta contra un almacén importantísimo de información científica sobre la biodiversidad y del conocimiento ancestral, una razón más que suficiente para que detengamos un comercio que promueve el ecocidio.

Etiquetas: