CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente

Esto es lo que debes saber sobre la deforestación en el Amazonas

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El Amazonas es sin duda alguna la selva más importante y reconocida del planeta. Este majestuoso lugar es considerado el “pulmón del mundo” y la cuenca fluvial más grande del planeta, gracias a que posee una extensión de 7 millones de kilómetros cuadrados.

deforestación en el amazonas
La Amazonía podría albergar más de 15.000 especies diferentes de árboles

Es la reserva biológica más grande y diversa de la Tierra; en ella hacen vida millones de especies de plantas, aves, insectos, mamíferos y tantas otras formas de vida que aún no son conocidas por la ciencia y que, de alguna u otra manera, resultan estratégicas para la supervivencia de la humanidad.

Sin embargo, la importancia de esta selva va mucho más allá de todo esto, y es que el Amazonas es el encargado de regular el clima de casi toda Suramérica, gracias a sus grandes árboles que son los procesadores de dióxido de carbono y suministradores de oxígeno.

Se estima que la Amazonía, podría albergar más de 15.000 especies diferentes de árboles, que se extienden por nueve países del mundo: Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Guyana, Surinam y Guyana Francesa. Tristemente, mucha de esa vegetación está en peligro de extinción, pues la Amazonía, que además es hogar ancestral de cientos de comunidades, hoy se encuentra amenazada por actividades humanas que han causado un impacto bastante negativo en su naturaleza, en especial, la deforestación.

A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre la deforestación en el Amazonas y cuáles son las consecuencias que esto ha arrojado al mundo entero. ¡Presta atención!

¿Cuándo empezó la deforestación del Amazonas?

Desde la década de los 90, una problemática se ha adueñado de las áreas que conforman la selva del Amazonas. La deforestación se posicionó como una de las actividades humanas que empezaron a ocasionar serios problemas ambientales que para la época no eran tan alarmantes como lo son ahora.

Desde siempre, la ambición económica del ser humano ha sido la gran responsable de la deforestación en esta área geográfica. La expansión de terrenos para plantaciones de soja y aceite de palma, así como para la cría de ganado, fueron (y siguen siendo) el aliciente para la eliminación de una gran extensión de árboles en esta zona que es una pieza clave en la lucha contra el cambio climático.

Causas de la deforestación de los bosques amazónicos

La actividad humana y su ambición han llevado al medio ambiente a convertirse en presa y blanco fácil. El Amazonas lo sabe muy bien pues sufre, desde hace años, la depredación y arrase de sus bosques y recursos naturales. Las causas son muchas, algunas ilegales y oras irregulares, pero todas tienen una motivación económica. Entre las principales se encuentran:

cuando empezó la deforestación del amazonas
La deforestación en el Amazonas se debe al uso de terrenos para plantaciones de soja y aceite de palma, así como para la cría de ganado.
  • Talado comercial

El Amazonas está sufriendo el impacto del talado indiscriminado, debido a que la mayor parte de sus árboles están siendo usados para brindar materia prima a la industria maderera. Cabe destacar, que las zonas taladas quedan severamente afectadas a tal punto que no pueden volver a recuperarse (al menos, no rápidamente), pues una vez que se culmina una tala, se inicia otra.

  • Construcción de carreteras

Un aspecto que ha contribuido con la tala de grandes extensiones de árboles en esta área geográfica es la construcción de carreteras que se ha generado en los últimos tiempos. Debido a la proliferación de las zonas industriales se han realizado varias vías de transporte para facilitar el acceso y comunicación entre los lugares de producción y los de consumo.

  • Cría del ganado

En gran parte del territorio del Amazonas la industria agrícola se ha encargado de despejar cientos de hectáreas de tierra para utilizarlas en la cría de ganado; en la expansión de zonas de pastoreo. La deforestación en el Amazonas es la consecuencia inmediata de una actividad que busca satisfacer y dar respuesta a una creciente demanda alimenticia a nivel mundial, especialmente en aquellos países donde el consumo de productos cárnicos es más alta.

  • Cultivo agrícola

Así como algunos terrenos son destinados para la cría del ganado, otros también sufren la quema y tala de árboles para ser usados en el cultivo agrícola. La soja y el aceite de palma, son los cultivos que mayormente se plantan en estas zonas que se deforestan ferozmente debido a la altísima demanda de sus productos derivados. Los mercados principales son China, Estados Unidos y Europa.

Consecuencias de la deforestación en el Amazonas

Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Guyana, Surinam y Guyana Francesa, son los nueve países que conforman la Amazonía. Todos han visto cómo esta selva ha perdido cerca de un millón de kilómetros cuadrados de masa forestal, lo que equivale a una quinta parte de su superficie, debido principalmente a la actividad humana.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza la selva amazónica venía perdiendo a diario un área equivalente a cerca de 4.500 estadios de fútbol debido a la deforestación. Pero luego de los incendios que se registraron en el mes de agosto del 2019, las cifras aumentaron dramáticamente. Datos del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) revelan que en el 2019 la Amazonía perdió 29,5% más de su cobertura vegetal respecto al año anterior, lo que significa el mayor nivel de deforestación desde el año 2008.

consecuencias de deforestacion en el amazonas
La deforestación ha hecho que esta selva cada vez cuente con menos capacidad para absorber CO2 de la atmósfera.

Escenario que lleva a los expertos a alertar que, de continuar este ritmo de deforestación en este territorio, hasta el 57% de las especies amazónicas cumplirán en las próximas décadas los requisitos exigidos para ser clasificadas “en peligro” por la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Algo que si bien es lamentable no es de extrañar, pues uno de los mayores impactos que ha originado la deforestación amazónica es la destrucción de la biodiversidad que la conforma. Cada vez son más las especies, tanto animales como vegetales, que se ven amenazas a una reducción significativa de sus poblaciones ante la destrucción de sus hábitats.

Algo similar ocurre con las comunidades humanas que han hecho vida en esta región durante miles de años. Las tribus indígenas del Amazonas también resultan afectadas por la devastación de los bosques pues cada día están viendo más reducida su área de influencia, su cultura y sus tradiciones gracias a actividades inescrupulosas que les arrebatan espacios y les obligan al desplazamiento.

Pero, la tala y quema indiscriminada de árboles en el Amazonas no sólo implica la destrucción de uno de los patrimonios naturales más importantes de todo el planeta, sino que también puede ocasionar una reacción en cadena en el medio ambiente y sobre todo en el clima de América del Sur, pues la deforestación ha hecho que esta selva cada vez cuente con menos capacidad para absorber CO2 de la atmósfera.

Al haber menos árboles, hay menos sumideros de dióxido de carbono, y la quema de ellos en sí misma hace que se libere mucho más CO2 a la atmósfera, lo que contribuye directamente con el efecto invernadero y por tanto, con el cambio climático, lo que puede perturbar los procesos naturales: reducción de precipitaciones, estaciones secas más prolongadas, aumento de la temperatura, mayor mortalidad de determinadas especies, entre tantas otras cosas.

El peso de la ganadería, la construcción incesante de carreteras, la extracción maderera, la actividad minera, la producción de soja y el propio cambio climático han puesto en peligro a la mayor selva tropical del mundo. Por tal motivo, organizaciones, instituciones y movimientos ambientalistas hacen un llamado a que se tome conciencia del gran daño que se está ocasionando a este patrimonio.

Frenar la deforestación resulta una tarea crucial para todos, ya que de esto dependerá la preservación de la vida en la Amazonía, así como la disminución del impacto del cambio climático. Cualquier acción que se haga desde ahora en pro del “pulmón del planeta” vale.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:
Artículo Anterior

A continuación