CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente

La COP26 también tendrá que esperar a que superemos el Coronavirus

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Una vez más, la discusión mundial sobre el clima debe acomodarse al contexto internacional. La última cumbre del clima, la COP25, cambió de lugar poco tiempo antes de la fecha fijada para su celebración. Estaba previsto que se llevara a cabo en Chile, pero las circunstancias políticas y sociales del país llevaron a pensar en un nuevo escenario. La acogió la ciudad española de Madrid. La de este año, que estaba agendada para noviembre de 2020 en la localidad de Glasgow, cambió de fecha. La llegada del Coronavirus cambió por completo los planes de la cita. La conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP26) ha sido aplazada, en principio, hasta el próximo año.

COP26 ha sido aplazada

El Covid-19 y la COP26

La pandemia que por estos días vive el mundo ha puesto todo en pausa. Ha obligado a la cancelación de clases, vuelos, conciertos y reuniones esenciales, entre ellas la cumbre climática que estaba prevista para este 2020, la COP26.

La decisión del aplazamiento la tomó la Mesa de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC o UNFCCC por sus siglas en inglés) en acuerdo con el gobierno británico y sus socios italianos.

El Presidente Designado y Secretario de Estado de Negocios, Energía y Estrategia Industrial de la COP26, Alok Sharma, aseveró que “el mundo se enfrenta actualmente a un desafío mundial sin precedentes y los países están centrando acertadamente sus esfuerzos en salvar vidas y luchar contra el COVID-19. Por eso hemos decidido reprogramar la COP26. Seguiremos trabajando incansablemente con nuestros asociados para hacer realidad la ambición necesaria para hacer frente a la crisis climática y espero con interés acordar una nueva fecha para la conferencia”.

https://twitter.com/AlokSharma_RDG/status/1245442482365763587

La ONU, Reino Unido e Italia consideran que en este momento el mundo centra sus esfuerzos en combatir el virus del covid-19, en investigar, evaluar casos, evitar la propagación y disponer planes económicos en esa línea. Por ello, según el gobierno británico, que sería el anfitrión de la reunión, “no es posible asegurar una celebración ambiciosa e inclusiva de la COP26 en noviembre de 2020”.

Para la presidenta de la COP25, la Ministra Carolina Schmidt, “el aplazamiento de la COP26 es lamentablemente una medida necesaria para proteger a todos los delegados y observadores. Nuestra determinación es asegurarnos de que continúe el impulso de la ambición climática, en particular para la preparación y presentación de nuevos NDC – Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional – este año”.

De esta manera se dio a conocer que la cumbre internacional de la ONU sobre cambio climático que se realizaría entre el 9 y el 18 de noviembre en la ciudad de Glasgow, Reino Unido, ha sido pospuesta hasta el 2021.

Al igual que la edición número 26 de la COP, tanto las reuniones preparatorias previstas para el mes de junio de este año y la precumbre que se realizaría en Bonn, Alemania, en octubre, también quedan aplazadas hasta el próximo año.

Las nuevas fechas aún no han sido definidas. Se establecerán “a su debido tiempo”, así lo han notificado en el sitio web de la cumbre.

La prioridad es el virus, pero también lo es la crisis climática

Este 2020 parecía ser un año crucial en materia climática, en la toma de decisiones y la ejecución de acciones que ayudarán a salvar al planeta de la crisis que se avecina. Esto no deja de ser así, o no debe dejar de serlo. El aplazamiento de la COP26 no debe significar el relajamiento de las estrategias climáticas. Algunos así lo han entendido.

Desde el Viejo Continente, la Comisión Europea (CE) ha dicho que el bloque comunitario se mantendrá enfocado en el cumplimiento de los objetivos climáticos trazados para el 2030, entre ellos la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% -55%.

“Reconocemos que la actividad diplomática mundial se está ralentizando actualmente. (…) No ralentizaremos nuestro trabajo (…). Hemos implementado las leyes clave de la UE para cumplir con nuestros objetivos actuales de clima y energía para 2030. A largo plazo, nos hemos comprometido con la neutralidad climática para 2050 y hemos propuesto una ley climática que hará que este objetivo sea legalmente vinculante”

Frans Timmerma - Vicepresidente de la CE para el Pacto Verden

El organismo europeo asegura estar trabajando en la agenda climática global, las finanzas sostenibles y la adaptación y resiliencia a los impactos del cambio climático. Mantiene su firme compromiso de entregar el Pacto Verde Europeo, o European Green Deal, para lograr que la economía de la UE sea limpia y cero emisiones.

En tanto que el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres ha subrayado que es necesario aumentar los esfuerzos de mitigación y adaptación toda vez que los países comiencen a dar pasos hacia la recuperación al haber superado la pandemia.

“La ciencia no ha cambiado con respecto al clima, las emisiones [que producen efecto invernadero] se ubican en niveles récord y sus impactos se multiplican y agravarán los desafíos socioeconómicos, que se intensificarán con esta crisis.”

Para la Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, Patricia Espinosa, es preciso “impulsar significativamente la ambición climática en línea con el Acuerdo de París”. Así lo dejó saber tras conocerse la noticia sobre la COP26.

“El COVID-19 es la amenaza más urgente a la que se enfrenta la humanidad hoy en día, pero no podemos olvidar que el cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad a largo plazo. Pronto, las economías se reiniciarán. Esta es una oportunidad para que los países se recuperen mejor, para incluir a los más vulnerables en esos planes, y una oportunidad para dar forma a la economía del siglo XXI de manera que sea limpia, verde, saludable, justa, segura y más resistente. Mientras tanto, continuamos apoyando e instando los países a impulsar significativamente la ambición climática en línea con el Acuerdo de París”.

COP26 agenda

Por su parte, organizaciones ecologistas han pedido que esos objetivos acordados para el 2030 sean aun más ambiciosos para evitar que la crisis climática pueda llegar a tener un impacto tan o más fuerte como el que ha tenido el covid-19.

“Igual que un virus de rápida propagación, el cambio climático no se fija en las fronteras. Si un país no está a salvo, ningún país lo está. Posponer la sesión de Bonn para más adelante este año y la COP26 al año que viene no significa posponer la ambición climática”.

Tasneem Essop - Director ejecutivo de Red de Acción Climática (CAN)

“La suspensión de la COP 26 debería hacer que los gobiernos dupliquen sus esfuerzos para garantizar una ruta verde y justa en la gestión de esta crisis de salud y la emergencia climática”.

Jennifer Morgan - Directora ejecutiva de Greenpeace International

Amigos de la Tierra reclama adoptar con urgencia medidas para reducir las emisiones y para proteger a los países más vulnerables. Espera que la COP26 sea realizada en la primera mitad del 2021 y que la siguiente edición (COP27) sea celebrada en la fecha prevista.

Mientras tanto, otros cuestionan que no se haya evaluado la posibilidad de celebrar el encuentro internacional este año de manera virtual, telemáticamente. Esto ha sido refutado por otros tantos que alegan que, de haberse aceptado esa modalidad, ciertas negociaciones podrían escurrirse y quedar en el aire.

¿Y ahora qué?

La COP26 ha sido considerada como un encuentro clave para renovar el compromiso de 200 países con el Acuerdo de París.

En esta cita, los países tenían que presentar sus planes nacionales, más ambiciosos, potentes y drásticos, de recortes de emisiones de gases de efecto invernadero con la mira puesta en lograr que el calentamiento global se mantenga por debajo de 1,5°C. Por ahora, los nuevos planes también se quedan en casa, al igual que todos los que intentamos protegernos del virus. No acudirán este año a la primera revisión oficial.

La reprogramación de la reunión climática deja pendiente, una vez más, resolver el tema del artículo 6 del Acuerdo de París, el referente a la regulación de los mercados de carbono, que tampoco logró mayores avances en la cumbre celebrada en Madrid.

Una COP25 decepcionante
Resultados de la COP25

Para saber más, haz click sobre la imagen

Esa decisión de posponer tal encuentro climático se ha dado justo cuando las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero parecen estar disminuyendo gracias a la paralización de la economía. Eso, digamos, puede ser de gran ayuda, pero no puede ser una excusa para perder interés en la necesaria reducción de los agentes contaminantes, no puede ni debe estancar las negociaciones climáticas, todo lo contrario, debe incentivarlas y acelerarlas. No se puede claudicar en los esfuerzos para lograr las metas del Acuerdo de París.

Acuerdo de París
¿Qué es el Acuerdo de París?

Para saber más, haz click sobre la imagen

El panorama actual es un respiro, pero puede ser tan solo un espejismo. Si no se gestiona de manera correcta la situación climática global, si no se gestiona eficientemente la generación de energía en el mundo, esa caída de las emisiones puede ser tan solo un impulso para lo que se nos viene. Las advertencias están allí. Los estudios dicen que puede pasar algo similar a lo ocurrido tras la gran recesión del 2008, cuando la reactivación de la actividad económica disparó los niveles de contaminación.

Habrá que mirar con lupa las acciones que emprenderán los Estados, en especial de los principales contaminantes: China y Estados Unidos que tramita su retiro. Ellos, como todos, están ansiosos de retomar los ciclos productivos, ojalá y no quieran volver a hacer de nuestros cielos techos grises y tóxicos, ni ensuciar de nuevo los canales ni confinar y comercializar a los animales. Ojalá y tomen en cuenta las implicaciones colaterales de la emergencia sanitaria desatada por el coronavirus, esa que ha dejado millones de muertos en el mundo, pero también millones de toneladas de desechos de insumos médicos (mascarillas, guantes, etc.) en los espacios públicos.

COP26 cambio climático
Con los actuales compromisos climáticos, la Tierra puede calentarse más de 3°C

Ojalá y la emergencia sanitaria y el aplazamiento de la COP26 sirvan para centrar la mirada en la necesidad de cambiar el estilo de vida depredador que el capitalismo ha alimentado, para preparar y poner en marcha más y mejores estrategias para sanear el planeta y disminuir los riesgos de fenómenos climáticos extremos con consecuencias tan o más fuertes que las que hoy nos está dejando el coronavirus.

“La solidaridad y una mayor ambición son necesarias ahora más que nunca para la transición a una economía sostenible con bajas emisiones de carbono que limiten el calentamiento global a 1,5 grados centígrados”.

António Guterres - Secretario General de la ONU

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: