CARGANDO

Tipo de búsqueda

Animales Medio ambiente

En riesgo el futuro de las aves de montaña de Europa

Los cambios de temperatura y las modificaciones en el uso del suelo han condicionado el futuro de la biodiversidad. La preocupación ya no es solo por el destino de un animal o un ecosistema en particular. Hay cientos de especies amenazadas por el impacto de sus efectos. Las aves de montaña de Europa se suman al grupo de aquellas que experimentan un alarmante declive de su población como consecuencia de ambos escenarios.

el futuro de las aves de montaña en Europa está en riesgo

Las montañas son el hogar de al menos la mitad de la valiosísima diversidad biológica del mundo. Su topografía ofrece oportunidades únicas para el desarrollo de especies vegetales y animales que hacen posible el disfrute de servicios ecosistémicos esenciales para el desarrollo sostenible, como por ejemplo, el suministro de agua dulce y el secuestro de CO2.

Sin embargo, estos espacios de inmensa riqueza natural están fuertemente amenazados y por ende, está en riesgo la vida de muchas de las especies que allí habitan, entre ellas, las aves de montaña.

SEO/Birdlife advierte sobre el futuro de las aves de montaña de Europa

Un estudio realizado por la sociedad científica y conservacionista SEO/BirdLife en zonas alpinas europeas permitió elaborar un indicador de aves comunes de montaña que sirvió, además, para evaluar la salud de estos ecosistemas.

Según, la coordinadora de los programas Sacre, Sacin y Noctua de la ONG, Virginia Escandell, “los primeros resultados indican que las poblaciones de aves de montaña descienden a escala europea y se atribuye al cambio climático y a los cambios de uso del suelo”.

Es así porque el derretimiento de los glaciares a una velocidad sin precedentes a causa del calentamiento global y la intromisión del hombre en los ecosistemas montañosos con fines agrícolas, no solo acaban con los hábitats regulares de las aves de montaña sino que además alteran su comportamiento social.

En Europa, por ejemplo, ambos escenarios están provocando el descenso de la población de:

  • La alondra común
  • El roquero rojo
  • El acentor alpino
  • El bisbita alpino,
  • La chova piquigualda
  • El gorrión alpino
  • El treparriscos
  • El colirrojo tizón
  • El collalba gris
  • El escribano montesino

Muchas de estas aves sufren la incomodidad del ascenso de las temperaturas y del avance de la agricultura, e intentan subir montaña arriba en busca de mejores condiciones. Pero, esa necesidad de encontrar zonas más húmedas y menos calurosas va reduciendo cada vez más sus hábitats, limitando su acceso al agua y  alimentos y afectando negativamente sus patrones de reproducción y desarrollo.  

De acuerdo con el nuevo Atlas Europeo de las Aves Reproductoras, en los espacios naturales europeos se crían alrededor de 539 especies de aves nativas, pero la mayoría de ellas no están bien distribuidas por el continente, sino que se localizan en áreas más o menos reducidas. La publicación menciona que 25% del total ha reducido su área de reproducción y ocupación y agrega que, en los últimos 30 años, las zonas de cría de las aves europeas se han desplazado una media de 28km hacia el norte, como consecuencia del cambio climático.

Esto, en definitiva, se traduce en la disminución progresiva de las poblaciones de estos pequeños pájaros y en su introducción en la Lista Roja de Especies Amenazadas, elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). En la versión actualizada, por ejemplo, se incluye a la perdiz roja(Alectoris rufa), que tan solo en España ha sufrido un declive del 40% a escala estatal; a la alondra ricotí (Chersophilus duponti), que ha sido víctima de una grave pérdida de hábitat derivada principalmente de la proliferación de infraestructuras energéticas en sus lugares de cría, y a la gaviota de Audouin (Larus audouinii) cuya distribución está prácticamente restringida a la cuenca del Mediterráneo, donde en los últimos años se ha visto cómo han desaparecido colonias de miles de ejemplares.

El cambio climático y la sobreexplotación del suelo juegan en contra de la avifauna europea
El cambio climático y la sobreexplotación del suelo juegan en contra de la avifauna europea.

Las tendencias poblacionales varían según la zona geográfica

En 12 años, según un estudio publicado en la revista Global Change Biology, se ha perdido 10% de la población de aves de montaña de Europa. El trabajo, realizado por el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) y el Instituto Catalán de Ornitología (ICO) indica que las peores tendencias se observan en zonas de alta montaña: Fennoscandia  (Península Escandinava, Finlandia, una pequeña parte de Rusia) y la Península Ibérica. Aquí, el abandono de los pastos ha favorecido el descenso. Mientras que en las zonas de tierra baja, la tasa del declive ronda el 7%. Respecto a Reino Unido y Los Alpes, indica que las poblaciones de aves mantienen registros más estables.

“En concreto, el norte de Europa ha ganado especies mientras que el sur ha experimentado pérdidas, a menudo de especies de aves propias de las tierras agrícolas y los pastos, en concreto en la región mediterránea y en Europa occidental y central”.

Sergi Herrando – Investigador del ICO y del CREAF

Hay que proteger a las aves de montaña de Europa

Salvaguardar la avifauna europea requiere de un trabajo arduo pero no imposible.

Al respecto, Sergio Herrando señala que la intensidad con la que usamos y trasladamos los recursos naturales “nos conlleva al cambio climático y a la desaparición de paisajes que nos habían alimentado y mantenido las especies durante siglos. No es fácil cambiar esta tendencia pero movernos hacia sistemas más sostenibles parece en conjunto la solución más efectiva para mejorar la situación de la avifauna en Europa”.

proteger la avifauna es cuidar al planeta
Proteger la avifauna es cuidar al planeta.

La mano del hombre, que no solo destruye infinidad de ecosistemas sino que además favorece el cambio climático, está acabando con muchas especies endémicas, como las aves de montaña de Europa. De no ponerle freno a esta problemática, en un futuro no muy lejano, muchas comunidades podrían desaparecer completamente de la faz de la Tierra. La conservación de las montañas es clave para garantizar la supervivencia de estas especies y de toda la biodiversidad y también para cumplir la meta 15 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Etiquetas: