CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Ecología Medio ambiente

Las Ecoaldeas proponen un estilo de vida ecológico y participativo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La urbanización de los terrenos no solo deja daños a veces irreversibles en el suelo, sino que también representa un enorme gasto energético y pone en riesgo el suministro de agua e incluso, la salud pública. Esa es una advertencia que viene haciendo la Organización de las Naciones Unidas desde hace unos cuantos años en vista del exponencial crecimiento poblacional, sobre todo en las urbes. Por ello, la necesidad de recuperar los ecosistemas degradados y de construir un mejor futuro, con menos contaminación. Esto exige cuestionar el estilo de vida actual de las personas y cambiarlo por uno donde prime la solidaridad con el medio ambiente. Si estás en el grupo de las personas a las que la vida moderna les resulta agobiante y les interesa hacer un cambio, seguro que querrás saber cómo funcionan las ecoaldeas, qué las diferencia de otras comunidades y cuáles son los beneficios que aportan.

ecoaldeas

En 1999, el Programa Medioambiental de Naciones Unidas advertía, que “el rumbo actual es insostenible, posponer las acciones ya no es una opción. En adelante, muchas voces han replicado este mensaje y afortunadamente algunas comunidades han comenzado a empoderarse y tomar cartas en el asunto, están apostando por la economía circular y su inserción en las llamadas ecoaldeas.

Según Robert Gilman, fundador del Context Institute y autor del libro Ecoaldeas y Comunidades Sostenibles, “una ecoaldea es un asentamiento humano, concebido a escala humana, que incluye todos los aspectos importantes para la vida integrándolos respetuosamente en el entorno natural, que apoya formas saludables de desarrollo y que puede persistir en un futuro indefinido”.

Puede decirse entonces que las ecoaldeas son pequeñas comunidades autosuficientes, que trabajan en función de la sostenibilidad para lograr la máxima productividad de los recursos naturales y la reducción de los niveles de contaminación ambiental. En ellas, cada integrante es capaz de cubrir sus necesidades vitales diarias de alimentación y energía; y en la medida de lo posible las de salud, estudio, trabajo y ocio.

Se presentan como una forma de vida alternativa, alejada del extremo consumismo, la dependencia energética y la alimentación industrializada, que promueven el respeto y la restauración del ambiente.  Por eso se apoyan en la bioconstrucción, la permacultura, los huertos ecológicos, la recolección de agua de lluvia, el compostaje, el uso de las energías renovables, entre otras prácticas orientadas a la conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos.

servicios ecosistémicos
Importancia de los servicios ecosistémicos

Para saber más, haz click sobre la imagen

¿Quiénes pueden habitar una ecoaldea y en dónde se pueden crear?

Estas comunidades ecológicas no son excluyentes, así que pueden ser creadas o habitadas por indígenas, campesinos o residentes de cualquier zona urbana o rural. Lo importante, lo esencial, es que compartan el propósito y compromiso de cuidado y respeto por todos y cada uno de los elementos de la naturaleza.

Puede asentarse en pueblos, barrios apartados de las urbes e incluso, en las ciudades de cualquier país del mundo. No hay condicionantes en cuanto a su ubicación, de hecho, pueden formarse en espacios abandonados que se pretendan rehabilitar.

caracteristicas de las ecoaldeas

El cómo crearla no sigue al pie de la letra ninguna guía u hoja de ruta, todo dependerá de las motivaciones ecológicas, sociales y hasta espirituales de quienes decidan emprender un camino distinto al andado desde hace miles de años. En todo caso, lo que sí se necesita es un terreno, un grupo de personas motivadas a compartir tiempo, recursos, valores y afectos (pueden ser 10, 20, 100 y 500 personas) y la definición de un proyecto que abarque diseño de viviendas, abastecimiento de energía, producción de alimentos y un sistema económico. Ahora bien, ponerlo en práctica puede demandar permisos y dinero, cuestiones que pueden hacer un poco complicada la creación de la ecoaldea, pero que no la hacen imposible, siempre y cuando las personas involucradas presten todo el apoyo necesario.

Beneficios de las ecoaldeas

  • 1. Aprovechamiento de los recursos naturales
  • Para la construcción, se emplean materiales locales, ecológicos, biodegradables y no tóxicos ni para el entorno ni para la salud, como el barro, la arcilla, la madera, hierbas o paja.
  • La energía solar, la eólica, al igual que la proveniente del agua o de la biomasa están a la entera disposición de las personas y su uso moderado se considera esencial para disminuir el empleo de combustibles fósiles y, en consecuencia, el calentamiento global.
  • 2. Rehabilitación de ecosistemas

Las actividades de reciclaje, recolección, restauración y reforestación ayudan a recuperar y cuidar la biodiversidad del entorno.

  • 3. Transforman la necesidad del transporte

Las ecoaldeas, al cubrir la mayoría de las necesidades básicas de sus habitantes, limitan al máximo posible el transporte de alimentos y bienes, el desplazamiento por “cuestiones de trabajo” y para las “visitas al campo”. Esto ayuda a reducir la emisión de dióxido de carbono.

  • 4. Interrelación y participación activa de los miembros
  • Da cabida a la creatividad y la expresión de todo ser humano.
  • Se permiten todo tipo de celebraciones o ritos que rompan con el individualismo y favorezcan la cohesión social.
  • El compartir el mismo propósito hace que los integrantes de las ecoaldeas se integren en todas las actividades y toma de decisiones, eso mejora la comunicación entre ellos y genera sentido de pertenencia y, por tanto, la convivencia se hace mucho más armónica.
cómo funcionan las ecoaldeas
Algunas ecoaldeas cuentan con centros de salud y escuelas
  • 5. Fomento de valores

Solidaridad, cooperación, respeto, comprensión, tolerancia, hospitalidad, equidad y colaboración son valores esenciales que dejan por fuera la discriminación y la explotación de personas. Estos se promueven en todas la ecoaldeas para hacer posible el objetivo común.

  • 6. Respeto por el saber local

Se aprecian las culturas antiguas. Se toman en cuenta los conocimientos ancestrales y se integran con la ciencia moderna de manera responsable para hacer un uso respetuoso de lo que la naturaleza ha tenido a bien regalarnos.

  • 7. Educación y enseñanza

Los integrantes son constantemente instruidos y su experiencia sirve para aportar conocimientos. Esto es esencial para lograr la transformación del entorno en un espacio sostenible.

  • 8. Sustentabilidad económica y alimenticia
  • La producción agrícola en la propia comunidad ecológica permite garantizar el abastecimiento de alimentos de todos quienes habitan la ecoaldea y a la vez sirve de sustento económico para ellos, al igual que la actividad artesanal.
  • Las ecoaldeas son generadoras de empleos verdes.
  • Estimulan la economía local.
objetivos de la soberanía alimentaria
Objetivos de la soberanía alimentaria

Para saber más, haz click sobre la imagen

  • 9. Promueven un desarrollo saludable

Al consumir lo que se produce en las ecoaldeas, se asegura que los alimentos sean inocuos, frescos y de calidad, y esto evidentemente supone efectos positivos para la salud de las personas, en especial en los niños, mujeres y ancianos.

Además, favorece el crecimiento integral y equilibrado, no solo en lo físico, sino también el lo mental, emocional y espiritual.

Algunos ejemplos de aldeas ecológicas

La Red Global de Ecoaldeas (Global Ecovillage Network, GEN por sus siglas en inglés), nacida en Escocia en 1995, tiene registradas más de 15.000 comunidades ecológicas asentadas en al menos 114 países, entre las cuales destacan, por ejemplo:

  • La Montaña. Está ubicada en Chile. Para integrarse a la comunidad, ofrece empleos voluntarios relacionados con el cuidado del medio ambiente.
  • Yarrow EcoVillage, en Canadá. Allí hay zonas destinadas para la construcción de viviendas y otras para cultivos.
  • The Farm. Esta ecoladea estadounidense defiende los derechos indígenas desde 1971.
  • Christiania en Copenhague (creada en 1971), Ufa-Fabrik en Berlín (existe desde 1979), Wilhelmina Terrein en Ámsterdam (donde antiguamente fue demolido un hospital) y Understenshöjden en Estocolmo se cuentan entre las ecoaldeas creadas en zonas urbanas.

Por su parte, la Red Ibérica de Ecoaldeas (RIE) agrupa comunidades que se encuentran el norte de la península (como Arterra Bizidomu en Navarra o Amalurra Arcentalles en Bizkaia) o en la zona del sur (Calabacino Alájar en Huelva, Amalurra Caparacena en Granada o Los Portales en Sevilla). Algunas de ellas sirven de sitio turístico para dar a conocer su modo de vida y las actividades que realizan.

En resumidas cuentas, este tipo de asentamientos no busca alejar a las personas de la realidad, al contrario, las hace más conscientes de ella y les permite replantearse la forma de relacionarse con la tierra y demás recursos naturales y con las demás personas que le rodean con el fin de transformar el planeta en un lugar más y mejor habitable.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: