CARGANDO

Tipo de búsqueda

Naturaleza Pueblos y culturas

“Akashinga”, mujeres de Zimbabue que luchan contra la caza ilegal

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

La vida les ha endurecido el carácter. Han sobrevivido a la violencia de género, la orfandad, el abandono y el embarazo en condiciones precarias. Son unas guerreras que ahora han unido esfuerzos para enfrentar otra dura batalla: la caza ilegal.

Akashinga, contra la caza ilegal

La caza furtiva se ha convertido en un negocio altamente lucrativo. Mucho se dice que la compra y venta de animales exóticos en el mercado negro pueden generar entre 8.000 y 20.000 millones de euros cada año. Y mientras eso pasa, nuestro planeta va sufriendo la pérdida de muchas especies animales. África lo puede confirmar, lamentablemente.

caza furtiva
Consecuencias de la caza furtiva

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

La población de leones en el continente africano se ha reducido en 43% en los últimos veinte años, la de rinocerontes negros ha disminuido hasta en 97,6% desde 1960. Quedan aproximadamente 1000 gorilas de montaña y 2000 cebras de Grévy. Y el elefante africano, de gran atractivo para el comercio ilegal por sus colmillos de marfil, es una especie que ve desaparecer alrededor de 35.000 ejemplares cada año tras ser asesinados brutalmente.

Y precisamente para brindarles protección a estos animales en Zimbabue es que surgieron las “Akashinga”.

¿Quiénes son las "Akashinga"?

Es el primer grupo de mujeres guardabosques de Zimbabue. Muchas de ellas fueron marginadas por ser pobres, madres solteras, prostitutas o esposas de cazadores furtivos en prisión. Ahora tienen la posibilidad de ser protagonistas de una historia de lucha, valentía y protección ambiental.

Akashinga en Zimbabue
Ejército femenino contra la caza ilegal de animales en Zimbabue. Foto de International Anti-Poaching Foundation (IAPF)

Son mujeres que han luchado contra todo: violencia sexual, abandono, maltrato, exclusión social y ahora, contra cazadores ilegales fuertemente armados.

Bautizadas con el nombre de Akashinga, las “valientes” en lengua shona, conforman un cuerpo militar de élite totalmente femenino que lucha contra la caza ilegal en Zimbabue.

El grupo nació en el año 2017 gracias a la iniciativa de Damie Mander, un ex militar australiano que dirige la Fundación Internacional contra la Caza Ilegal (IAPF).

En principio eran unas 36 mujeres, hoy por hoy ya son 160 y se estima que la cifra ascienda a 2000 para el año 2030.

Entrenan cada día. La preparación no es solo física sino mental. Son horas de flexiones, carreras, largas caminatas bajo el sol, ejercicios de lucha cuerpo a cuerpo, con armas de fuego. Hacen prácticas de camuflaje y primeros auxilios, sin dejar a un lado el abordaje de temas de derechos humanos y conservación del medio ambiente.

Por ahora realizan patrullaje en cinco reservas que suman una superficie de 4.000 kilómetros cuadrados, pero el objetivo, según Mander, es el despliegue en 20 reservas.

La alimentación es fundamental. Se basa en el veganismo. ¿Podría ser de otra manera? De no ser así no habría correspondencia entre lo que dicen y lo que hacen.

Resultados de la operación femenina

Desde que comenzaron sus operaciones como grupo militar, las “Akashinga” han logrado aprehender al menos a unos 155 cazadores furtivos. Los casos de caza ilegal han caído 80% desde el 2017. Es preciso acotar que para estas guardabosques no ha sido necesario disparar ni un solo tiro para lograr su cometido. Ninguna ha sido abatida.

Estas mujeres valientes han transformado sus vidas. Ahora devengan un salario que oscila entre los 300 y los 1.200 dólares lo que les permite adquirir y/o recuperar su independencia económica. Esto hace que la labor sea aun más atractiva, pues esta cantidad supera hasta en cuatro veces el salario mínimo del país e incluso lo que podría ganar un cazador furtivo en un año.

De esta manera Zimbabue pasa a engrosar la lista de los países africanos en los que las mujeres están jugando un rol fundamental en la protección de la fauna. Se une así a Sudáfrica, donde las llamadas “Mambas Negras” se dedican al patrullaje permanente en el Parque Nacional Kruger para comprobar que los animales que habitan allí estén fuera de peligro.

Si en tu país se implementara una iniciativa como esta a favor de los animales, ¿estarías dispuesta a sumarte?

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: