CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Medio ambiente

Lo que debes saber sobre el estado mundial de la pesca

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La FAO ha ofrecido recientemente datos minuciosos sobre la actividad pesquera en el 2018. Aquí te traemos parte de esa radiografía del estado mundial de la pesca en la que se exponen asuntos como el volumen de capturas y la situación de la producción acuícola, que juegan un papel importante en el suministro de alimentos, en la nutrición y el empleo.

Estado mundial de la pesca 2020

Una vez más, como lo viene haciendo cada dos años, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) publicó su informe sobre el estado mundial de la pesca y la acuicultura. En este documento, se aportan evidencias sobre la contribución de la pesca a la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia y cuán eficaz está siendo la acuicultura en la recomposición de las poblaciones de peces.

En esta edición, el informe SOFIA 2020, bajo el lema “La sostenibilidad en acción”, muestra datos que deben llamar la atención de todos y cada uno de los involucrados: pesquerías, productores, cadenas de suministro, entes responsables de la formulación de políticas y por supuesto, la sociedad en general. Si te preguntas por qué, no pases desapercibido el siguiente desglose de las conclusiones del informe.

  • Producción, comercio y consumo en niveles récords

La demanda de los principales consumidores de materias primas de origen marino ha elevado considerablemente el número de capturas de peces en el mundo. Desde 1990 hasta el 2018, se ha evidenciado un aumento del 14%, y en los últimos tres años, del 5,4%.

En el 2018 se llegó a registrar una cifra sin precedentes: la producción global de pesca de captura alcanzó las 96,4 millones de toneladas de pescado al año. China logró posicionarse como el principal productor y exportador de pescado del mundo al generar 15 toneladas anuales, seguido por Indonesia, Perú, India, Rusia, Estados Unidos y Vietnam, quienes en conjunto acaparan alrededor del 50% de las capturas totales a nivel mundial. Entre las especies más capturadas destacan la anchoveta, el abadejo de Alaska y el atún barrilete.

En lo que respecta a la producción acuícola mundial, se habla de otro récord histórico al alcanzar las 114,5 toneladas de pescado en peso vivo. Aquí China, India, Indonesia, Vietnam, Bangladesh, Egipto, Noruega y Chile destacan como principales productores a nivel mundial.

Gracias a tales cifras, el apetito global por el pescado ha aumentado en 122%. En términos de consumo per cápita, se ha alcanzado otro hito: cada persona consume alrededor de 20,5 kg de pescado por año. Esta cifra que no parece que vaya a disminuir en el futuro próximo, amerita mirarse con lupa si tomamos en cuenta el rápido crecimiento de la sobrepoblación mundial.

“El consumo de pescado representa una sexta parte de la ingesta de proteínas animales de la población mundial, y más de la mitad en países como Bangladesh, Camboya, Gambia, Ghana, Indonesia, Sierra Leona, Sri Lanka y varios pequeños Estados insulares en desarrollo.”

Ahora bien, aun y cuando esta cifra pareciera tener un tilde positivo, la realidad es que por lo general los buques pesqueros no cumplen controles ambientales, no respetan temporadas de reproducción, tamaños ni estados biológicos de las especies y vierten al mar miles de toneladas de residuos de todo tipo. De ahí que el informe de la FAO haga especial hincapié en la sostenibilidad de la acuicultura y a lo largo de las cadenas de valor y en la pesca responsable.

  • La sostenibilidad sigue siendo un reto

El informe revela que 78,7% del pescado desembarcado en el mundo procede de pesquerías sostenibles, y que más del 34,2% del total de las poblaciones de peces están siendo afectadas por la sobrepesca. Su captura sobrepasa los límites de la sostenibilidad biológica y esto puede ocasionar consecuencias irreversibles en los ecosistemas marinos.

“El atún listado se está gestionando bien y ya es la tercera especie que más se pesca en el mundo, con 3 millones de toneladas al año. Por el contrario, el atún rojo, una especie sumamente apreciada, se sigue pescando a pesar de que se está cuestionando el estado de distintas poblaciones.”

Para Manuel Barange, Director del Departamento de Pesca y Acuicultura de la FAO, “No sorprende observar que la sostenibilidad resulta particularmente compleja en lugares que se ven afectados por el hambre, la pobreza y los conflictos, pero no hay alternativa a las soluciones sostenibles”.

sobrepesca
La sobrepesca: verdugo del mundo marino

Para saber más, haz click sobre la imagen

Por eso, en el informe se plantea la reordenación pesquera con base científica, frenar la pesca ilegal y aplicar con rigor el Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO como parte de las acciones fundamentales para encaminar la pesca rumbo a la sostenibilidad y así poder proteger nuestros océanos, nuestros alimentos y nuestra supervivencia.

Impacto de la sobrepesca
  • Mejorar las pesquerías es clave para reducir la pobreza y el hambre en el mundo

De esa gran cantidad de pescado que ahora se produce, al menos 88% se destina al consumo humano. El restante, puede acabar como subproducto, usarse para producir piensos para peces y aceite de pescado o como alimento de mascotas. Pero en el peor de los casos, se desperdicia en alguno de los eslabones de la cadena de suministro. Esta es la tendencia más común en los países más ricos, en especial en América del Norte y Oceanía.

Por otra parte, tal y como opera hoy el sector pesquero y acuícola, la actividad ha sido capaz de dar cabida a unos 59,5 millones de personas en el mundo laboral, 85% en el segmento productivo asiático.

De tal manera que gestionar adecuadamente la industria pesquera no solo puede dar pie a prácticas más sostenibles que permitan preservar los recursos naturales marinos sino además a la generación de puestos de trabajo formales, cuestiones que en conjunto contribuyen a reducir los niveles de pobreza y a mejorar la seguridad alimentaria y nutricional, regional y mundial y, por tanto al cumplimiento del objetivo de Hambre Cero trazado para el 2030.

pesca sostenible
¿Qué es la pesca sostenible?

Para saber más, haz click sobre la imagen

Estos datos ponen de relieve una vez más que una mala gestión de la actividad pesquera en combinación con normativas y regulaciones insuficientes puede ser altamente perjudicial para la vida de los ecosistemas y de la humanidad. Esta mezcla puede ocasionar el rápido deterioro de las poblaciones de peces y por ende, que los océanos produzcan menos alimentos, o dejen de producirlos. Esto implicaría una serie de consecuencias lamentables, entre ellas, una menor disponibilidad de alimentos que puede desencadenar fuertes episodios de hambre, desnutrición, enfermedades y conflictos sociales, menos oportunidades laborales y menos ingresos.

beneficios de la vida marina

Así que si queremos un escenario distinto debemos mejorar el estado mundial de la pesca y la acuicultura, procurando mayores esfuerzos en la réplica y readaptación de políticas adecuadas y eficientes que garanticen la sostenibilidad de la pesca y la acuicultura a nivel mundial.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: