CARGANDO

Tipo de búsqueda

Animales Medio ambiente

El cultivo de olivares favorece la diversidad de mariposas

Expertos han confirmado que el manejo del suelo con cubierta vegetal en el cultivo de olivares favorece la diversidad de mariposas, lepidópteros utilizados como bioindicadores de la salud del ecosistema.

El cultivo de olivares favorece la diversidad de mariposas

Las mariposas son indicadores de calidad ambiental

Las mariposas son muy atractivas, populares y juegan un rol fundamental en la naturaleza. Ellas son indicadoras de la calidad, la salud y diversidad de los ecosistemas.

Las zonas donde hay abundancia de estas pequeñas especies, también son ricas en invertebrados, aves, mamíferos, murciélagos, etc. Además son zonas con una excelente forma natural de polinización y control de plagas.

Todo esto las convierte en especies de gran utilidad en el estudio del impacto de la fragmentación o pérdida de hábitats y del cambio climático.

El manejo del cultivo del olivar es clave para la biodiversidad

Un grupo de investigadores del Instituto de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa) en el Camino de Purchil (Granada), se dio a la tarea de analizar los efectos del sistema agrícola y el manejo del suelo en la diversidad de comunidades de mariposas que habitan los olivares en  pendiente superior al 20%, con diferentes sistemas de cultivo: convencional, ecológico y abandonado.

Para ello, los expertos hicieron un muestreo que les permitiera de definir qué especies tenían mayor presencia, el tipo de laboreo del suelo y su cobertura vegetal.

“Es necesario tener en cuenta el tipo de especies vegetales existentes y el sistema de cultivo. Se puede tener un sistema agrícola ecológico pero si se labra el suelo, esto afecta de forma negativa a la biodiversidad”

olivares en pendiente
El cultivo de olivares en terrenos en pendiente tiene mayor riesgo de abandono.

Los investigadores seleccionaron 18 olivares con pendiente superior al 20% y analizaron, durante los años 2017 y 2018, 54 parcelas con diferentes sistemas de cultivo. El estudio centró su mirada en aquellas especies de Lepidoptera rhopalocera, las mariposas más “sensibles” a los cambios en los ecosistemas.

En total, lograron registrar 41 especies “comunes” diferentes. Ninguna formaba parte de la lista de especies protegidas o en peligro de extinción. Siete de ellas las pudieron observar en todos cultivos analizados, y otras seis fueron vistas únicamente en olivares abandonados.

Notaron que en olivares con suelo desnudo o labrado hay menor riqueza y abundancia de lepidópteros que en las parcelas con cubiertas vegetales y en aquellas abandonadas donde hay paisajes heterogéneos y áreas de matorrales cercanos.

Es decir, que los olivares en pendientes con cubierta vegetal y aquellos de cultivos abandonados “favorecen la biodiversidad de estas especies”.

“El olivar en pendiente debería manejarse con cubierta vegetal o abandonarse. Desde una perspectiva ambiental, el abandono no supone un problema, todo lo contrario, aunque sí afectaría al ámbito social y económico”.

En conclusión, el estudio, titulado “Farming system and soil management affect butterfly diversity in sloping olive groves” y publicado en la revista científica Insect Conservation and Diversity, confirmó que “el laboreo del suelo afecta a la erosión del terreno y repercute directamente en una pérdida de biodiversidad”.

Cubiertas vegetales a favor de la biodiversidad

Con la utilización de cubiertas vegetales se protege al suelo de la escorrentía superficial y de la erosión hídrica. Por tanto, da lugar a una distribución de agua más favorable en el perfil del suelo y supone una disminución de la pérdida de nutrientes. Esto, a su vez, se traduce en una menor incorporación de fertilizantes, herbicidas y químicos tóxicos a los causes fluviales, menos mano de obra, menos consumo de combustible, menor costo de producción. En fin, es más protección y alimento para la biodiversidad.  

Mientras que el laboreo, el sistema de cultivo más utilizado por los olivareros, origina las mayores pérdidas de suelo e impide la actividad y desarrollo natural de aves, insectos, mamíferos y plantas.

Es por ello que el grupo de expertos del Ifapa apuesta por el sistema de agricultura ecológico y el uso con cubierta vegetal como forma de garantizar la preservación de la biodiversidad del olivar en pendiente, y por tanto, sus servicios ecosistémicos.

cultivo de olivares en Andalucia
El cultivo del olivo ocupa en Andalucía más de 1,5 millones de hectáreas y genera 24% del valor de la producción agraria.

Entonces, dicho estudio confirma que el cultivo de olivares favorece la diversidad de mariposas, pero nos dice además, que gracias a una agricultura más conservativa, responsable y respetuosa no solo es posible mejorar calidad de los suelos y conservar la flora y la fauna, sino que también se pueden lograr mejores producciones oliveras, más sostenibles y rentables.

Etiquetas:

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *