CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Medio ambiente

Ventajas ecológicas y sostenibles de las construcciones bajo tierra

Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha bajado al subsuelo para guardar secretos preciados, objetos de valor e incluso, para proteger su vida. Esa tendencia milenaria se ha mantenido por años en países como Suecia y Suiza. Ya no se trata de las típicas cuevas y cavernas donde solían vivir y esconderse los pueblos primitivos, pero aun así las ventajas de las construcciones bajo tierra siguen mostrándoles como una alternativa ecológica y sostenible de cohabitar en este planeta.

ventajas de las construcciones subterráneas

El crecimiento poblacional está llevando a los ingenieros, arquitectos y diseñadores a pensar en cómo aprovechar aún más los espacios en las ciudades. Hacer edificios cada vez más grandes y altos ha sido la principal opción pero hay quienes apuestan por el subsuelo como la gran solución.

Construir debajo de la superficie de la tierra no es realmente una novedad. En todo el mundo hay repartido un gran conjunto de espacios subterráneos, donde desde hace miles de años se conservan túneles, acueductos, parques y minas. Sin embargo, lo que parece estar cambiando es el motivo para descender.

En la actualidad parece que es una forma de hacerle frente a la densidad poblacional, la creciente demanda de viviendas, a las duras condiciones crediticias, a la inclemencia del cambio climático y a la amenaza de ataques bélicos. Eso ha hecho que con el paso del tiempo la arquitectura subterránea se haya modernizado y ganado aún más aceptación, en los más excéntricos y poderosos, pero también en los grupos más vulnerables y quienes son víctimas de la exclusión social (pensionados, indigentes e inmigrantes).

El boom de las construcciones subterráneas

El mito de que los espacios subterráneos son tenebrosos, pequeños y peligrosos está quedando atrás.

El número de búnkeres, casas subterráneas excavadas en la roca, rascasuelos y sótanos reconvertidos en habitaciones, salas o aparcamientos está creciendo y todo indica que la tendencia es irreversible.

Tiendas, pistas para correr, museos, centros de datos, laboratorios de Australia, España, Islandia, Finlandia, Suiza, Suecia, Polonia e incluso, México y Costa Rica, se están mudando bajo tierra.

En Canadá, por ejemplo, ya hay galerías comerciales adaptadas al concepto del urbanismo subterráneo para hacerle frente al frío del invierno, y en Hong Kong, la necesidad de más espacio está trasladando hacia el fondo las zonas de ocio.

Ya sea como una solución de habitabilidad o como atracción, este tipo de asentamientos en el subsuelo se está haciendo más llamativo para la vida cotidiana de los humanos.

El subsuelo es objeto de investigaciones científicas
El subsuelo es objeto de investigaciones científicas como alternativa de cohabitabilidad en la Tierra.

Ventajas de las construcciones bajo tierra

A primera vista, la arquitectura subterránea puede no ser tan atractiva, pero la tierra que ahora pisamos tiene virtudes que invitan a bajar.

  1. Ofrecen confort térmico. Gracias a las propiedades aislantes de la tierra, la temperatura se regula mejor y de forma natural, tanto en invierno como en verano. Con una temperatura constante alrededor de los 18° y 23° C, se mantiene la humedad en torno al 50% y se reduce la necesidad de emplear gran cantidad de energía para la climatización de los espacios interiores, y por ende, el gasto en instalación y mantenimiento de sistemas de enfriamiento y calefacción. Por ello, Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Alfonso X el Sabio aseguran que las construcciones subterráneas son los mejores exponentes del ahorro y la eficiencia energética.
  2. Proporcionan aislamiento acústico, lo que permite mantenerse alejado de ruidos externos molestos.
  3. El que se puedan abrir al exterior permite el aprovechamiento de la luz natural.
  4. Al no tener grandes fachadas de cemento, sino estar cubiertas por tierra, se reducen los costos de mantenimiento exterior.
  5. A las irregularidades del terreno se les puede sacar ventajas. Pueden ser aliadas en la personalización de los espacios.
  6. Más que construcciones bajo tierra, son construcciones protegidas por tierra. Sus paredes y techos no pueden ser arrastrados ni volcados, así que brindan refugio ante las tormentas, terremotos, tsunamis y tornados, algo especialmente importante ante el actual calentamiento global. Además, están a salvo de explosiones nucleares y radiactivas, por eso países como Suiza que tienen muy presente la posibilidad de ataques de este tipo, hoy tienen más de 300.000 construcciones subterráneas en las que pretenden salvaguardar al 90% de su población.
  7. Por lo general, o al menos así debería ser, la construcción es sustentable, con materiales y técnicas amigables con el medioambiente. De hecho, la tierra removida puede ser empleada en el proceso de construcción. Hay quienes apuestan además por la utilización de materiales reciclados, la incorporación de paneles solares y la recolección del agua de lluvia.
  8. Son discretas y pueden ser recubiertas con plantas y vegetación autóctona, por lo que se integran completamente al paisaje.
  9. Mantienen a las personas en un modo de vida más cercano a la naturaleza y más consciente de su importancia.

Estas son las razones por las que las casas cuevas, uno de los tipos de construcción subterránea, son catalogadas por muchos como “casas verdes”, “casas Hobbit” o “refugios verdes”.

Desventajas de construir debajo de la superficie

Aunque se ha dicho que las estructuras subterráneas nos pueden ayudar a sobrellevar la sobrepoblación y el cambio climático, se les critica que:

  1. Requieren de una planificación y procedimientos cuidadosos.
  2. Muchas veces se utiliza hormigón y plástico, materiales que conllevan un alto gasto energético en su fabricación.
  3. Requieren la excavación de gran cantidad de terreno.
  4. Para algunas personas, la irregularidad del terreno puede dificultar diseños que ameriten paredes totalmente verticales.
  5. Las obras de construcción son más costosas que la edificación de una casa en la superficie.
  6. En muchos sitios aún no está permitido este tipo de construcciones, pues consideran que no logran tener la entrada de luz natural y ventilación esencial ni cumplir con los requisitos de higiene y salubridad necesarios para una estancia sana. En otros casos, hay restricciones en cuanto a la profundidad en la que pueden construirse las instalaciones subterráneas.
  7. Para claustrofóbicos, puede que este tipo de construcciones generen alteraciones psicológicas.
el crecimiento poblacional está incentivando las construcciones bajo tierra
El crecimiento poblacional convierte a la superficie del suelo en un recurso limitado.

Una de las principales ventajas de las construcciones bajo tierra es que responden de forma acertada, sostenible y con eficacia a los condicionantes climáticos y sociales, pero esto se es posible solo si se aplica correctamente el conocimiento tradicional, si se respeta la fisionomía de los terrenos y nos adaptamos a ellos.

Etiquetas:

A continuación