CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

Las ciudades como reservas de biodiversidad

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El crecimiento de las ciudades es un fenómeno que parece no tener fin. Se intensifica cada vez más y según cifras de la ONU, para el año 2050, 66% de la población mundial será urbana. La biodiversidad que hace vida dentro de entornos urbanos, denominada biodiversidad urbana, es un componente de primer orden en el mantenimiento y sostenibilidad de las grandes metrópolis.

Las ciudades son reservas de biodiversidad

En las frías dinámicas sociales que se dan en las ciudades, marcadas con concreto, asfalto y hormigón, una rica y variada biodiversidad convive con los urbanitas y le brindan importantes servicios ecosistémicos.  Si bien se ha acuñado el concepto de biodiversidad urbana, algunos especialistas prefieren no hacer tal distinción: la biodiversidad es una sola.

Debido a que el crecimiento urbano es una realidad ineludible, muchos de los grandes desafíos que se le plantean a la humanidad, entre ellos el cambio climático, el agotamiento de los recursos, y el uso de energías alternativas deben ser resueltos desde las ciudades.

Preservar la existencia de la biodiversidad equivale a preservar la vida de las ciudades. Las grandes o pequeñas extensiones de vegetación dentro de las ciudades constituyen el hábitat de especies de primordial importancia para el funcionamiento de los núcleos urbanos.

Aunque la construcción y el crecimiento de las ciudades han contribuido a la merma de la biodiversidad, de manera terca, en las proximidades a los asentamientos urbanos, resisten variadas especies que lograron adaptarse a las nuevas condiciones.

Aves, reptiles, mamíferos que se observan en entornos urbanos son siempre una buena señal. Sobre todo la presencia de especies de aves insectívoras, pues es un indicativo de que no hay insecticidas en el ambiente.

El impacto que tiene la construcción y el desarrollo de las ciudades sobre la diversidad no es para subestimar. Levantar un edificio donde antes había plantas repercutirá en el bienestar de quienes habitarán ese edificio. Entonces es ahí donde se abre la posibilidad de cuestionar el paradigma de desarrollo que relaciona el concreto y el hormigón con el progreso y la civilización.

Biodiversidad al servicio de las ciudades

La biodiversidad urbana ofrece variados servicios ambientales. La presencia de biodiversidad en una ciudad se relaciona de manera directa con el bienestar de ese conglomerado urbano, a través de los múltiples servicios y beneficios que es capaz de prestar.

Hacer de las ciudades sitios para la biodiversidad
Las ciudades sin biodiversidad son absolutamente inviables.

Depuración del aire y del agua, alimentos y medicinas, regulación de las temperaturas, disminución de la contaminación, recreación y belleza paisajística para el bienestar físico y espiritual, son algunos de los beneficios que provee la biodiversidad a las ciudades.

Desde distintos ámbitos, investigadores y ecologistas resaltan la necesidad de convertir a las ciudades en reservas de diversidad biológica, para transformarlas en paradigmas de resiliencia, sostenibilidad y justicia, toda vez que los conglomerados urbanos seguirán creciendo. Ya no se puede concebir una ciudad de espaldas a la naturaleza.

Por qué es importante la resiliencia ambiental
¿Qué es la resiliencia ambiental?

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

Aunque el sistema económico se empeñe en hacerle creer al ser humano que el progreso y la civilización tienen que ver con el crecimiento desproporcionado de grandes corredores viales, de rascacielos con aislamiento de cristal, de grandes superficies para acomodar automóviles, la naturaleza y su grito expresado en el calentamiento global, cada día nos dice que las ciudades sin biodiversidad son absolutamente inviables.

¿Cómo proteger la biodiversidad de las ciudades?

De entrada, cada habitante de la ciudad debe entender y asimilar que la diversidad biológica presente en nuestras ciudades adquiere distintas formas. Biodiversidad es el árbol en una isla en medio de la avenida, es el jilguero que llega a la ventana o el gato que pasea con parsimonia por los tejados del barrio retando peligros.

Conocer la flora y la fauna de las ciudades
Conocer las distintas formas de vida en la ciudad fomenta el compromiso ciudadano.

También biodiversidad es ese enorme parque en medio del concreto donde un grupo de personas practica el taichí, o la laguna en las periferias de la ciudad donde se va de paseo los fines de semana. Todos son diversidad biológica y deben ser protegidos por quienes habitan las grandes urbes.

Integrar a los ciudadanos con el compromiso de preservar la diversidad como un valor que tiene la ciudad que habita, es la mejor forma de abordar la protección de todas las formas de vida. Solo desde el conocimiento del entorno, de su flora, de su fauna, puede nacer el amor por la conservación de los espacios naturales.  

Diversos gestores ambientales y planificadores urbanos han ofrecido algunas fórmulas para ampliar dentro de las ciudades las reservas de biodiversidad, un poco más allá del tradicional concepto de parque o jardín urbano. Una de las propuestas es la que se ha denominado infraestructura verde.

Las infraestructuras verdes son un sistema que se diseña tomando como base espacios naturales o construidos, capaces de proveer diversos beneficios a la ciudad, mejorando y sosteniendo las funciones ecológicas de los ecosistemas. La recuperación, por ejemplo, de la vegetación de las riberas de un río para evitar inundaciones, o la depuración de las aguas residuales, son ejemplos de infraestructuras verdes.

La planificación de las ciudades debe replantearse algunos conceptos. Ya no basta con ornamentar la ciudad. Los espacios necesarios para conservar y proteger la biodiversidad en entornos urbanos deben ser funcionales e interconectados con espacios ya existentes.

Avanzar hacia el desarrollo sustentable pasa por convertir a las ciudades en conglomerados donde sea posible la existencia de la biodiversidad junto al ser humano. La diversidad biológica es la llave para hacer de los grandes núcleos urbanos sitios resilientes, justos, equitativos donde los servicios ecosistémicos provean calidad de vida a los habitantes.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación